Co­ci­nas, al gus­to de ca­da uno

El em­pleo de la ma­de­ra es una de las no­ve­da­des que des­ta­ca el sec­tor

La Voz de Galicia (Barbanza) - Especiales1 - - Entrevista - X. R. ALVITE

Va­ya por de­lan­te que so­bre las mo­das y ten­den­cias de tem­po­ra­da siem­pre pre­va­le­cen los gus­tos y que, de es­tos, acos­tum­bra a ha­ber tan­tos co­mo per­so­nas. Di­cho es­to, que se­pa que si es­tá pen­san­do en ins­ta­lar una co­ci­na nue­va o en re­for­mar una ya exis­ten­te tie­ne que uti­li­zar co­lo­res neu­tros, co­lo­car azu­le­jos de­co­ra­ti­vos, es­tan­te­rías a la vis­ta, lám­pa­ras sus­pen­di­das y crear am­bien­tes in­dus­tria­les uti­li­zan­do ace­ro o alu­mi­nio en mu­chos com­po­nen­tes.

Eso es, al me­nos, lo que acon­se­jan mu­chos pro­fe­sio­na­les de la de­co­ra­ción de in­te­rio­res que tam­bién apues­tan por elec­tro­do­més­ti­cos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción in­ter­co­nec­ta­dos con el mó­vil de sus usua­rios o por tex­tu­ras lla­ma­ti­vas pa­ra los mue­bles don­de co­bran pe­so los la­mi­na­dos en dos co­lo­res y, so­bre to­do, las ma­de­ras no­bles.

Ex­tre­mo es­te úl­ti­mo que con- fir­man des­de la fir­ma po­bren­se Mo­bal­co, re­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal en el sec­tor de los mue­bles de co­ci­na. «Son moi­tas as ten­den­cias e no­vi­da­des que apa­re­cen. Eu des­ta­ca­ría o em­pre­go de ma­dei­ras co­mo o carballo na­tu­ral ou a no­guei­ra com­bi­na­do con ele­men­tos dou­ra­dos ou de co­bre, xun­to co uso de cris­tais afu­ma­dos. Após­ta­se moi­to por tra­ba­llar coa luz tan­to na pro­pia es­tan­cia co­mo in­te­gra­da nos mo­bles», apun­ta Jo­sé Luis Do­mín­guez, di­se­ña­dor de la fir­ma.

Com­pues­tos com­pac­tos

Es­ta opi­nión la com­par­ten en Da­vi­san, en Boiro, otro de los ne­go­cios de re­fe­ren­cia en la co- mar­ca. Mó­ni­ca To­rra­do, una de sus pro­fe­sio­na­les se­ña­la que in­clu­so se han con­ver­ti­do en ten­den­cia di­fe­ren­tes com­pues­tos com­pac­tos que imi­tan a la ma­de­ra y en­ci­me­ras si­mi­la­res al már­mol con gran­des ve­tas. «Era im­pen­sa­ble hai uns anos que vol­ve­se a ma­dei­ra, e aquí es­tá. En cal­que­ra ca­so hai mo­de­los pa­ra to­dos os gus­tos por­que o que é ten­den­cia non sem­pre con­ven­ce á per­soa que ten eli­xir e des­fru­tar de­sa co­ci­ña», ex­pli­ca la di­se­ña­do­ra.

Las úl­ti­mas ten­den­cias en de­co­ra­ción tam­bién in­vi­tan a abrir la co­ci­na —es el lla­ma­do open spa­ce, es­pa­cio abier­to en in­glés, que tan­to éxi­to tu­vo en el di­se­ño de ofi­ci­nas en los úl­ti­mos años— al res­to de de­pen­den­cias de la ca­sa rom­pien­do, por ejem­plo, ba­rre­ras con el salón o el co­me­dor y per­mi­tien­do acer­car la co­mi­da al lu­gar don­de va a con­su­mir­se y crean­do ma­yo­res es­pa­cios.

Po­cos pre­sa­gia­ban el re­gre­so de los aca­ba­dos en ma­de­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.