Fir­me apuesta por las lí­neas sen­ci­llas y el es­ti­lo «vin­ta­ge»

Los mue­bles ase­qui­bles, mo­der­nos y fun­cio­na­les han des­ban­ca­do a los ca­ros y gla­mu­ro­sos del pa­sa­do

La Voz de Galicia (Barbanza) - Especiales1 - - Entrevista - M. X. BLAN­CO

El cam­po de la de­co­ra­ción de in­te­rio­res ha da­do un gi­ro ra­di­cal du­ran­te los úl­ti­mos años. Cuan­do an­tes se apos­ta­ba por in­ver­tir mu­cho di­ne­ro a cambio de pie­zas de gran ca­li­dad, car­ga­das de fi­li­gra­nas y con ga­ran­tías de una lar­ga vi­da; aho­ra ca­si to­dos op­tan por un mo­bi­lia­rio mo­derno, fun­cio­nal y que re­sul­te lo más ase­qui­ble po­si­ble pa­ra el bol­si­llo. Las lí­neas sen­ci­llas y el es­ti­lo vin­ta­ge es­tán cau­san­do fu­ror.

La fi­lo­so­fía de bue­na par­te de los que hoy afron­tan el du­ro pro­ce­so de de­co­rar una vi­vien­da es la si­guien­te: in­ver­tir la mí­ni­ma can­ti­dad po­si­ble y si con el pa­so de los años los mue­bles se de­te­rio­ran o las ten­den­cias cam­bian, re­pe­tir el pro­ce­so. Por eso, los es­tu­dios es­pe­cia­li­za­dos en es­te ám­bi­to tie­nen que ser rá­pi­dos a la ho­ra de ser­vir los pro­duc­tos y con­tar con un am­plio aba­ni­co de pro­pues­tas, que se adap­ten a to­dos los pre­su­pues­tos.

«En es­te cam­po no hay lí­mi­tes, el te­cho lo mar­can la ima­gi­na­ción o el bol­si­llo del clien­te», ex­pli­ca Bea Mar­tí­nez del Cam­po y Ri­coy, so­cia con su her­ma­na Uxía de El Es­tu­dio de Ribeira. Aña­de que la ten­den­cia ha­bi­tual es que las per­so­nas lle­guen a su ne­go­cio con un pre­su­pues­to y unos gus­tos más o me­nos de­fi­ni­dos, y sean ellas las que se en­car­guen de bus­car mer­can­cía que se adap­te a am­bos re­qui­si­tos: «In­ten­ta­mos siem­pre que el con­jun­to de la ca­sa si­ga una sin­to­nía que sea acor­de con lo que quie­re el clien­te, aun­que lue­go haya que ir rea­li­zan­do las in­ver­sio­nes por fa­ses».

En­tre el lu­jo y el mi­ni­ma­lis­mo

En cuan­to a esas pre­di­lec­cio­nes que mues­tran los bar­ban­za­nos a la ho­ra de de­co­rar sus vi­vien­das, Bea Mar­tí­nez co­men­ta que las lí­neas sen­ci­llas y los pro­duc­tos in­dus­tria­les com­pi­ten con los mue­bles de es­ti­lo re­tro: «In­clu­so hay quien apuesta por pie­zas lu­jo­sas que re­me­mo­ran la épo­ca do­ra­da del ci­ne ame­ri­cano, los años 50 y 60». De los paí­ses nór­di­cos se ha im­por­ta­do el blan­co y un es­ti­lo mi­ni­ma­lis­ta que tam­bién re­gis­tra una gran de­man­da en la co­mar­ca.

Y es que en es­te, co­mo en otros tan­tos ám­bi­tos, so­bre gus­tos no hay na­da es­cri­to y los ne­go­cios del sec­tor lo sa­ben: «Es­tá en au­ge re­cu­rrir a un de­co­ra­dor por­que se aho­rra di­ne­ro y ade­más se evi­tan mu­chos erro­res que lue­go pe­san».

FO­TO CE­DI­DA

Mo­derno y re­tro mar­can las ten­den­cias ac­tua­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.