IN­TER­NET SE­GU­RO

El psi­có­lo­go so­cial An­to­nio Rial ac­tua­li­za un es­tu­dio pio­ne­ro im­pul­sa­do por la Xun­ta y la Uni­ver­si­dad de San­tia­go y po­ne de re­lie­ve la im­por­tan­cia que tie­ne ac­tual­men­te edu­car a los me­no­res en el uso res­pon­sa­ble de In­ter­net.

La Voz de Galicia (Barbanza) - Especiales1 - - Portada - POR E. V. PI­TA

Un re­pa­so a las di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des que per­mi­ten un uso se­gu­ro de la Red por par­te de pa­dres y alum­nos.

Los me­no­res de Ga­li­cia se han en­gan­cha­do a las re­des so­cia­les. Son na­ti­vos de In­ter­net, mi

lle­nials que so­lo han vi­vi­do en un mun­do glo­ba­li­za­do e hi­per­co­nec­ta­do. Es una ge­ne­ra­ción que se es­tá edu­can­do a sí so­la, ya que no hay ex­pe­rien­cias pre­vias so­bre una nue­va tec­no­lo­gía que ca­da dé­ca­da cam­bia el mun­do de for­ma ex­po­nen­cial. El 80% de los ni­ños de 12 años tie­ne un mó­vil con da­tos y eso lo ha­ce más vul­ne­ra­ble a ata­ques de ci­be­ra­co­so, sex­ting o groo­ming y aho­ra la adic­ción a las apues­tas en lí­nea. De­bi­do a es­te uso ma­si­vo, los ex­per­tos creen que la ge­ne­ra­ción de Fa­ce­book, ni­ños y ado­les­cen­tes de en­tre 12 y 17 años, co­rren gra­ves ries­gos en la Red. Ellos bus­can no­to­rie­dad y re­co­no­ci­mien­to so­cial, ga­nar vo­tos, li­kes y me­jo­rar su ima­gen sin en­ten­der que al otro la­do de la pan­ta­lla hay abu­sa­do­res que los es­tán ace­chan­do pa­ra in­sul­tar­los o ve­jar­los. Y la mi­tad de los aco­sa­dos, aco­san. Es fá­cil.

El Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad y el Plan Na­cio­nal con­tra la Dro­ga han re­plan­tea­do sus es­tra­te­gias e in­clui­do la adic­ción a In­ter­net. Apro­ve­cha­ron da­tos de las en­cues­tas pio­ne­ras rea­li­za­das en Ga­li­cia en el 2014. Aquel año, la Xun­ta, el Va­le­dor do Po­bo y la Uni­ver­si­dad de San­tia­go (USC) ela­bo­ra­ron un es­tu­dio so­bre los há­bi­tos tec­no­ló­gi­cos con una mues­tra de 44.000 es­tu­dian­tes ga­lle­gos. El 31% de los en­cues­ta­dos re­co­no­cía ha­ber con­tac­ta­do con des­co­no­ci­dos a tra­vés de In­ter­net y el 8,9% se sin­tie­ron ame­na­za­dos o hu­mi­lla­dos.

El psi­có­lo­go so­cial de la USC An­to­nio Rial si­guió ac­tua­li­zan­do los da­tos en­tre el 2015 y el 2017, con ba­rri­dos a po­bla­cio­nes de 3.000 me­no­res. Des­cu­brió que «la si­tua­ción va a peor por­que aho­ra el 52% de los me­no­res con­tac­ta con des­co­no­ci­dos». Lo ha­cen a tra­vés de Ins­ta­gram, Fa­ce­book, Snap­chat o Twit­ter, don­de cons­tru­yen su iden­ti­dad. So­lo el 2% de los me­no­res no tie­ne cuen­ta en nin­gu­na red so­cial. La mi­tad usa cua­tro.

El in­ves­ti­ga­dor de­fi­ne la ac­tual épo­ca co­mo «el im­pe­rio del sel­fi» ex­pli­ca que los ado­les­cen­tes ne­ce­si­tan ser acep­ta­dos, ser al­guien, y su­bir fo­tos a la Red es su me­jor ba­za. Un re­cien­te es­tu­dio re­ve­la el al­can­ce del sex­ting (en­viar fo­tos eró­ti­cas): en el 2014 so­lo el 4% de los me­no­res ga­lle­gos re­co­no­cía ha­ber en­via­do una ima­gen ca­lien­te, aho­ra lo ha­ce el 9%. Los en­cues­ta­do­res aña­die­ron es­ta vez una pre- gun­ta tram­pa: ¿Te han en­via­do al­gu­na vez una foto de con­te­ni­do se­xual? La res­pues­ta subió al 25%. «Es­to nos acer­ca al por­cen­ta­je real, por­que na­die va a re­co­no­cer que en­vía fo­tos pe­ro sí que se las en­vían los de­más. Son ni­ños de 12 o 13 años ha­cien­do prác­ti­cas de ries­go. Es un de­li­to en el ar­tícu­lo 197 del có­di­go pe­nal si las re­en­vían a una ter­ce­ra per­so­na», afir­ma An­to­nio Rial. El sex­ting se acre­cen­ta con la edad. Con 17 y 18 años son diez ve­ces más pro­cli­ves a caer.

«Ni­ños de 10 y 11 años es­tán preo­cu­pa­dos por su ima­gen. Los de do­ce años duer­men con el mó­vil en la me­si­lla de no­che. No es un pro­ble­ma de los ado­les­cen­tes, es de la so­cie­dad que ha co­si­fi­ca­do se­xual­men­te a los ni­ños. Lue­go pa­sa lo que pa­sa y ve­mos ta­sas es­pec­ta­cu­la­res de de­pre­sión ju­ve­nil. La red mul­ti­pli­ca los ries­gos y hay que dar­les una ar­ma­du­ra pa­ra so­por­tar la pre­sión de gru­po», se­ña­la es­te ex­per­to. La re­ce­ta pa­ra ha­cer fren­te a es­to es la edu­ca­ción en la fa­mi­lia y la es­cue­la.

Cam­pa­ñas edu­ca­ti­vas

El uso se­gu­ro de las Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción y la Co­mu­ni­ca­ción (TIC) ha preo­cu­pa­do a la Ad­mi­nis­tra­ción ga­lle­ga. Se hi­cie­ron pro­gra­mas edu­ca­ti­vos co­mo Na­ve­ga con Rum­bo, Ra­pa­ciñ@s o Edu­con­vi­ves.gal en los que se bus­có guiar a los me­no­res y a sus pa­dres en la na­ve­ga­ción se­gu­ra.

«Al­gu­nas cam­pa­ñas es­co­la­res pa­ra me­jo­rar las com­pe­ten­cias di­gi­ta­les de los cha­va­les se equi­vo­ca­ron de dia­na: ellos sa­ben ma­ne­jar­se en In­ter­net, pe­ro lo que hay que me­jo­rar son las com­pe­ten­cias hu­ma­nas. Si no en­se­ñas res­pe­to em­pa­tía o re­sis­ten­cia a la frus­tra­ción o evi­tas la hi­per­es­ti­mu­la­ción per­ma­nen­te, los me­no­res ten­de­rán a abu­rrir­se o a com­por­tar­se com­pul­si­va­men­te en las re­des. De­be ha­ber un con­tra­pe­so en ca­sa, si los me­no­res se creen las fic­cio­nes so­bre se­xo que ven en 900 mi­llo­nes de webs porno, lue­go se ve có­mo se mul­ti­pli­can los ca­sos de vio­len­cia de gé­ne­ro o con­flic­to en los ho­ga­res, con pa­li­zas a ma­dres que les qui­tan In­ter­net», di­ce Rial.

El psi­có­lo­go pro­po­ne que los pa­dres fi­jen ho­ras a sus hi­jos pa­ra acos­tar­se o su­per­vi­sen el uso del mó­vil por­que, de lo con­tra­rio, «el cha­val aca­ba en­gan­cha­do, se ha­ce de­pen­dien­te de la tec­no­lo­gía, tie­nen tras­tor­nos del sue­ño vi­ven per­ma­nen­te­men­te co­nec­ta­dos. La fa­mi­lia aho­ra mis­mo es­tá mis­sing (es­ca­quea­da)». El pa­pel edu­ca­dor tam­bién co­rres­pon­de a los pro­fe­so­res: «No son cons­cien­tes de lo que pa­sa. Va­mos a peor, al­go fa­lla».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.