La gran Pa­sión del Nor­te: un río de ar­te y de fe a la luz de la Ilus­tra­ción

La Semana Santa de Fe­rrol es, por sus mu­chas sin­gu­la­ri­da­des, un acon­te­ci­mien­to úni­co en to­do el país

La Voz de Galicia (Barbanza) - Especiales1 - - El Procesionario - RAMÓN LOUREIRO

Bien sa­be Dios, y per­mí­ta­se­nos in­sis­tir en ello, que no so­mos ami­gos de de­jar­nos lle­var por la emo­ción. Y que tam­po­co sen­ti­mos un es­pe­cial afec­to por los jue­gos de pa­la­bras. Pe­ro, si uno quie­re ser fiel a la ver­dad, al ha­blar de la Semana Santa de Fe­rrol no pue­de pa­sar por al­to el he­cho de que es­ta Semana de Pa­sión —que es la gran Pa­sión del Nor­te, y en la que, co­mo en to­da la Ilus­tra­ción ga­lle­ga, se dan la mano la ra­zón y la fe— no se pa­re­ce a nin­gu­na otra. Por­que sus ca­si in­fi­ni­tas sin­gu­la­ri­da­des la con­vier­ten, ca­da pri­ma­ve­ra, en un pro­di­gio nue­vo. Es un acon­te­ci­mien­to en el que, sin ir más le­jos, se dan la mano es­té­ti­cas tan dis­tin­tas co­mo las del ra­cio­na­lis­mo de los ilus­tra­dos, he­ren­cia del Fe­rrol del XVIII cu­yo le­ga­do as­pi­ra a ser de­cla­ra­do por la Unes­co Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, y la exu­be­ran­cia del ba­rro­co, eter­na­men­te ga­lle­ga.

De puer­tas aden­tro

Hay ciu­da­des, co­mo la mis­mí­si­ma Ro­ma —o co­mo las más cer­ca­nas San­tia­go de Com­pos­te­la y Mon­do­ñe­do— de las que se di­ce, y con ra­zón, que pa­ra co­no­cer­las de ver­dad hay que ver­las de puer­tas aden­tro, yen­do siem­pre más allá de la im­pre­sión —ya de por sí mag­ní­fi­ca— que nos cau­sa su mo­nu­men­ta­li­dad. Y esa afir­ma­ción es es­pe­cial­men­te apli­ca­ble a Fe­rrol. So­bre to­do, en es­tos días de la Pa­sión del Se­ñor. Fe­rrol es­tá re­na­cien­do siem­pre. Pa­ra quien no lo ha vi­si­ta­do nun­ca... y tam­bién pa­ra quien vi­ve en él. Por eso, si nos ad­mi­ten us­te­des una su­ge- ren­cia, ha­gan la prue­ba: co­mien­cen hoy a re­co­rrer el Fe­rrol de la gran Pa­sión del Nor­te por la con­ca­te­dral de San Ju­lián.

Ac­ce­dan al tem­plo por la puer­ta prin­ci­pal, ad­mi­ran­do el mag­ní­fi­co di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co de Sán­chez Bort, o por la si­tua­da a la al­tu­ra de la sa­cris­tía —don­de se con­ser­va, por cier­to, un vie­jo pe­to de áni­mas en el que has­ta no ha­ce mu­cho aún se apre­cia­ban res­tos de po­li­cro­mía—, y di­rí­jan­se al bap­tis­te­rio del tem­plo. ¡Allí el mi­la­gro aguar­da por us­te­des...!

Jun­to a la pi­la bau­tis­mal se ha­lla una be­llí­si­ma ima­gen de Cris­to Cru­ci­fi­ca­do, que tie­ne un lu­gar de ho­nor en la his­to­ria de Fe­rrol y, muy es­pe­cial­men­te, en la de su Semana Santa. Co­mo más de una vez ha re­la­ta­do el sa­cer­do­te y aca­dé­mi­co Ramón Ote­ro Cou­so, que im­pul­só su res­tau­ra­ción, se tra­ta del an­ti­guo Cris­to del De­sen­cla­vo de la pri­mi­ti­va igle­sia de San Ju­lián, de la que se en­con­tra­ba en Fe­rrol Ve­llo y fue de­mo­li­da en el si­glo XVIII, cuan­do su de­te­rio­ro se agra­vó de­fi­ni­ti­va­men­te a raíz de la cons­truc­ción del an­ti­guo fo­so del Ar­se­nal.

De­di­quen us­te­des unos ins­tan­tes, si son tan ama­bles, a la con­tem­pla­ción de esa be­llí­si­ma ima­gen de Nues­tro Se­ñor en esa cruz que es el ár­bol del que bro­ta la vi­da eter­na. Y es más que po­si­ble que esos se­gun­dos los tras­la­den, a tra­vés del tiem­po, a los orí­ge­nes de la Semana Santa fe­rro­la­na, que hoy, en pleno si­glo XXI, es, ade­más de una con­mo­ve­do­ra ma­ni­fes­ta­ción pú­bli­ca de la fe, una ven­ta­na abier­ta a lo me­jor del ar­te re­li­gio­so. Fe­rrol, de tan her­mo­sas pro­ce­sio­nes, de tan be­llas igle­sias.

La ciu­dad, co­mo si de un mi­la­gro se tra­ta­se, es nue­va siem­pre El Cris­to del De­sen­cla­vo nos tras­la­da al co­ra­zón de la his­to­ria fe­rro­la­na

En la con­ca­te­dral fe­rro­la­na se ve­ne­ra la ima­gen del Cris­to del De­sen­cla­vo, una ta­lla pro­ce­den­te de la an­ti­gua igle­sia de San Ju­lián

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.