Crónica so­cial

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - EN PORTADA - PA­BLO POR­TA­BA­LES

La semana se­gún Jo­se­mi y Pa­blo Por­ta­ba­les

No­ve­da­des. Mu­chas y va­ria­das tra­jo es­ta semana. Como si en ple­na resaca del en­troi­do a la gen­te se le die­se por dar a co­no­cer sus pro­yec­tos, sus re­no­va­das apues­tas. Pro­bé la nue­va carta con me­nú del día-de­gus­ta­ción de un res­tau­ran­te con es­tre­lla Mi­che­lín, me con­ta­ron la his­to­ria de una ca­de­na de es­ta­ble­ci­mien­tos es­pe­cia­li­za­dos en cro­que­tas que abrie­ron es­tos días en A Co­ru­ña y Vi­go, y, lo más sor­pren­den­te, ha­blé con dos em­pren­de­do­ras que aca­ban de inau­gu­rar una tien­da pa­ra fri­kis. Pa­ra esa gen­te que, como ellas, se sa­be de me­mo­ria los de­ta­lles más in­ve­ro­sí­mi­les de la sa­ga de Harry Pot­ter, Doc­tor Who, La Gue­rra de las Ga­la­xias o Star Trek. No, no son de esa cla­se de per­so­nas que ven las pe­lí­cu­las o leen los li­bros y ya es­tá. No, ellas co­no­cen to­do. Por ejem­plo, ¿a que us­te­des sa­ben per­fec­ta­men­te lo que es el cal­de­ro de Pel­tre? Lo su­po­nía. Por­que así bau­ti­za­ron el es­ta­ble­ci­mien­to. «Es­te cal­de­ro es lo pri­me­ro que Harry Pot­ter tie­ne que com­prar pa­ra lle­var­se al co­le­gio y uti­li­zar pa­ra ha­cer po­cio­nes», co­men­tan Ana Ca­pe­lán y De­lia Es­tra­viz, por si hu­bie­se al­gún lec­tor des­pis­ta­do. La tien­da es­tá si­tua­da en la co­ru­ñe­sa ca­lle Ángel Sen­ra, a po­cos me­tros de la es­ta­ción de tren de San Cris­tó­bal y, cu­rio­sa­men­te, ins­ta­la­ron un pho­to­call en el que re­crean el fa­mo­so an­dén 9 3/4 del que par­te el fe­rro­ca­rril con des­tino a Hog­warts. «Al prin­ci­pio la fa­mi­lia nos di­jo que es­tá­ba­mos lo­cas, pe­ro aho­ra, al ver el re­sul­ta­do fi­nal, les gus­ta», co­men­ta Ana, que de­ci­dió de­jar un tra­ba­jo «que me da­ba pa­ra pa­gar las fac­tu­ras» y em­bar­car­se en es­ta aven­tu­ra más pro­pia de los per­so­na­jes que ad­mi­ra. «La tien­da se pue­de de­cir que es pa­ra fri­kis, que has­ta aho­ra siem­pre de­pen­dían de In­ter­net pa­ra di­ver­tir­se com­pran­do y les ofre­ce­mos la po­si­bi­li­dad de ver las co­sas en di­rec­to. Y tam­bién dis­po­ne­mos de ca­mi­se­tas y otros pro­duc­tos pa­ra chi­cas, que no sue­le ser al­go ha­bi­tual». Ya lo ven, si quie­ren la bu­fan­da de Harry Pot­ter, como la de la ima­gen, o cual­quier co­sa que ten­ga que ver con la cien­cia fic­ción o la fan­ta­sía, de A Co­ru­ña sa­le el tren pa­ra Hog­warts.

En­tre cro­que­tas

Si­go con otra sor­pren­den­te no­ve­dad de fe­bre­ro. Re­ci­bo la in­vi­ta­ción pa­ra acu­dir a la inau­gu­ra­ción en la cén­tri­ca ca­lle Rie­go de Agua de A Co­ru­ña de Cro­que­ta y pre­su­mi­da, una ca­de­na de ori­gen vasco que se es­tá ex­pan- dien­do por to­da Es­pa­ña y que en un año y pi­co ha abier­to mu­chos es­ta­ble­ci­mien­tos, dos de ellos en Ga­li­cia, uno en la ave­ni­da de la Ca­me­lias de Vi­go y otro al que ha­go re­fe­ren­cia. «Con­ta­mos con 14 va­rie­da­des he­chas al mo­men­to con le­che de ca­se­río. Las hay de chi­pi­rón, de pue­rros y gam­bas, de hue­vo y york o de cen­to­llo, en­tre otras», ex­pli­can San­tia­go Fer­nán­dez Blas y Luis Gar­cía Ló­pez, que ex­plo­tan la fran­qui­cia co­ru­ñe­sa. Te las pue­des lle­var fri­tas e ir co­mien­do por la ca­lle como si fue­sen cas­ta­ñas o un he­la­do o com­prar en ca­jas de 12 o 24 pa­ra freír en ca­sa. «La pe­que­ña sa­le a 5, 50 y la gran­de a 9,95», co­men­tan es­tos em­pren­de­do­res que apues­tan por las cro­que­tas de to­da la vi­da, «de las abue­las», di­cen.

El co­ci­ne­ro en la me­sa

Con un con­so­mé de gallina como el de las abue­las pe­ro en ver­sión es­tre­lla Mi­che­lín, Iván Do­mín­guez me re­ci­bió en el res­tau­ran­te Al­bo­ra­da. «Es­te pla­to for­ma par­te del nue­vo con­cep­to. Que te sien­tas como en ca­sa. Nues­tro ob­je­ti­vo es acer­car la co­ci­na a la me­sa, que el co­ci­ne­ro se en­cuen­tre a tu la­do», ex­pli­ca. Me mues­tra la re­no­va­da carta en la que in­cor­po­ran un me­nú del día-de­gus­ta­ción que in­clu­ye en­tran­tes, cin­co pla­tos y pos­tre por 50 eu­ros, be­bi­da apar­te. Fue­ra de es­te me­nú hay otras op­cio­nes que te per­mi­ten com­bi­nar como desees y un ex­tra pa­ra su­mar al ci­ta­do me­nú que in­cre­men­ta­ría el cos­te en diez eu­ros. «Es una co­ci­na cien por cien ga­lle­ga. To­do gi­ra en torno a Ga­li­cia, in­clu­so la mú­si­ca», apun­ta Iván mien­tras sue­nan rit­mos cel­tas por el hi­lo mu­si­cal del lo­cal. Na­va­jas, os­tras, zam­bu­ri­ñas y pes­ca­dos con­si­de­ra­dos me­no­res como el es­ca­cho, el pin­to o el ju­rel, que Iván ele­va de ca­te­go­ría, com­par­ten es­pa­cio con la lam­prea o la mer­lu­za. Me lla­mó la aten­ción la de­li­ca­de­za del pin­to o el aro­ma a romero del ju­rel que el equi­po del res­tau­ran­te ahu­mó en la sa­la, den­tro del nue­vo con­cep­to por el que apues­tan de acer­car al co­ci­ne­ro al co­men­sal. Pro­bé las cres­tas de ga­llo, un pla­to tan de­li­cio­so como di­fí­cil, que tam­bién po­dría uti­li­zar pa­ra sus pó­ci­mas Harry Pot­ter en su fa­mo­so cal­de­ro de Pel­tre.

De­lia Es­tra­viz y Ana Ca­pe­lán, fans de se­ries de fan­ta­sía y cien­cia fic­ción como «Harry Pot­ter», «Star Trek» o «El Se­ñor de los ani­llos», abrie­ron una tien­da pa­ra fri­kis como ellas, en la que ins­ta­la­ron un «pho­to­call» que evo­ca una de las es­ce­nas más fa­mo­sos de la sa­ga de J. K, Row­ling. La ca­de­na Cro­que­ta y Pre­su­mi­da inau­gu­ró en los úl­ti­mos días dos lo­ca­les en Ga­li­cia, uno en Vi­go y otro en A Co­ru­ña (en la ima­gen) en don­de ofre­cen ca­tor­ce ti­pos di­fe­ren­tes de cro­que­tas tan­to fri­tas como lis­tas pa­ra freír en ca­sa. CÉ­SAR QUIAN / MAR­COS MÍGUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.