La ame­na­za quí­mi­ca del Daesh

LOS YIHA­DIS­TAS PO­DRÍAN AC­CE­DER A AR­SE­NA­LES ABAN­DO­NA­DOS EN IRAK, SI­RIA Y LI­BIA, Y HAN BUS­CA­DO EX­PER­TOS PA­RA SIN­TE­TI­ZAR AGEN­TES QUÍ­MI­COS, PE­RO EL PA­SO DE LOS AÑOS HA­BRÍA DE­GRA­DA­DO LA MU­NI­CIÓN, Y PRO­DU­CIR­LA Y EM­PLEAR­LA ES COM­PLE­JO. SU CA­PA­CI­DAD PA­RA USAR EST

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - ANÁLISIS - Por Re­né Pi­ta y Juan Do­min­go

Tras los aten­ta­dos yiha­dis­tas en Pa­rís de 2015, el pri­mer mi­nis­tro fran­cés, Ma­nuel Valls, aler­ta­ba so­bre el ries­go de que el Daesh pu­die­ra em­plear ar­mas quí­mi­cas. Es­tas de­cla­ra­cio­nes fue­ron en­ten­di­das como una ame­na­za con­cre­ta iden­ti­fi­ca­da por los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia fran­ce­ses. Sin em­bar­go, las de­cla­ra­cio­nes de Valls se de­bían a que, po­cos días an­tes, la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Prohi­bi­ción de Ar­mas Quí­mi­cas (OPAQ) ha­bía he­cho pú­bli­co un in­for­me que con­fir­ma­ba el em­pleo de ipe­ri­ta (gas mos­ta­za) en un ata­que atri­bui­do al Daesh en Si­ria en agos­to del 2015. Con los aten­ta­dos de Pa­rís to­da­vía re­cien­tes, es­te in­for­me ha­cía ve­ro­sí­mil la hi­pó­te­sis de que el Daesh po­día ex­por­tar es­te ti­po de tác­ti­cas fue­ra de Si­ria.

Ac­tual­men­te el Daesh ocu­pa te­rri­to­rios en Irak y Si­ria, dos paí­ses que tu­vie­ron programas de ar­mas quí­mi­cas, por lo que ca­be la po­si­bi­li­dad de que pue­da apro­ve­char las que cai­gan en sus ma­nos. El pro­gra­ma ira­quí per­mi­tió el uso ma­si­vo de ar­ma­men­to quí­mi­co, es­pe­cial­men­te ipe­ri­ta y sa­rín, en la gue­rra con­tra Irán en los años 80 y, aunque fi­na­li­zó a prin­ci­pios de los años 90, aún hoy se si­guen des­cu­brien­do res­tos de es­tas ar­mas que fue­ron aban­do­na­das o que­da­ron sin con­trol.

El pro­gra­ma si­rio tam­bién se de­can­tó por la ipe­ri­ta y por agen­tes neu­ro­tó­xi­cos como el sa­rín y el VX. De he­cho, el sa­rín fue em­plea­do el 21 de agos­to del 2013 en las afue­ras de Da­mas­co, cau­san­do cien­tos de víc­ti­mas mor­ta­les. La pre­sión de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal hi­zo que, se­ma­nas des­pués, Si­ria se ad­hi­rie­se a la Con­ven­ción pa­ra la Prohi­bi­ción de Ar­mas Quí­mi­cas (CAQ) y de­cla­ra­se su ar­se­nal quí­mi­co, que in­cluía 20 to­ne­la­das de ipe­ri­ta y 581 to­ne­la­das de DF, un pre­cur­sor in­me­dia­to del sa­rín. Si bien to­das es­tas sus­tan­cias ya han si­do des­trui­das ba­jo su­per­vi­sión de la OPAQ, exis­ten du­das de que Si­ria ha­ya de­cla­ra­do to­da su ca­pa­ci­dad quí­mi­ca. Es más, las pri­me­ras ins­pec­cio­nes rea­li­za­das por la OPAQ en­con­tra­ron dis­cre­pan­cias con las can­ti­da­des de­cla­ra­das de agen­tes quí­mi­cos e ins­ta­la­cio­nes de pro­duc­ción. Tam­bién es pro­ba­ble que, de­bi­do a la si­tua­ción de gue­rra, al­gu­nos stocks de ar­mas quí­mi­cas pu­die­ran ha­ber que­da­do aban­do­na­dos y fue­ra de con­trol.

Con es­te es­ce­na­rio, exis­ten dis­tin­tas po­si­bi­li­da­des que per­mi­ti­rían al Daesh ac­ce­der a ar­mas quí­mi­cas. La pri­me­ra y más ob­via se­ría a tra­vés de un ar­se­nal aban­do­na­do en te­rri­to­rio ba­jo su con­trol. En el ca­so de las ar­mas quí­mi­cas ira­quíes, su prin­ci­pal problema es­ta­ría en el gra­ve de­te­rio­ro de la mu­ni­ción con el pa­so de los años, que ha­ría pe­li­gro­sa su ma­ni­pu­la­ción y ha­bría ori­gi­na­do la de­gra­da­ción del agen­te quí­mi­co. Por ejem­plo, es fre­cuen­te que la mu­ni­ción car­ga­da con ipe­ri­ta en­con­tra­da en Irak es­té po­li­me­ri­za­da, lo que im­pe­di­ría su em­pleo.

Con res­pec­to a la mu­ni­ción quí­mi­ca si­ria, de más re­cien­te pro­duc­ción, la li­mi­ta­ción de uso es­ta­ría con­di­cio­na­da por la dis­po­ni­bi­li­dad de vec­to­res de lan­za­mien­to. De na­da le ser­vi­ría al Daesh po­seer gra­na­das de mor­te­ro o pro­yec­ti­les de ar­ti­lle­ría quí­mi­cos si no dis­pu­sie­se de los mor­te­ros o de los ca­ño­nes ne­ce­sa­rios pa­ra su lan­za­mien­to. Por ello, su uso es­ta­ría res­trin-

gi­do al te­rri­to­rio si­rio o sus pro­xi­mi­da­des, don­de la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta dis­po­ne de me­dios de lan­za­mien­to que pue­den adap­tar­se a es­ta mu­ni­ción. De he­cho, to­do apun­ta a que en los ata­ques con ipe­ri­ta que tu­vie­ron lu­gar en Irak y Si­ria en agos­to del 2015 se ha­bría em­plea­do mu­ni­ción de ori­gen si­rio, con re­du­ci­das consecuencias de­bi­do a la es­ca­sa can­ti­dad dis­po­ni­ble.

Otra de las po­si­bles op­cio­nes se­ría que el Daesh con­si­guie­se sin­te­ti­zar sus pro­pios agen­tes quí­mi­cos y car­gar las mu­ni­cio­nes en sus ta­lle­res de pro­duc­ción. En es­te sen­ti­do, se sa­be que ha in­ten­ta­do cap­tar a per­so­nal con cono- ci­mien­tos de sín­te­sis en quí­mi­ca or­gá­ni­ca y ac­ce­der a ins­ta­la­cio­nes in­dus­tria­les ira­quíes con pre­cur­so­res de ipe­ri­ta. Sin em­bar­go, la pro­duc­ción de ar­mas quí­mi­cas a gran es­ca­la es un pro­ce­so com­ple­jo que re­quie­re un equi­po multidisciplinar de per­so­nal con el co­no­ci­mien­to ex­plí­ci­to y tá­ci­to, es de­cir, con el know-how ad­qui­ri­do a tra­vés de la in­ves­ti­ga­ción apli­ca­da. Es­to com­pli­ca a cual­quier or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta la op­ción de la pro­duc­ción pro­pia.

AL­TER­NA­TI­VAS MÁS SEN­CI­LLAS

De­bi­do a las di­fi­cul­ta­des pa­ra ac­ce­der a un ar­ma quí­mi­ca «clá­si­ca», el Daesh ha op­ta­do por re­cu­rrir a una al­ter­na­ti­va más sen­ci­lla, como es el em­pleo de pro­duc­tos quí­mi­cos in­dus­tria­les tó­xi­cos (TIC). Los TIC, aunque son me­nos tó­xi­cos que las ar­mas quí­mi­cas «clá­si­cas», son de más fá­cil ob­ten­ción. Con fre­cuen­cia se pro­du­cen en Irak y Si­ria aten­ta­dos con ar­te­fac­tos ex­plo­si­vos im­pro­vi­sa­dos (IED) com­bi­na­dos con bom­bo­nas de cloro y otros TIC. A pe­sar de que es­tos ar­te­fac­tos cau­san me­nos víc­ti­mas que los IED con­ven­cio­na­les, do­cu­men­tos in­cau­ta­dos al Daesh mues­tran su in­te­rés en con­ti­nuar con su em­pleo por el im­pac­to psi­co­ló­gi­co que pro­du­cen.

Es ne­ce­sa­rio ha­cer men­ción al pro­gra­ma de ar­mas quí­mi­cas li­bio. Aunque la pre­sen­cia del Daesh en Li­bia no es tan am­plia como en Irak o Si­ria, el gru­po in­ten­ta afian­zar­se y ex­pan­dir­se en es­te país por su po­si­ción es­tra­té­gi­ca en el li­to­ral me­di­te­rrá­neo. Li­bia se ad­hi­rió a la CAQ en enero del 2004, de­cla­ran­do 25 to­ne­la­das de ipe­ri­ta y 1.390 to­ne­la­das de pre­cur­so­res. Es­ta can­ti­dad se in­cre­men­tó a fi­na­les del

2011, tras la caí­da de Mua­mar el Ga­da­fi, cuan­do se des­cu­brie­ron otras 2 to­ne­la­das de ipe­ri­ta. Si bien su des­truc­ción fi­na­li­zó en 2014, pu­die­ra exis­tir la po­si­bi­li­dad de en­con­trar otros stocks no de­cla­ra­dos, de for­ma in­ten­cio­na­da o no, cu­yo es­ta­do de con­ser­va­ción no se­ría bueno, de­bi­do so­bre to­do a los pro­ble­mas de es­ta­bi­li­za­ción de los agen­tes quí­mi­cos que tu­vo el pro­gra­ma li­bio.

Al igual que otros gru­pos yiha­dis­tas, el Daesh ha mos­tra­do in­te­rés por con­se­guir una ca­pa­ci­dad quí­mi­ca, cons­cien­te del po­der que le con­fe­ri­ría. Tras los ata­ques con ipe­ri­ta en Irak y Si­ria en agos­to del 2015, la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta ya de­be co­no­cer los con­si­de­ra­bles pro­ble­mas téc­ni­cos y de se­gu­ri­dad que su­po­ne trans­por­tar y em­plear es­te ar­ma­men­to de for­ma efi­caz. Pe­ro, aun sien­do cons­cien­tes de es­tas li­mi­ta­cio­nes y de la es­ca­sa pro­ba­bi­li­dad de éxi­to, el im­por­tan­te efec­to psi­co­ló­gi­co y me­diá­ti­co que en­tra­ña­ría in­clu­so el sim­ple in­ten­to de aten­tar con es­te ar­ma­men­to en Oc­ci­den­te, nos obli­ga a no des­pre­ciar ni mi­ni­mi­zar la po­si­bi­li­dad de un es­ce­na­rio de es­te ti­po.

EL TENIENTE CO­RO­NEL RE­NÉ PI­TA es je­fe del de­par­ta­men­to de De­fen­sa Quí­mi­ca de la Es­cue­la Mi­li­tar de De­fen­sa Nu­clear, Bio­ló­gi­ca y Quí­mi­ca. EL TENIENTE CO­RO­NEL (RE­SER­VA) JUAN DO­MIN­GO es es­pe­cia­lis­ta en De­fen­sa Nu­clear, Bio­ló­gi­ca y Quí­mi­ca.

SI­MU­LA­CRO EN VARSOVIA Agen­tes po­li­cia­les, bom­be­ros e in­te­gran­tes de las fuer­zas ar­ma­das de Po­lo­nia par­ti­ci­pan con tra­jes pro­tec­to­res y más­ca­ras de gas en una si­mu­la­ción de un ata­que te­rro­ris­ta per­pe­tra­do con ar­mas quí­mi­cas. Es­te en­tre­na­mien­to se reali­zó el pa­sa­do mes de no­viem­bre en la es­ta­ción de me­tro del Es­ta­dio

Na­cio­nal de la ciu­dad de Varsovia. | MA­TEUSZ WLO­DAR­CZYK/EFE

◗ LA MA­SA­CRE DE HALABJA El ré­gi­men de Sa­dam Hu­sein usó ar­mas quí­mi­cas. La ciu­dad kur­da de Halabja fue ata­ca­da en 1988 con gas sa­rín. Sus ve­ci­nos to­da­vía llo­ran a las 5.000 víc­ti­mas. | T. AL-SUDANI/REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.