Un mun­do pro­pio

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CINE -

JO­SE BA­RREI­RO | Qui­zá sea Mu­je­res al bor­de de un ata­que de ner­vios la me­jor ho­ra y me­dia que Pe­dro Al­mo­dó­var ha pro­por­cio­na­do al cine es­pa­ñol. El rit­mo de­sen­fre­na­do, la fres­cu­ra y la es­pon­ta­nei­dad que do­mi­nan los diá­lo­gos acer­can la pe­lí­cu­la a ese te­rri­to­rio de co­me­dias dis­pa­ra­ta­das que fir­ma­ban Preston Stur­ges o Ho­ward Hawks a fi­na­les de los años trein­ta. Al­mo­dó­var consigue que to­dos los gags fun­cio­nen con una per­fec­ción es­plén­di­da y que su es­ti­lo per­so­nal acom­pa­ñe la his­to­ria con más for­tu­na que en la ma­yo­ría de sus obras pos­te­rio­res. Los ro­jos de Vi­cen­te Min­ne­lli, la im­por­tan­cia de los ob­je­tos (te­lé­fo­nos, ta­co­nes, pen­dien­tes en for­ma de ca­fe­te­ra), los ho­me­na­jes a clá­si­cos del cine ( Johnny Gui­tar, La ven­ta­na in­dis­cre­ta) y su pe­ri­cia a la ho­ra de es­co­ger y di­ri­gir ac­tri­ces for­man, en es­te ca­so, una al­qui­mia per­fec­ta.

Car­men Mau­ra pas­to­rea con sol­ven­cia un re­par­to en es­ta­do de gra­cia, con Rossy de Pal­ma y Lo­les León apor­tan­do sa­bro­su­ra y una Ma­ría Ba­rran­co ex­cep­cio­nal. Su per­so­na­je tie­ne mo­men­tos de pu­ro asom­bro en los que ro­za el su­rrea­lis­mo, co­mo cuan­do en­tra en el áti­co de Car­men Mau­ra, ve unos cris­ta­les ro­tos y unas ga­lli­nas pa­sean­do por la te­rra­za y di­ce con gran se­rie­dad: «Es­to pa­re­ce co­sa de te­rro­ris­mo». Y lue­go es­tá Chus Lam­prea­ve, re­cien­te­men­te fa­lle- ci­da, una de esas ac­tri­ces que han pa­sa­do la vi­da dis­fra­za­das de es­tan­que­ra, de por­te­ra co­ti­lla o de beata y que con­vier­ten en ge­nial un diá­lo­go me­dio­cre mien­tras arre­glan el do­bla­di­llo de un pan­ta­lón. Un par de apa­ri­cio­nes y tres o cua­tro fra­ses le bas­tan pa­ra ro­bar una pe­lí­cu­la y ha­cer­se fuer­te en la me­mo­ria del es­pec­ta­dor. Su fa­mo­so par­la­men­to en es­ta pe­lí­cu­la —«Ya me gus­ta­ría a mí men­tir, pe­ro eso es lo ma­lo de las tes­ti­gas de Jeho­vá: que no po­de­mos. Si no, aquí iba a es­tar yo»— en otra bo­ca no ten­dría nin­gún im­pac­to; sin em­bar­go, ese tono de sen­ten­cia ber­lan­guia­na, el có­mo lo di­ce, con­vier­te a la au­dien­cia en rehén sin es­fuer­zo apa­ren­te. Exis­te la po­si­bi­li­dad de que Luis Ci­ges y Chus Lam­prea­ve sean los ac­to­res con más fa­ci­li­dad de pa­la­bra del cine es­pa­ñol. Ha­blan de oí­do. Ni si­quie­ra ne­ce­si­tan que el tex­to sea bueno. Ni ca­bal. Los ti­tu­beos de Ci­ges tie­nen un mun­do pro­pio tan glo­rio­so que, a su la­do, las tri­bu­la­cio­nes de Ham­let son me­ra pe­ro­ra­ta. Am­bos po­seen la ca­pa­ci­dad de trans­for­mar en ló­gi­ca cual­quier lo­cu­ra so­lo con el tim­bre de su voz y un par de as­pa­vien­tos. Si le­ye­sen en voz al­ta la Crítica de la ra­zón pu­ra des­cu­bri­ría­mos que el tex­to de Kant es en reali­dad una screw­ball co­medy. Re­sul­ta im­po­si­ble adi­vi­nar lo que se pier­de con la des­apa­ri­ción de gen­te con una ta­lla de pie tan gran­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.