«Nun­ca he si­do fan de Pink Floyd, pe­ro he apren­di­do a amar­los»

HO­ME­NA­JE POR TO­DO LO AL­TO, CON TRES VO­CES SO­BRE EL ES­CE­NA­RIO Y ORQUESTA IN­CLUI­DA, A UNA DE LAS MÁS GRAN­DES BAN­DAS DE TO­DOS LOS TIEM­POS: PINK FLOYD. PE­RO CUI­DA­DO, QUE UNO DE SUS CAN­TAN­TES ASE­GU­RA QUE NO SE TRA­TA DE UN TRI­BU­TO AL USO, SINO DE UNA EX­PE­RIEN­CI

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA -

| En ple­na fie­bre de los gru­pos tri­bu­to y cuan­do la se­quía crea­ti­va es­tá for­zan­do a re­co­no­cer los mé­ri­tos y ren­dir plei­te­sía a las gran­des ban­das de la his­to­ria del rock, lle­ga a Galicia una vuel­ta de tuer­ca más den­tro de los que ya pue­de con­si­de­rar­se un gé­ne­ro en sí mis­mo. En es­ta oca­sión, los ho­me­na­jea­dos son Pink Floyd. Ahí es na­da. Pe­ro la osa­día que con­vier­te a es­te re­ci­tal en al­go des­ta­ca­ble no ra­di­ca en vol­ver so­bre un re­per­to­rio tan com­ple­jo co­mo in­abar­ca­ble y con­si­de­ra­do por mu­chos in­to­ca­ble, sino en el mo­do en que lo ha­cen, con tres vo­ces so­bre el es­ce­na­rio, la pre­cep­ti­va ban­da de rock y una orquesta en to­da re­gla otor­gan­do a las can­cio­nes de Ro­ger Wa­ters más den­si­dad to­da­vía. Co­mo si la ne­ce­si­ta­ran.

Cues­ta ima­gi­nar cuál se­rá la reac­ción de los fans de Pink Floyd que se acer­quen a ver el es­pec­tácu­lo Symphonic of Pink Floyd, un show de di­men­sio­nes es­tra­tos­fé­ri­cas que po­dría que­dar­le que ni pin­ta­do a bue­na par­te del re­per­to­rio de los crea­do­res de The dark si­de of the moon. De los rompe­dores gui­ta­rreos li­sér­gi­cos del Pi­per at the ga­tes of down, fir­ma­dos por el ma­lo­gra­do Syd Ba­rrett (a jui­cio del que es­to es­cri­be, un ge­nio co­mo po­cos dio la música del si­glo XX), a las pre­ten­cio­sas tex­tu­ras de A mo­men­tary lap­se of reason, fir­ma­das David Gil­mour, y pa­san­do por las que­ren­cias tea­tra­les de Ro­ger Wa­ters en The Wall, hay ma­te­rial pa­ra ali­men­tar a va­rias ban­das. In­clu­so pa­ra ca­pi­ta­near va­rios mo­vi­mien­tos es­ti­lís­ti­cos den­tro del rock. Con es­tos mim­bres el éxi­to es­tá ga­ran­ti­za­do. ¿A quién no le gus­tan los fue­gos ar­ti­fi­cia­les? Ha­bla­mos con Tommy Heart, es­ta­ja­no­vis­ta del rock de agu­dos im­po­si­bles que in­clu­so se atre­vió a gra­bar una ver­sión ro­que­ra del Nes­sun

Dor­ma de Puc­ci­ni. ¿Có­mo no iba a atre­ver­se con Wish you we­re he­re? —¿Cuál es el es­pí­ri­tu y la in­ten­ción de un es­pec­tácu­lo co­mo es­te? ¿Es un tri­bu­to, otra vuel­ta de tuer­ca a las can­cio­nes de Pink Floyd, una re­in­ter­pre­ta­ción li­bre...? —¡Ah, no! Des­de lue­go que es­to no es otro abu­rri­do tri­bu­to más a Pink Floyd. Es al­go com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te y no­ve­do­so. Es­ta­mos ha­cien­do co­sas que Pink Floyd ja­más hi­zo en sus di­rec­tos con sus can­cio­nes y su música. Es­ta­mos in­ter­pre­tan­do al­gu­nas de sus can­cio­nes, en oca­sio­nes, has­ta con tres can­tan­tes al mis­mo tiem­po, y so­lo con no­so­tros po­drás es­cu­char por pri­me­ra vez las can­cio­nes del gru­po in­ter­pre­ta­das por una po­ten­te voz fe­me­ni­na co­mo la de Mi­che­le McCain, es­cu­cha­rás dúos vo­ca­les con el apo­yo de una gran­dio­sa ban­da de rock y, de­trás de no­so­tros, una orquesta in­creí­ble en un es­ce­na­rio gi­gan­tes­co y con un es­pec­ta­cu­lar jue­go de lu­ces. No sé có­mo lo ves, pe­ro creo que to­do es­to es mu­cho más de lo que cual­quier ban­da tri­bu­to pue­de ofre­cer. Pe­ro lo más im­por­tan­te pa­ra no­so­tros es co­ger siem­pre el sen­ti­mien­to y el es­pí­ri­tu de ca­da can­ción de Pink Floyd, aun­que des­de lue­go que les aña­di­mos nues­tro pro­pio es­ti­lo al in­ter­pre­tar­las y can­tar­las tal y co­mo las sen- ti­mos, po­nién­do­les to­do nues­tro co­ra­zón y nues­tra al­ma. —¿Pe­ro no es Pink Floyd una ban­da muy com­ple­ja pa­ra ver­sio­nar, da­da su for­tí­si­ma per­so­na­li­dad? ¿No les re­sul­ta com­pli­ca­do? —La ca­li­dad de los mú­si­cos que es­tán en la ban­da y la orquesta de es­te es­pec­tácu­lo es al­tí­si­ma. Por su­pues­to que hay mu­cho tra­ba­jo de­trás, en­fren­tar­te a can­cio­nes que no has in­ter­pre­ta­do en tu vi­da, y al­gu­nas ni es­cu­cha­do, y co­ger­les el tru­co, lle­va su tiem­po y su pre­pa­ra­ción. Pe­ro eso lo con­si­gues en­sa­yan­do mu­cho y muy du­ro. Y, so­bre to­do, res­pe­tan­do el sig­ni­fi­ca­do y el sen­ti­mien­to ori­gi­nal de las can­cio­nes, co­mo ha­ce­mos no­so­tros. Así es co­mo en­cuen­tras la ma­ne­ra de ha­cer tu­yos los te­mas de un mo­do na­tu­ral. Pe­ro in­sis­to, siem­pre man­te­nien­do el es­pí­ri­tu ori­gi­nal de las can­cio­nes, por­que esa es la cla­ve pa­ra in­ter­pre­tar­los, aun­que sean clá­si­cos del ta­ma­ño de los de Pink Floyd, me­jor in­clu­so que los ori­gi­na­les. ¡Es to­do un re­to, y lo ado­ro! —Pe­ro ha­brá al­gún te­ma que se les re­sis­ta. O que, al me­nos, les ha­ya re­sul­ta­do más di­fí­cil ha­cer su­yo. —¿La más di­fí­cil? Es una pre­gun­ta com­ple­ja, no sa­bría qué res­pon­der. La ver­dad es que to­das y ca­da una de las can­cio­nes que ten­go que can­tar son un au­tén­ti­co desafío pa­ra mí, por­que siem­pre quie­ro que sue­nen me­jor que la ori­gi­nal. Eso es lo más gran­de, un gran es­fuer­zo que da sen­ti­do a to­do. Pe­ro he de re­co­no­cer que can­tar las can­cio­nes de Pink Floyd no es de­ma­sia­do di­fí­cil pa­ra mí. Crée­me, en ca­da es­pec­tácu­lo da­mos el 120 %, su­dor y san­gre pa­ra dar­le a los fans de Pink Floyd un show inol­vi­da­ble.

HE DE RE­CO­NO­CER QUE CAN­TAR LOS TE­MAS DE PINK FLOYD NO ES MUY DI­FÍ­CIL PA­RA MÍ»

HE VIS­TO A FANS DE PINK FLOYD DE LOS DU­ROS ACER­CAR­SE PA­RA FE­LI­CI­TAR­NOS»

—Pink Floyd tie­ne dis­cos muy di­fe­ren­tes y han pa­sa­do por eta­pas muy dis­pa­res, des­de el rock psi­co­dé­li­co es­pa­cial de su pri­mer dis­co, has­ta tex­tu­ras más tea­tra­les co­mo «The Wall». ¿Qué Pink Floyd le gus­ta más in­ter­pre­tar?

—Mis par­tes vo­ca­les son to­das muy có­mo­das pa­ra mí, por­que mi tono me lo per­mi­te. Las can­cio­nes que sue­lo com­po­ner e in­ter­pre­tar sue­len ser bas­tan­te más exi­gen­tes en ese sen­ti­do. He en­con­tra­do y apren­di­do otras mu­chas co­sas ma­ra­vi­llo­sas es­tu­dian­do la música de Pink Floyd, so­bre to­do a ni­vel com­po­si­ti­vo, co­mo el mo­do con el que jue­gan con el rit­mo de las pa­la­bras. Pe­ro res­pec­to a can­tar, no son te­mas tan exi­gen­tes.

—En­tre la in­fi­ni­dad de can­cio­nes de Pink Floyd, ¿có­mo se las arre­glan pa­ra ha­cer una se­lec­ción que que­pa en el es­pec­tácu­lo? ¿Qué cri­te­rios si­guen pa­ra es­co­ger cuál en­tra y cuál se que­da fue­ra?

—Es Juan Fran Senabre, el di­rec­tor y men­te pen­san­te del es­pec­tácu­lo el que tie­ne muy cla­ro qué can­cio­nes de­ben en­trar. Se fi­ja en no­so­tros, los can­tan­tes, y nos ad­ju­di­ca a ca­da uno los te­mas que cree que nos irán me­jor. Pe­ro ade­más se en­car­ga de crear tam­bién to­do lo que ro­dea a es­tas can­cio­nes y que lo con­vier­ten en un au­tén­ti­co es­pec­tácu­lo, co­mo el in­men­so jue­go de lu­ces, el es­ce­na­rio o to­do el di­se­ño de so­ni­do.

—¿Có­mo reac­cio­nan los fans de Pink Floyd an­te un es­pec­tácu­lo co­mo es­te? ¿Les sue­le gus­tar, lo en­tien­den o, por el con­tra­rio, creen que con las can­cio­nes de su gru­po es me­jor no an­dar ju­gan­do?

—Las reac­cio­nes sue­len ser siem­pre po­si­ti­vas y, en oca­sio­nes, in­clu­so abru­ma­do­ras. He vis­to co­mo, al ter­mi­nar el con­cier­to, unos fans de Pink Floyd de los du­ros se acer­ca­ron a no­so­tros pa­ra sa­car­se unas fo­tos y con­tar­nos có­mo lo ha­bían pa­sa­do, có­mo les ha­bía gus­ta­do el es­pec­tácu­lo, a pe­sar de que re­co­no­cían que al prin­ci­pio ha­bían asis­ti­do con to­dos los te­mo­res del mun­do, sin sa­ber de qué iba y lo que se iban a en­con­trar. Pe­ro les con­ven­ció, y eran de

los pu­ris­tas.

—¿Y sa­ben lo que pien­san Ro­ger Wa­ters o David Gil­mour so­bre es­te show?

—La ver­dad es que no lo sé. Pe­ro es­toy con­ven­ci­do de que les en­can­ta­ría, por­que no se tra­ta de un tri­bu­to más. Ve­rían el res­pe­to con el que tra­ta­mos su música, có­mo cui­da­mos sus can­cio­nes pa­ra to­car­las y can­tar­las con tan­ta pa­sión co­mo amor.

—¿Es us­ted fan de Pink Floyd?

—Sin­ce­ra­men­te, no. Nun­ca he si­do fan de Pink Floyd, pe­ro he apren­di­do a amar sus can­cio­nes es­tu­dián­do­las y en­sa­yán­do­las pa­ra el es­pec­tácu­lo. Ahí es cuan­do des­cu­brí por qué tan­ta gen­te alu­ci­na con su música. Por­que no ca­be du­da de que tie­nen una co­lec­ción de can­cio­nes in­creí­ble, co­mo po­cos gru­pos pue­den pre­su­mir. Y so­bre to­do son muy au­tén­ti­cas.

—A mí me gus­ta par­ti­cu­lar­men­te su pri­me­ra eta­pa, cuan­do to­da­vía es­ta­ba Syd Ba­rrett en el gru­po. Pe­ro me te­mo que no de­be ha­ber mu­chas can­cio­nes fir­ma­das por él en el re­per­to­rio que lle­van us­te­des al di­rec­to, ¿no?.

—Nun­ca se sa­be, por­que des­pués de unos cuan­tos con­cier­tos cam­bia­mos par­tes de nues­tro lis­ta­do de can­cio­nes pa­ra man­te­ner el es­pec­tácu­lo fres­co y ex­ci­tan­te, que sue­ne a nue­vo. Así que cual­quier co­sa po­dría pa­sar.

—So­bre el es­ce­na­rio tie­nen tres vo­ces ra­di­cal­men­te di­fe­ren­tes: la su­ya, la de Pablo Pe­rea y la de Mi­che­le McCain. ¿Có­mo se di­vi­den la ta­rea? ¿Em­pas­tan bien sus vo­ces jun­tas?

—Nues­tras vo­ces se mez­clan y sue­nan ma­ra­vi­llo­sa­men­te jun­tas. Pe­ro ne­ce­si­tas ver el es­pec­tácu­lo pa­ra dar­te cuen­ta de lo que es­toy ha­blan­do, no pue­des ima­gi­nar­te có­mo sue­na. Al­gu­nos te­mas los com­par­ti­mos, los can­ta­mos jun­tos, y otros por se­pa­ra­do, en so­li­ta­rio. Eso da mu­cho jue­go. Yo, par­ti­cu­lar­men­te, es­toy en­can­ta­do de es­tar acom­pa­ña­do ca­da no­che por dos vo­ces de la ca­te­go­ría de las de Mi­che­le y Pablo. Son in­creí­bles. Ade­más, lle­va­mos gi­ran­do y tra­ba­jan­do jun­tos des­de ha­ce al­gu­nos años con otras pro­duc­cio­nes de Moon World, co­mo Symphonic Rhap­sody of Queen o His­tory of Rock, así que nos co­no­ce­mos bien, na­da es nue­vo pa­ra no­so­tros.

MA­RIAN PAS­TOR AMA­ZON

Opinions

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.