El escritor ex­tra­or­di­na­rio

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LETRAS - «GRAPHICLASSIC»

RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS | Con Julio Ver­ne su­ce­de al­go pa­re­ci­do a lo que —sub­ra­ya­ba un día con acier­to mi que­ri­do y ad­mi­ra­do Fer­nan­do Sa­va­ter— acon­te­ce con Don Qui­jo­te de la Man­cha: que to­do el mun­do cree ha­ber­lo leí­do de ver­dad. Lo cree sin en­ga­ños, no por mo­da, ci­nis­mo o afán de dar­se po­te cul­tu­ral, sino por­que al­gu­nas de las no­ve­las más cé­le­bres de Ver­ne son par­te cons­ti­tu­ti­va de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal. Y es que sin el ca­pi­tán Ne­mo o Phi­leas Fogg, como sin don Alon­so Qui­jano, el mun­do de re­fe­ren­cias cul­tu­ra­les que nos ro­dea re­sul­ta­ría in­con­ce­bi­ble. ¿Y qué de­cir de La Is­la del te­so­ro o Moby Dick, otras dos no­ve­las que cree ha­ber leí­do mu­cha más gen­te de la que en reali­dad las ha te­ni­do al­gu­na vez de ver­dad en­tre sus ma­nos o, ha­bién­do­las te­ni­do, ha de­ci­di­do hin­car­le el dien­te?

Y di­go nue­va­men­te de ver­dad cons­cien­te de que aquí re­si­de en gran me­di­da el quid de la cues­tión. La is­la del Te­so­ro o Moby Dick cons­ti­tu­yen una in­me­jo­ra­ble mues­tra de lo que tra­to de ex­pli­car por­que esas dos no­ve­las ma­ra­vi­llo­sas —que lo son pe­se a sus gran­des di­fe­ren­cias— han pa­sa­do por el mis­mo pro­ce­so de po­pu­la­ri­za­ción que un pu­ña­do de las me­jo­res de la in­men­sa pro­duc­ción ver­nia­na y so­bre to­do de aque­llas que se ins­cri­ben den­tro del ci­clo de los Vo­ya­ges Ex­traor­di­nai­res: di­ga­mos, ci­ñén­do­nos a las más co­no­ci­das, Cin­co se­ma­nas en glo­bo, Via­je al cen­tro de la tie­rra, La vuel­ta al mun­do en ochen­ta días o Vein­te mil le­guas de via­je sub­ma­rino. Las cua­tro han si­do ob­je­to de mul­ti­tud de edi­cio­nes in­fan­ti­les (yo con­ser­vo como una jo­ya las edi­ta­das por Bru­gue­ra en dos ta­ma­ños, con tex­to e ilus­tra­cio­nes en pá­gi­nas opues­tas), có­mics, películas de di­bu­jos ani­ma­dos y mul­ti­tud de ver­sio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas que, en con­jun­to, han lle­va­do la obra de Ver­ne a un pú­bli­co am­plí­si­mo que no ha leí­do nun­ca, o lo ha he­cho con cuen­ta­go­tas, los li­bros del ge­nial crea- dor de Nan­tes. Así, y por po­ner so­lo dos ejem­plos ar­chi­co­no­ci­dos, los au­tén­ti­cos lec­to­res de Vein­te mil le­guas de via­je sub­ma­rino son, sin du­da, mu­chos me­nos de los que han vis­to la pe­lí­cu­la en la que el ca­pi­tán Ne­mo era in­ter­pre­ta­do por Ja­mes Ma­son (di­ri­gi­da por Ri­chard Fleis­cher en 1954), del mis­mo mo­do que los es­pec­ta­do­res de La vuel­ta al mun­do en ochen­ta días in­ter­pre­ta­da, en­tre otros, por Da­vid Ni­ven y Can­tin- flas, en los pa­pe­les de Fogg y Pas­se­par­tout (di­ri­gi­da en 1956 por Mi­chael An­der­son) su­pe­ran muy de lar­go a quie­nes han leí­do el de­li­cio­so li­bro en que se ba­sa. Es po­si­ble, en su­ma, que películas, edi­cio­nes in­fan­ti­les y có­mics no ha­yan con­tri­bui­do de­ci­si­va­men­te a ani­mar a la lec­tu­ra de los li­bros en que, con ma­yor o me­nor li­ber­tad, se han ba­sa­do to­dos esos instrumentos cul­tu­ra­les, pe­ro su efec­to no ha si­do por eso me­nos evi­den­te: po­pu­la­ri­zar his­to­rias que pro­ba­ble­men­te los li­bros por sí so­los ja­más hu­bie­ran con­se­gui­do lle­var a tan­ta gen­te, crean­do así au­tén­ti­cos ico­nos cul­tu­ra­les de la mo­der­ni­dad.

Car­los Urion­do (Char­les Caum), im­pul­sor he­roi­co de ese ex­cep­cio­nal pro­yec- to cul­tu­ral que es la re­vis­ta ilus­tra­da Graphiclassic, si­gue la sen­da mar­ca­da por sus dos pri­me­ros nú­me­ros, de­di­ca­dos a Moby Dick ya La is­la del te­so­ro, con es­te ter­ce­ro, so­bre Ju­les Ver­ne, que ha de­ci­di­do di­vi­dir en dos vo­lú­me­nes: uno so­bre el gran au­tor fran­cés ( El fu­tu­ro so­bre­pa­sa­do) y otro so­bre su obra ( Tie­rra, Mar, Ai­re, Fue­go). La fór­mu­la es la ya co­no­ci­da por los se­gui­do­res de la re­vis­ta, que sin em­bar­go no de­ja­mos de asom­brar­nos de que ca­da nú­me­ro sea ca­paz de es­tar al ni­vel del an­te­rior o de in­clu­so su­pe­rar­lo: una nó­mi­na de ar­ti­cu­lis­tas de pri­me­ra (aho­ra, en­tre otros, Sa­va­ter, Martínez de Pi­són, Jua­na Sa­la­bert, Jor­di Cos­ta, ade­más, cla­ro, del pro­pio Urion­do), de ilus­tra­do­res de ni­vel ex­cep­cio­nal (en es­te nú­me­ro, en­tre otros, nues­tro com­pa­ñe­ro de La Voz Da­vid Pin­tor, au­tor de una so­ber­bia por­ta­da) y una cui­da­dí­si­ma edi­ción, don­de ilus­tra­cio­nes, fo­tos y car­te­les, con­vier­ten ca­da nú­me­ro de Graphiclassic en un in­su­pe­ra­ble pla­cer pa­ra la vis­ta. Graphiclassic nos de­vuel­ve, en su­ma, en­vuel­to en una pre­sen­ta­ción de lu­jo, to­do ese mun­do que ha he­cho de Ver­ne un ge­nio uni­ver­sal, ad­mi­ra­do in­clu­so por quie­nes creen ha­ber­lo leí­do sin ha­ber pues­to un ojo ja­más so­bre sus pá­gi­nas.

GRAPHICLASSIC» NOS DE­VUEL­VE EN UNA EDI­CIÓN DE LU­JO TO­DO ESE MUN­DO QUE HA HE­CHO DE JULIO VER­NE UN GE­NIO UNI­VER­SAL

POR­TA­DA. « Graphiclassic» reúne en su ter­cer nú­me­ro a una trein­te­na de au­to­res, en­tre es­cri­to­res e ilus­tra­do­res (en la fo­to, la ima­gen de la cu­bier­ta fir­ma­da por Da­vid Pin­tor), en torno a la fi­gu­ra de Julio Ver­ne. A es­te mo­no­grá­fi­co le se­gui­rá un se­gun­do to­mo de­di­ca­do a la obra del escritor fran­cés

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.