Ma­tar hom­bres

¿INNISFREE?... SÍ­GA­ME «SIN PER­DÓN» (1992)

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CINE -

JOSE BA­RREI­RO | Wi­lliam Munny vi­ve en una ca­su­cha en medio de la na­da con sus dos hi­jos. A su al­re­de­dor hay unos cuan­tos puer­cos en­fer­mos, un árbol y una tum­ba for­dia­na en la que es­tá en­te­rra­da su mu­jer, que con­tra to­do pro­nós­ti­co con­si­guió re­di­mir a un ase­sino de re­nom­bre. Como en el ci­ne de Ford, la pre­sen­cia de al­guien au­sen­te cue­ce la his­to­ria a fue­go len­to. Un día, apa­re­ce un ji­ne­te en el ho­ri­zon­te que trae una pro­po­si­ción: vol­ver a su an­ti­guo ofi­cio de ma­tar hom­bres. Unas pros­ti­tu­tas ofre­cen mil dó­la­res de re­com­pen­sa por la muer­te de dos ti­pos que han mar­ca­do a cu­chi­lla­das la ca­ra de una de ellas. Wi­lliam Munny es­tá vie­jo, cae del ca­ba­llo, ya no dis­pa­ra bien, pe­ro ne­ce­si­ta el di­ne­ro. Se acer­ca a la ca­ba­ña de un an­ti­guo com­pa­ñe­ro, Ned Lo­gan, pa­ra que se una al gru­po y es­te le es­pe­ta: «Si Clau­dia es­tu­vie­ra vi­va, no lo ha­rías».

Co­mien­za así el via­je de unos per­so­na­jes lle­nos de pa­sa­do y es­ca­sos de fu­tu­ro en el que Clint East­wood rin­de un ma­ra­vi­llo­so ho­me­na­je al wes­tern al tiem­po que lo des­mi­ti­fi­ca. Aquí los pis­to­le­ros no es­tán idea­li­za­dos: a tra­vés de W. W. Beau­champ, el bió­gra­fo que va sal­tan­do de ma­ta­chín en ma­ta­chín mien­tras re­gis­tra sus fe­cho­rías, es de­cir, su cu­rrí­cu­lum, des­cu­bri­mos un mun­do de fal­se­da­des, cha­pu­zas y due­los co­cham­bro­sos don­de las le­yen­das se com­por­tan como ce­le­bri­ties. East­wood rue­da una pe­lí­cu­la ele­gía­ca y os­cu­ra, como un ca­lle­jón de ci­ne ne­gro. El pro­ta­go­nis­ta arras­tra una mor­ti­fi­ca­ción y unos re­mor­di­mien­tos ate­rra­do­res. A lo lar­go de la na­rra­ción, el guion nos va ofre­cien­do briz­nas de su pa­sa­do de­jan­do en­tre­ver has­ta qué pun­to el whisky lo con­ver­tía en un car­ni­ce­ro im­pla­ca­ble, y ese go­teo va lle­nan­do y lle­nan­do el va­so de agua has­ta que des­bor­da y con­vier­te el úl­ti­mo tramo de Sin Per­dón en uno de los fi­na­les más ex­plo­si­vos de la his­to­ria del ci­ne. La es­ce­na de la co­li­na, mien­tras es­cu­cha el re­la­to de la muer­te de su ami­go Ned apu­ran­do tra­go a tra­go una bo­te­lla de whisky tras lar­gos años de abs­ti­nen­cia, es asom­bro­sa. Ve­mos fí­si­ca­men­te có­mo se trans­for­ma de nue­vo en el an­ti­guo Wi­lliam Munny de Mis­sou­ri, el mis­mo que di­na­mi­tó un tren ma­tan­do a mu­je­res y ni­ños y que, se­gún Ned, ha he­cho co­sas mu­cho peo­res. Ha re­gre­sa­do y se dis­po­ne a reor­de­nar su repu­tación. A con­ti­nua­ción vie­ne un tra­ve­lling de re­so­nan­cias apo­ca­líp­ti­cas que re­co­rre la ca­lle prin­ci­pal del pue­blo ba­jo una tor­men­ta y que nos mues­tra có­mo han de­co­ra­do el es­ca­pa­ra­te del sa­loon con el ca­dá­ver de Ned. Cuan­do Wi­lliam Munny en­tra en el bar dis­pues­to a ma­tar a to­dos, el es­pec­ta­dor so­lo oye el rui­do de una ba­lle­na blan­ca rom­pien­do las cua­der­nas de un bar­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.