An­to­nio Car­mo­na, to­do pa­sión

An­to­nio Car­mo­na no se ima­gi­na su vi­da sin una gui­ta­rra. Tras seis años de si­len­cio, aca­ba de sa­car “Obras son amo­res”, que so­na­rá en San­tia­go el 27 de ma­yo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - TEX­TO: MON­TSE GAR­CÍA

Aca­bó Men­can­ta, pri­mer sin­gle de su ter­cer dis­co en so­li­ta­rio, el mis­mo día que fa­lle­cía su pa­dre, Juan Ha­bi­chue­la. «Pa­ré to­da mi vi­da por su en­fer­me­dad, lo me­jor que pu­de ha­cer por él y por mí», ex­pli­ca An­to­nio Car­mo­na (Gra­na­da, 1965), que du­ran­te más de dos dé­ca­das for­mó par­te de Ke­ta­ma fu­sio­nan­do el fla­men­co con otros es­ti­los y, des­pués, ha se­gui­do en so­li­ta­rio. En Obras son amo­res qui­so re­cu­pe­rar «ese sa­bor mío, con el aro­ma de mi tie­rra, por­que al es­tar va­rios años en Los Án­ge­les pier­des un po­co la esen­cia». Es­te mú­si­co, que com­par­tió es­ce­na­rio con los gran­des del fla­men­co, pe­ro tam­bién con Frank Si­na­tra, en­tre otros, des­pren­de ama­bi­li­dad y la mis­ma ilu­sión que al­guien que em­pie­za. El sá­ba­do 27 de ma­yo mos­tra­rá es­te nue­vo tra­ba­jo en las Fes­tas da As­cen­sión de San­tia­go. —Seis años de si­len­cio y re­gre­sa si­tuan­do el dis­co en­tre los más ven­di­dos. ¿Aguar­da­ba es­ta res­pues­ta? —Pa­ra na­da, ha si­do una sor­pre­sa ines­pe­ra­da. Uno va ha­cien­do su tra­ba­ji­to pa­so a pa­so y, de re­pen­te, te vie­nen es­tos re­ga­los de la vi­da. —Es­ta vez tam­bién se en­car­ga de la pro­duc­ción, ade­más de voz, com­po­si­ción, percusión... —Siem­pre me in­vo­lu­cro mu­cho, ya lo ha­cía con Ke­ta­ma, des­de el pri­mer clic has­ta la mas­te­ri­za­ción. Me gus­ta to­do el pro­ce­so: com­po­si­ción, es­tu­dio, mon­ta­je del show y, lue­go, los pro­pios shows. Aho­ra, hay que ser un po­co mul­tiu­sos. Siem­pre lo he si­do, em­pe­cé co­mo per­cu­sio­nis­ta y aca­bé de can­tan­te, pe­ro aho­ra hay que ha­cer mu­chas co­sas a la vez. La mú­si­ca lo me­re­ce y hay que ga­nar­le el ti­rón a es­te mo­men­to que es­tá vi­vien­do. —En­ton­ces, ¿cuan­do em­pe­zó no era ne­ce­sa­rio ser tan mul­tiu­sos? —Cuan­do em­pe­cé éra­mos más sal­va­jes. Los dis­cos se ha­cían en dos tar­des y aho­ra he tar­da­do ca­si seis años. Una tardanza por la en­fer­me­dad muy lar­ga de mi pa­dre, pe­ro tam­bién me de­di­qué a otras co­sas, co­mo mú­si­cas pa­ra obras de tea­tro, com­po­ner pa­ra otros artistas, due­tos... —En el dis­co re­cuer­da a su pa­dre Juan Ha­bi­chue­la, a su so­brino fa­lle­ci­do, a Ray Heredia, a su ma­dre... —Sí, lo que ha­go es fil­trar esos re­cuer­dos a tra­vés de mi gui­ta­rra, de mis ca­jo­nes, de mi ma­ne­ra de com­po­ner tan es­pe­cial. Cuan­do di­go es­pe­cial, lo di­go por ar­mo­nías e in­fluen­cias, por­que mi es­ti­lo no pa­re­ce ni fla­men­co ni pop. Es un se­llo muy per­so­nal, más allá de que gus­te o no. Des­pués, me gus­ta re­cor­dar a la gen­te que se ha ido con mu­cha mú­si­ca, no me gus­ta llo­rar­los. A mi pa­dre le hi­ce una rum­ba ale­gre y lo des­pi­do con to­da la ener­gía que ha de­ja­do en mí; a mi so­brino —que se fue con 23 años—, igual. Plas­mo esos re­cuer­dos en los dis­cos por si lue­go no nos acor­da­mos. Des­pués, la gen­te es la que le da la vi­da y te cuen­ta sus his­to­rias: tam­bién tu­ve a mi pa­dre con alz­héi­mer, tu­ve una per­so­na que tu­vo cán­cer... —Pe­se a ello, en el dis­co no se pue­de de­cir que do­mi­ne la tris­te­za. —Es un dis­co pa­ra oír y re­ca­pa­ci­tar. Siem­pre in­ten­to de­jar un men­sa­je. —En es­te tra­ba­jo co­la­bo­ran Alejando Sanz, Jua­nes, Fer­nan­do Oso­rio... ¿Có­mo se con­ju­ga esa di­ver­si­dad? —Es muy fá­cil, co­mo cuan­do vas a una ce­na de ami­gos. ¿No­so­tros có­mo la ter­mi­na­mos? Pues to­can­do, que es lo que sa­be­mos ha­cer. Pa­so tan­tas ho­ras en el es­tu­dio que me da mie­do y di­go: ‘Me voy a que­dar sin ami­gos’. Des­pués, veo que to­dos —Jua­nes, Alejandro...—, son igua­les. Ade­más de muy ami­gos, tie­nen un pul­so pa­re­ci­do al mío, ya que com­po­nen a gui­ta­rra. —Tam­bién es­tán sus com­pa­ñe­ros en Ke­ta­ma, Juan y Jo­se­mi. ¿Ha des­per­ta­do el gu­sa­ni­llo de vol­ver a re­unir­se? —-No lo sé. La in­quie­tud mu­si­cal que te­ne­mos aho­ra ca­da uno es di­fe­ren­te, aun­que siem­pre se de­ja la puer­ta abier­ta a un gru­po tan em­ble­má­ti­co co­mo fue Ke­ta­ma. —Su pa­dre fue re­fe­ren­te del fla­men­co, pe­ro con Ke­ta­ma y aho­ra en so­li­ta­rio, us­ted apues­ta por su fu­sión con otros es­ti­los. ¿Qué le de­cía? —Se reía mu­cho, no con gua­sa. Le ha­cía mu­cha gra­cia cuan­do yo agi­ta­ba la mano an­te 12.000 per­so­nas y es­tas tam­bién lo ha­cían. «Eres ca­paz de que 12.000

per­so­nas ha­gan lo mis­mo», me de­cía. Era una ma­ne­ra di­fe­ren­te de ex­pre­sar. Él me vio to­car con Paco de Lu­cía, con Mo­ren­te, con Ca­ma­rón, pa­sar por to­da la ba­se fla­men­ca an­tes de ha­cer esa fu­sión más in­ter­na­cio­nal, más de ma­sa. Sa­bía que yo co­no­cía el fla­men­co, pe­ro mi in­quie­tud me hi­zo ha­cer una mez­cla de so­ni­dos de otras raí­ces, con las cua­les me ha ido muy bien. Siem­pre res­pe­tó mu­cho la mú­si­ca que yo ha­cía. —Y an­te las crí­ti­cas de los pu­ris­tas, ¿le de­fen­día? —Él tu­vo crí­ti­cas de los pu­ris­tas, por­que fue un trans­gre­sor a la ho­ra de acom­pa­ñar el can­te. Tam­bién En­ri­que Mo­ren­te, Paco de Lu­cía... En­ton­ces, ima­gí­na­te no­so­tros que me­tía­mos ba­te­ría, ba­jo, guitarras eléc­tri­cas... Nos de­cían de to­do, éra­mos he­re­jes del fla­men­co, pe­ro ter­mi­na­ron ha­cien­do li­bros so­bre no­so­tros y se die­ron cuen­ta de que no hi­ci­mos tan mal fla­men­co, sino que acer­ca­mos nues­tra cul­tu­ra que tie­ne tan­tos si­glos a un pú­bli­co jo­ven. —Ha­bla de ha­cer in­ter­na­cio­nal el fla­men­co. ¿Lo ha con­se­gui­do ya? —Aho­ra hay me­nos so­ni­do in­ter­na­cio­nal de fla­men­co. No­so­tros éra­mos más de world mu­sic, pe­ro to­da­vía fal­ta esa pro­duc­ción o ver al­go que sue­ne a fla­men­co y que sal­ga en una ra­dio des­pués de Be­yon­cé. To­da­vía que­da un hue­co que no sé quién lo va a cu­brir. Yo me con­si­de­ro world mu­sic. —En “Ca­ma­ma­si” di­ce: “He cru­za­do por ti to­dos los ma­res”. ¿Por qué los cru­za­ría An­to­nio Car­mo­na? —Por la jus­ti­cia y por la igual­dad. —Abue­lo y pa­dre artistas y, aho­ra, sus hi­jas. —Sí, lo lle­van en el ADN, no se pue­den es­ca­par del «ha­bi­chue­lis­mo». Pen­sa­ba que iban a sa­lir de otra pro­fe­sión, pe­ro no se pue­de. —¿Les da mu­chos consejos? —Que ten­gan na­tu­ra­li­dad, que sean cons­tan­tes, que na­die les ro­be la ale­gría de ser mú­si­cos, por­que es una pro­fe­sión que tie­ne mo­men­tos al­tos y ba­jos, pe­ro la mú­si­ca siem­pre te com­pen­sa en la vi­da. Por mu­cho que lo pa­se­mos bien o mal, siem­pre es­tá tu gui­ta­rra y com­po­ner. —¿Se los dio su pa­dre a us­ted? —Más que consejos, eran vi­ven­cias. De pe­que­ño me iba con él a los fes­ti­va­les de fla­men­co. Él to­ca­ba con las má­xi­mas fi­gu­ras y lue­go con los afi­cio­na­dos del pue­blo. Eso es un men­sa­je, por­que na­die que­ría ha­cer­lo. —¿Le que­dan sue­ños por cum­plir? —Me ha­ce ilu­sión que mis hi­jas sean mú­si­cas, ver­las en un es­ce­na­rio dis­fru­tar, ade­más de yo po­der to­car mi gui­ta­rra y ex­pre­sar mis sen­ti­mien­tos, que nun­ca se me va­ya esa ins­pi­ra­ción. Yo soy fe­liz así. La ilu­sión mas gran­de es se­guir to­can­do.

FO­TO: PACO RO­DRÍ­GUEZ

PACO RO­DRÍ­GUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.