ENTREVISTA A JUAN MARSÉ, QUE ACA­BA DE PU­BLI­CAR «CO­LEC­CIÓN PAR­TI­CU­LAR»

Al­gu­na vez ha di­cho que em­pe­zó a es­cri­bir sin que­rer, cuan­do de jo­ven le pe­día a su ve­ci­na que le pa­sa­ra a má­qui­na sus ma­nus­cri­tos. Aún hoy no sa­be si lo ha­cía por­que le gus­ta­ba es­cri­bir o por­que le gus­ta­ba la chi­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - TEX­TO: BEA­TRIZ PÉ­REZ

Juan Marsé (Bar­ce­lo­na, 1933), aquel mu­cha­cho que en­tró en la li­te­ra­tu­ra sien­do apren­diz de jo­ye­ro, aca­ba de pu­bli­car Co­lec­ción par­ti­cu­lar (Lu­men), una re­co­pi­la­ción de re­la­tos (que in­clu­ye un cuen­to iné­di­to na­ci­do de un guion de ci­ne) en la que el crítico Ig­na­cio Eche­va­rría, en­car­ga­do de la se­lec­ción, ha reuni­do al­gu­nas de las cla­ves del mun­do de Marsé, ga­na­dor del Cer­van­tes en el 2008. Las «aven­tis», el ci­ne y su «alien­to épi­co» (en pa­la­bras de Eche­va­rría), el hu­mor o la sá­ti­ra se en­tre­mez­clan y con­fi­gu­ran una es­pe­cie de va­de­mé­cum de la li­te­ra­tu­ra del que es el es­cri­tor por ex­ce­len­cia del ba­rrio del Gui­nar­dó. —Eche­va­rría abre el pró­lo­go di­cien­do que le con­si­de­ra un «na­rra­dor», fi­gu­ra an­te­rior al no­ve­lis­ta. ¿Y us­ted qué se con­si­de­ra? —Nun­ca me ha gus­ta­do dis­cu­tir las opi­nio­nes de los es­pe­cia­lis­tas, pe­ro com­pren­do su pro­pues­ta. Él en­tien­de que hay bue­nos no­ve­lis­tas a los que sin em- bar­go no se les pue­de apli­car el ca­li­fi­ca­ti­vo es­tric­to de «na­rra­dor» por­que po­nen más én­fa­sis en cier­tas for­mas de es­truc­tu­ra y de len­gua­je. Ci­ta a Cela co­mo buen no­ve­lis­ta pe­ro na­rra­dor me­dio­cre —yo es­toy de acuer­do—. Y al re­vés: uno pue­de ser un buen na­rra­dor y no ser exac­ta­men­te un gran no­ve­lis­ta. Por ejem­plo, pa­ra mí los cuen­tos de He­ming­way son mu­cho me­jo­res que sus no­ve­las por­que He­ming­way po­ne el acen­to en el ar­te de con­tar con orí­ge­nes ora­les. —En «Co­lec­ción par­ti­cu­lar», de he­cho, hay un re­la­to que pro­vie­ne de la tra­di­ción oral. —Sí, Te­nien­te Bravo. Yo lo con­ta­ba co­mo una es­pe­cie de anéc­do­ta, de chis­te, era al­go que me ha­bía pa­sa­do ha­cien­do el ser­vi­cio mi­li­tar en Ceu­ta du­ran­te una ins­truc­ción de gim­na­sia con el te­nien­te Bravo —se lla­ma­ba así—. Es­to lo con­té du­ran­te años y te­nía mu­cho éxi­to; re­cuer­do que Ma­no­lo [Váz­quez Mon­tal­bán] siem­pre me pe­día que lo con­ta­ra en co­mi­das con ami­gos. Fi­nal­men­te, em­pu­ja­do por él, de­ci­dí es­cri­bir el cuen­to. Exis­te una re­la­ción di­rec­ta en­tre cier­ta for­ma de na­rrar y la tra­di­ción oral. —A lo lar­go de su vi­da ha es­cri­to mu­cha más no­ve­la que cuen­to y ello pe­se a que nun­ca ha es­con­di­do su que­ren­cia por es­te gé­ne­ro. ¿Por qué es­ta es­ca­sez? — No ten­go la me­nor idea. Al­gu­nos re­la­tos que es­cri­bí pro­ve­nían de un en­car­go muy abs­trac­to. Por ejem­plo, en la épo­ca en que ha­cía­mos la re­vis­ta Por fa­vor me en­car­ga­ron el cuen­to El pac­to [in­clui­do en Co­lec­ción par­ti­cu­lar], que es una his­to­ria po­lí­ti­ca. Sin em­bar­go, nun­ca tu­ve el de­seo de pu­bli­car un li­bro en­te­ra­men­te de re­la­tos, no sé por qué. Siem­pre es­tu­ve muy me­ti­do en no­ve­la lar­ga. Es­cri­bía cuen­tos en los in­ter­va­los en­tre la es­cri­tu­ra de las no­ve­las, que es lo que más me gus­ta es­cri­bir. — En «El pac­to», am­bien­ta­do en la Tran­si­ción, es­cri­be us­ted: «En­fun­de­mos la me­mo­ria, nos con­vie­ne a los dos. Es la ho­ra de pac­tar. Por el bien de to­dos». ¿Si­guen vi­gen­tes es­tas pa­la­bras hoy? —Eso pa­re­ce. En po­lí­ti­ca ha­brá que pac­tar siem­pre, al me­nos en la po­lí­ti­ca que yo en­tien­do co­mo tal. Pe­ro aho­ra pue­de que es­ta idea es­té más vi­gen­te que nun­ca, pues se no­ta una fal­ta de pac­tos, so­bre to­do en la iz­quier­da, que es­tá bas­tan­te di­vi­di­da y que ha si­do la cau­sa de bas­tan­tes desas­tres. —A me­nu­do con­ce­de un pa­pel pro­ta­go­nis­ta en sus cuen­tos a las «aven­tis», his­to­rias in­ven­ta­das por ni­ños pa­ra huir de la reali­dad. ¿Por qué? —La ima­gi­na­ción, tan­to si es in­fan­til co­mo si es adul­ta, es un fac­tor pri­mor­dial en to­da crea­ción li­te­ra­ria. Du­ran­te la es­cri­tu­ra de Si te di­cen que caí [1973], re­cor­dé có­mo ju­gá­ba­mos cuan­do éra­mos ni­ños, en la pos­gue­rra, sin ape­nas ju­gue­tes. Pe­ro eso nos lle­vó a sen­tar­nos y a con­tar his­to­rias re­la­cio­na­das con los te­beos que leía­mos, con las pe­lí­cu­las que veía­mos. —His­to­rias en las que us­te­des ins­ti­la­ban he­chos reales. —Sí, y tam­bién me­mo­rias fa­mi­lia­res. Ca­si to­dos te­nía­mos a al­guien en el exi­lio, al­guien que ha­bía muer­to du­ran­te la gue­rra, al­guien que es­ta­ba es­con­di­do. En fin, in­tro­du­cía­mos en esas his-

torias ele­men­tos de una reali­dad sórdida que úni­ca­men­te po­día­mos en­tre­ver, pe­ro que es­ta­ba ahí. La «aven­tis», en tan­to que cé­lu­la li­te­ra­ria que iba a or­ga­ni­zar to­da la es­truc­tu­ra de

Si te di­cen que caí, fue la gran so­lu­ción que en­con­tré. Así que la «aven­tis», esa in­ven­ción ju­ve­nil de la in­fan­cia acer­ca de la reali­dad mez­cla­da con la fic­ción, fue la so­lu­ción. —«No­ches de Bo­cac­cio», no in­clui­do en es­te li­bro, na­ció co­mo otros de sus cuen­tos por en­car­go. Fue Bea­triz de Mou­ra quien le pi­dió una re­fle­xión so­bre la Gau­che Di­vi­ne. —Es más bien una pa­ro­dia de la Gau­che Di­vi­ne. No fue in­clui­do por­que Eche­va­rría con­si­de­ró que no aca­ba­ba de en­ca­jar. Hay otro cuen­to que sí apa­re­ce en es­te vo­lu­men, La li­ga ro­ja en el mus­lo mo­reno, que fue tam­bién un en­car­go, en es­te ca­so de Est­her Tus­quets pa­ra un li­bro so­bre re­la­tos eró­ti­cos que pen­sa­ba en­car­gar a cin­co o seis es­cri­to­res. Pe­ro so­lo se lo en­tre­ga­mos Ana Ma­ría Moix y yo, así que el li­bro al fi­nal no sa­lió. —Y ese cuen­to eró­ti­co su­po­ne una ra­re­za en su obra. —Sí, por­que yo nun­ca ha­bía es­cri­to al­go así. Est­her me lo en­car­gó por­que yo era miem­bro del ju­ra­do de La Son­ri­sa Ver­ti­cal, la co­lec­ción de Tus­quets di­ri­gi­da por Gar­cía Ber­lan­ga que pu­bli­ca­ba no­ve­la eró­ti­ca. Yo me abu­rría mu­chí­si­mo. No en­con­tra­ba va­lo­res li­te­ra­rios en los ori­gi­na­les que nos lle­ga­ban, lo que leía era una es­pe­cie de gim­na­sia se­xual que me abu­rría... Pe­ro cuan­do Est­her me pro­pu­so es­cri­bir un cuen­to eró­ti­co, acep­té y me di­je que, si lo ha­cía, lo ha­ría a fon­do. Una vez ter­mi­na­do La li­ga ro­ja en el mus­lo

mo­reno —don­de afor­tu­na­da­men­te hay bas­tan­te hu­mor— re­cuer­do que re­fle­xio­né so­bre si de­ja­ba a la mu­jer en una si­tua­ción de­gra­dan­te. Est­her me di­jo que de nin­gún mo­do. —El ci­ne siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te en su obra y en es­ta re­co­pi­la­ción de cuen­tos no iba a ser me­nos: ahí es­tá, por ejem­plo, «El fan­tas­ma del ci­ne Roxy». ¿Có­mo le ha in­flui­do es­te ar­te? —No ten­go la me­nor du­da de que hay una gran in­fluen­cia del ci­ne en mi obra y es­toy por de­cir que en la de cual­quier es­cri­tor del si­glo XX. No es po­si­ble des­pren­der­se de la in­fluen­cia del ci­ne en la na­rra­ti­va del si­glo XX. El ci­ne es un ar­te na­rra­ti­vo ba­sa­do en la ima­gen y, en es­te sen­ti­do, el ci­ne mudo era me­jor que el ha­bla­do por­que se va­lía so­lo de la ima­gen pa­ra con­tar la his­to­ria. Hoy el ci­ne es­tá mu­rien­do en ma­nos de la tec­no­lo­gía, pe­ro es­ta es otra his­to­ria.

JAI­ME ABAS­CAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.