Los hé­roes de Al­mu­de­na Gran­des

¿CUÁ­LES SON LAS LEC­TU­RAS DE LOS PRO­TA­GO­NIS­TAS DE LAS SE­RIES DE TE­LE­VI­SIÓN? ANDY CHANGO: «EX­CEP­TO DY­LAN Y TRES MÁS, EL ROCK ENVEJECE MUY MAL»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - PORTADA - TEX­TO: EN­RI­QUE CLE­MEN­TE

uar­ta en­tre­ga de sus Epi­so­dios de una gue­rra in­ter­mi­na­ble, Los pa­cien­tes del doc­tor Gar­cía es una no­ve­la de es­pías y na­zis, un th­ri­ller po­lí­ti­co, una reivin­di­ca­ción del pa­pel de los re­pu­bli­ca­nos bur­gue­ses y un va­ra­pa­lo a las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les que hi­cie­ron po­si­ble la vic­to­ria de Fran­co y lue­go lo con­so­li­da­ron en el po­der.

—Co­mo en las an­te­rio­res no­ve­las de la se­rie, to­ma par­ti­do cla­ra­men­te por la Re­pú­bli­ca. Se la ha acu­sa­do de ma­ni­quea.

—En pri­mer lu­gar, pien­so que la ob­je­ti­vi­dad es una qui­me­ra, no exis­te, por­que es­cri­bir es mi­rar el mun­do y con­tar lo que uno ve y no se pue­de exi­gir ni es­pe­rar que na­die, sea es­cri­tor o in­clu­so his­to­ria­dor, ab­ju­re de sus prin­ci­pios, de lo que le pa­re­ce que es bueno o es ma­lo, jus­to o in­jus­to. Por tan­to, la ob­je­ti­vi­dad es una qui­me­ra y no exis­te y cual­quier in­te­lec­tual ho­nes­to de­be em­pe­zar por re­co­no­cer­lo. Apar­te de eso, creo que la fun­ción de un no­ve­lis­ta no es ser neu­tral. Uno de los atri­bu­tos fun­da­men­ta­les del na­rra­dor es la li­ber­tad. Es ver­dad que yo no soy neu­tral, pe­ro creo que es muy anó­ma­lo que en un país con una cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca y una de­mo­cra­cia pre­sun­ta­men­te ma­du­ra y con­so­li­da­da se exi­ja neu­tra­li­dad al no­ve­lis­ta co­mo ga­ran­tía de no se sa­be muy bien qué al na­rrar un con­flic­to en­tre de­mó­cra­tas y fas­cis­tas. Si de ver­dad cree­mos en los va­lo­res que pre­co­ni­za nues­tra Cons­ti­tu­ción, no en­tien­do la ob­se­sión por la neu­tra­li­dad.

—La crí­ti­ca que ha­ce de las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les es de­mo­le­do­ra.

—Efec­ti­va­men­te. Yo creo que el prin­ci­pal alia­do de Fran­co no fue el Eje sino el Co­mi­té de no in­ter­ven­ción de Lon­dres, que im­pi­dió que la Re­pú­bli­ca pu­die­ra ar­mar­se, que los en­víos pa­ga­dos le­gal­men­te con di­ne­ro re­pu­bli­cano pu­die­ran pa­sar la fron­te­ra. Fue tre­men­da­men­te par­cial por­que ce­rró la puer­ta a la Re­pú­bli­ca, pe­ro de­jó abier­ta la puer­ta por la que el Eje abas­te­cía a Fran­co.

—Los re­pu­bli­ca­nos con­fia­ban en que, tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, con la de­rro­ta del na­zis­mo, los alia­dos de­rri­ba­rían tam­bién a Fran­co.

—Real­men­te to­das las no­ve­las de la se­rie cuen­tan lo que fue la gran qui­me­ra, la gran en­te­le­quia de los re­pu­bli­ca­nos, que siem­pre es­pe­ra­ron que des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun- dial los alia­dos qui­ta­rían a Fran­co del po­der. Pe­ro en reali­dad el gran pro­ble­ma fue que a los alia­dos Fran­co les gus­ta­ba más que los de­mó­cra­tas es­pa­ño­les. Cuan­do la ló­gi­ca de la Gue­rra Fría em­pe­zó a im­pe­rar fue la pun­ti­lla. Aho­ra es muy fá­cil de­cir, con la in­for­ma­ción que te­ne­mos, que los re­pu­bli­ca­nos fue­ron unos in­ge­nuos, pe­ro en los años 40 lo más ra­zo­na­ble era pen­sar que su­ce­de­ría lo con­tra­rio de lo que pa­só. Es­ta es una no­ve­la con na­zis, pe­ro los ma­los más ma­los no son los na­zis, que al fin y al ca­bo, re­pre­sen­tan­do el mal, siem­pre fue­ron lea­les con Fran­co, que era su alia­do. Los que fue­ron des­lea­les a la Re­pú­bli­ca fue­ron las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les, que eran teó­ri­ca­men­te sus alia­dos. Hi­cie­ron to­da una se­rie de pi­rue­tas dia­léc­ti­cas, di­plo­má­ti­cas y po­lí­ti­cas pa­ra, en de­fi­ni­ti­va, con­sa­grar a Fran­co en el po­der. La con­se­cuen­cia fue que mien­tras en la se­gun­da mi­tad de los años 40 en los paí­ses del Eje ha­bía de­mo­cra­cia, or­gu­llo na­cio­nal y Plan Mars­hall aquí no hu­bo ab­so­lu­ta­men­te na­da y así es­ta­mos.

—Reivin­di­ca a la bur­gue­sía re­pu­bli­ca­na de iz­quier­das, que hi­zo po­si­ble la Re­pú­bli­ca.

—En la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la hay una co­rrec­ción po­lí­ti­ca en­cu­bier­ta que ha ex­ter­mi­na­do a una cla­se so­cial, la bur­gue­sía re­pu­bli­ca­na ha si­do bo­rra­da del re­la­to y eso es muy in­jus­to por­que sin bur­gue­ses re­pu­bli­ca­nos no ha­bría exis­ti­do nun­ca la Re­pú­bli­ca. En la na­rra­ti­va de es­tos tiem­pos, los re­pu­bli­ca­nos son o víc­ti­mas o ver­du­gos, pe­ro ade­más son in­cul­tos, ig­no­ran­tes, ma­ni­pu­la­dos, gen­te de pue­blo que no te­nía un du­ro, ren­co­ro­sos que se de­jan em­bo­rra­char por la vio­len­cia o en­ga­ña­dos por fuer­zas del mal. Si no hu­bie­ra ha­bi­do pro­fe­so­res, in­te­lec­tua­les, ca­te­drá­ti­cos, fi­ló­so­fos, po­lí­ti­cos, jue­ces re­pu­bli­ca­nos no se ha­bría po­di­do le­van­tar el Es­ta­do, no se ha­bría po­di­do re­dac­tar la Cons­ti­tu­ción en 1931. En es­ta no­ve­la vuel­vo a con­tar una his­to­ria de re­sis­ten­cia, en es­te ca­so di­plo­má­ti­ca, que per­vi­vió du­ran­te dé­ca­das. Y pa­ra con­tar­la so­lo po­día ha­cer­lo des­de esa cla­se so­cial.

—Un per­so­na­je cen­tral es Cla­ra Stauf­fer, que li­de­ra­ba una red de eva­sión de cri­mi­na­les na­zis des­de Es­pa­ña a Su­da­mé­ri­ca.

—Lo que me mo­ti­vó a es­cri­bir es­ta no­ve­la fue la fi­gu­ra de Cla­ra Stauf­fer, que es muy com­ple­ja, muy in­tere­san­te, lle­na de con­tra­dic­cio­nes y de án­gu­los. Por un la­do, en su ju­ven­tud triun­fó co­mo de­por­tis­ta de una for­ma acor­de con los nue­vos tiem­pos de li­ber­tad de las mu­je­res que co­rrían en la Es­pa­ña de la Re-

pú­bli­ca, que se hi­zo ami­ga de Pi­lar Pri­mo de Ri­ve­ra, fue una de las fun­da­do­ras de la Sec­ción Fe­me­ni­na y lle­gó al ter­cer pel­da­ño de la or­ga­ni­za­ción muy pron­to. Cuan­do triun­fó Fran­co y lle­ga­ron al po­der lo que hi­cie­ron ella y sus ami­gas fue prohi­bir a las mu­je­res es­pa­ño­las to­do lo que a ellas las ha­bía he­cho co­mo eran.

—¿Por qué es tan fas­ci­nan­te?

—Te­nía do­ble na­cio­na­li­dad y do­ble mi­li­tan­cia, era na­zi en Ale­ma­nia y fran­quis­ta en Es­pa­ña. Pe­ro le­jos de asu­mir el pa­pel pa­si­vo que pa­re­cía más pro­pio de las mu­je­res en ese tiem­po, fue muy ac­ti­va, ac­tuó co­mo en­la­ce en­tre el Go­bierno de Bur­gos y el de Ber­lín en di­ver­sas oca­sio­nes y lue­go, des­pués de la II Gue­rra Mun­dial, mon­tó una or­ga­ni­za­ción que, se­gún al­gu­nos es­tu­dio­sos, fue la más im­por­tan­te de las que hu­bo de eva­sión de na­zis. Aun­que su ami­ga Pi­lar Pri­mo de Ri­ve­ra de­cía que la obli­ga­ción de la mu­jer era ser­vir, ella asu­mió un mon­tón de res­pon­sa­bi­li­da­des. A pe­sar de que se de­di­ca­ba a co­bi­jar ase­si­nos, en su fi­gu­ra hay al­go ad­mi­ra­ble, por­que fue una mu­jer ab­ne­ga­da que vi­vió en­tre­ga­da en cuer­po y al­ma a su cau­sa, fue co­mo la ma­dre de hom­bres que no te­nían na­da y a los que da­ba ro­pa, bus­ca­ba un tra­ba­jo y pro­por­cio­na­ba otra iden­ti­dad, esa fue su obra, vi­vía so­lo pa­ra eso.

—Tan­to Cla­ra Stauf­fer co­mo Ot­to Skor­zeny, que tam­bién apa­re­ce en la no­ve­la, re­pre­sen­tan una es­pe­cie de fas­ci­na­ción por el mal.

—No era un cri­mi­nal de gue­rra, pe­ro sí un pa­ra­dig­ma del na­zis­mo. Era muy fan­fa­rrón, sim­pá­ti­co y ge­ne­ro­so con sus ami­gos, muy con­tra­dic­to­rio. Es­ta no­ve­la me en­fren­ta­ba a di­le­mas mo­ra­les muy con­si­de­ra­bles. Skor­zeny me vino muy bien por­que creo que los ma­los pa­ra ser in­tere­san­tes en la fic­ción tie­nen que te­ner lu­ces, por­que en la vi­da real to­dos te­ne­mos lu­ces y som­bras. Con Skor­zeny no tu­ve que es­for­zar­me por­que ve­nía así de fá­bri­ca.

—Guillermo, uno de los hé­roes de la no­ve­la, tam­bién tie­ne som­bras.

—Ga­na mu­cho di­ne­ro gra­cias a sus ne­go­cios con los na­zis. Los bue­nos tie­nen que te­ner som­bras. Tan­to Guillermo co­mo Ma­no­lo acep­tan enor­mes ries­gos por el ti­po de co­sas por las que se com­pro­me­te la gen­te nor­mal, por leal­tad y por amis­tad. Acaban sien­do hé­roes un po­co a la fuer­za.

—La red ac­tua­ba con to­tal im­pu­ni­dad en la Es­pa­ña fran­quis­ta.

—Más que eso, to­mó par­ti­do y se pu­so abier­ta­men­te de su par­te. Más que to­le­ran­cia era ayu­da ac­ti­va. Hay un da­to muy sig­ni­fi­ca­ti­vo, no es so­lo que los na­zis que vi­vie­ron en Es­pa­ña mu­rie­ran en la ca­ma, sino que al­gu­nos co­mo Léon De­gre­lle o Skor­zeny se hi­cie­ron mi­llo­na­rios.

—Res­ca­ta la fi­gu­ra del mé­di­co ca­na­dien­se Nor­man Bet­hu­ne.

—Ese es un hé­roe ver­da­de­ro. Es un mé­di­co que vie­ne a Ma­drid des­de Ca­na­dá con un avan­ce cien­tí­fi­co fun­da­men­tal, la trans­fu­sión de san­gre con­ge­la­da. Un hom­bre enor­me­men­te com­pro­me­ti­do y ge­ne­ro­so, que vino a Es­pa­ña por amor a la cau­sa de los re­pu­bli­ca­nos. Es in­con­ce­bi­ble que na­die se­pa quién es en Es­pa­ña y no ten­ga una ca­lle en Ma­drid. Lo mis­mo pa­sa con la re­be­lión de 1946 que con­tó en El fin de la esperanza Marc Sa­por­ta. Cuan­do lo leí no me lo po­día creer, creer, có­mo aque­llos chi­cos tu­vie­ron el de­li­rio de to­mar Ma­drid con la esperanza de que la de­cla­ra­ción de la ONU de di­ciem­bre fue­ra con­clu­yen­te y echa­ra a Fran­co del po­der. Pe­ro no fue así, por­que so­lo fue un cos­co­rrón, le di­je­ron: «No te de­ja­mos en­trar en nues­tro club, pe­ro si­gue ha­cien­do lo que quie­ras en Es­pa­ña».

—¿Es­tos dos ca­sos de­mues­tran que en Es­pa­ña fal­ta me­mo­ria?

— Sig­ni­fi­ca que en Es­pa­ña se ha con­so­li­da­do una ver­sión del pa­sa­do re­cien­te que so­lo ha in­clui­do lo que con­vie­ne a esa ver­sión. Cuan­do em­pe­cé es­ta se­rie di­je que era muy lla­ma­ti­vo que los re­sis­ten­tes an­ti­fran­quis­tas no exis­tan en Es­pa­ña. Hay paí­ses en los que la re­sis­ten­cia du­ró muy po­co y hay pla­cas re­cor­dan­do a quie­nes la pro­ta­go­ni­za­ron en to­dos los edi­fi­cios. Aquí hu­bo una re­sis­ten­cia que du­ró 37 años, sin fal­tar uno, y cuan­do lle­gó la de­mo­cra­cia se ins­ta­ló un re­la­to que de­cía que en nues­tro país ha­bía ha­bi­do unos se­ño­res es­tu­pen­dos, unos pa­dres de la pa­tria que to­ma­ron de­ci­sio­nes por el bien de to­dos, que di­je­ron: «No pen­se­mos en el pa­sa­do sino en el pre­sen­te».

—¿Cuá­les fue­ron las con­se­cuen­cias?

Así se ol­vi­dó a los que se ha­bían ju­ga­do la vi­da du­ran­te 37 años. Los re­sis­ten­tes an­ti­fran­quis­tas sa­lie­ron del re­la­to, na­die los co­no­ce y les agra­de­ce lo que hi­cie­ron. Ya va sien­do ho­ra de que la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la se nor­ma­li­ce. La di­fe­ren­cia de Es­pa­ña con otros paí­ses es que es una ano­ma­lía des­pués del 45 y los res­pon­sa­bles no fue­ron tan­to los fran­quis­tas co­mo los alia­dos, por­que apli­ca­ron aquí el fa­mo­so axio­ma la­tino, de re­pen­te el enemi­go de su enemi­go se con­vier­te en su ami­go. En­ton­ces, Es­pa­ña se con­vier­te en una ex­cep­ción en Eu­ro­pa, lo gra­ve es que se­gui­mos sién­do­lo. So­mos el úni­co país de Eu­ro­pa que no tie­ne una po­lí­ti­ca pú­bli­ca de me­mo­ria, la úni­ca de­mo­cra­cia que lle­ga des­pués de una dic­ta­du­ra y no co­mien­za con una de­cla­ra­ción so­lem­ne re­pu­dián­do­la, que se fun­da sin re­fe­ren­cias a su pa­sa­do. La de­mo­cra­cia es­pa­ño­la se fun­dó en el ai­re, sin raí­ces, sin re­fe­ren­tes.

BE­NI­TO ORDOÑEZ

BE­NI­TO ORDOÑEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.