“Te­ne­mos que ol­vi­dar los tec­ni­cis­mos y ha­cer­lo to­do más sen­ci­llo y di­ver­ti­do”

Pon­gá­mo­nos en si­tua­ción. Una gran me­sa re­don­da a la som­bra de un vie­jo ár­bol del Pa­zo de Al­mui­ña en Ar­bo ( Pon­te­ve­dra). A nues­tros pies las vi­ñas y el río Mi­ño y muy cer­ca las la­de­ras de Mo­nçao en Por­tu­gal. Co­mi­da tra­di­cio­nal ga­lle­ga, vi­nos Vei­ga­da­res de

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Entrevista - JUAN VÁZ­QUEZ TEX­TO J. M. ORRIOLS

Yel

pri­mer te­ma que inevi­ta­ble­men­te sur­ge es el del gran mé­ri­to que tu­vie­ron aque­llos 50 vi­ti­cul­to­res que en el año 1986 de­ci­die­ron crear Mar­tín Códax .« Fue­ron unos vi­sio­na­rios —ex­pli­ca Juan Váz­quez Gan­ce­do— por­que su­pie­ron in­ter­pre­tar el fu­tu­ro de éxi­to que te­nían por de­lan­te con una va­rie­dad co­mo el Al­ba­ri­ño, di­fe­ren­te y re­co­no­ci­da a ni­vel mun­dial. Con la fi­lo­xe­ra ha­bía ca­si des­apa­re­ci­do, pe­ro ya en­ton­ces se es­ta­ba re­cu­pe­ran­do, apro­ve­chan­do las po­cas ce­pas que que­da­ron en buen es­ta­do en al­gu­nas ca­sas. El pri­mer año ela­bo­ra­ron 100.000 ki­los de uva y aho­ra, 31 años des­pués, ya ha­bla­mos de más de 4 mi­llo­nes de ki­los; ex­por­ta­mos a más de 40 paí­ses de to­do el mun­do y nues­tras mar­cas aca­pa­ran los pri­me­ros pre­mios en cer­tá­me­nes y ca­tas pro­fe­sio­na­les. Aquel sue­ño se hi­zo reali­dad».

—Y el director ge­ne­ral fue el úl­ti­mo coope­ra­ti­vis­ta en lle­gar

—Ni ten­go raí­ces fa­mi­lia­res en la vi­ti­cul­tu­ra ni nun­ca pen­sé que mi ca­mino pro­fe­sio­nal po­dría es­tar li­ga­do a es­te mun­do, por otro la­do, real­men­te apa­sio­nan­te. Pe­ro es in­du­da­ble que al­go te­nía que ha­ber en mi in­te­rior pa­ra que es­to su­ce­die­ra, por­que siem­pre me gus­tó el cam­po, la agri­cul­tu­ra y, so­bre to­do, el mi­la­gro de la vid y el vino. Así que no lo pen­sé más. Con­se­guí unas po­cas hec­tá­reas y hoy, aun­que fui el úl­ti­mo coope­ra­ti­vis­ta en lle­gar (el nú­me­ro 274, ha­ce 16 años) pro­duz­co uva y es­toy real­men­te en­can­ta­do.

—¿En Mar­tín Códax no se re­par­ten be­ne­fi­cios?

—El gran be­ne­fi­cio de los so­cios coo­pe­ra­ti­vis­tas de Mar­tín Códax es que tie­nen ga­ran­ti­za­da, año a año, la co­mer­cia­li­za­ción de su uva a pre­cio de mer­ca­do y una pri­ma por la ca­li­dad. Los po­si­bles be­ne­fi­cios se in­vier­ten en tec­no­lo­gía, in­ves­ti­ga­ción y for­ma­ción, prin­ci­pal­men­te. Es de­cir, en ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad de la em­pre­sa y me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad y ren­ta­bi­li­dad de las

2.400 fin­cas de sus aso­cia­dos. Y fru­to de es­ta po­lí­ti­ca em­pre­sa­rial son la bo­de­ga que te­ne­mos aquí en As Ne­ves, la de Mon­te­rrei y la del Bier­zo, ade­más de los acuer­dos con otras bo­de­gas de Rio­ja y Ju­mi­lla, don­de ela­bo­ra­mos vi­nos pa­ra la ex­por­ta­ción a Es­ta­dos Uni­dos, prin­ci­pal­men­te

—Ges­tio­na­mos la tec­no­lo­gía

—Una de las ma­yo­res in­ver­sio­nes de la coope­ra­ti­va es­tá en nues­tro de­par­ta­men­to de I+D+I y los re­sul­ta­dos nos es­tán dan­do la ra­zón. Uno de nues­tros pro­gra­mas pun­te­ros es el que desa­rro­lla­mos pa­ra apro­ve­char la di­ver­si­dad y así, pri­me­ro con fo­to­gra­fías de sa­té­li­te, más tar­de con vue­los tri­pu­la­dos y aho­ra con dro­nes, apren­di­mos a di­fe­ren­ciar dis­tin­tas uvas, pro­ce­den­tes de di­fe­ren­tes vi­ñas, que com­bi­na­mos con el ti­po de sue­lo. Hi­ci­mos un ma­pa de co­lo­res que nos da la po­si­bi­li­dad de co­no­cer di­fe­ren­tes ca­te­go­rías, ca­li­da­des de uva e in­clu­so, los tiem­pos de ma­du­ra­ción en ca­da par­ce­la. Con es­to los enó­lo­gos ha­cen con mu­cha más pre­ci­sión sus vi­nos. Unos más tro­pi­ca­les, otros mi­ne­ra­les, más o me­nos sa­li­nos... Por otra par­te nos per­mi­te tam­bién ges­tio­nar las vi­ñas pa­ra co­no­cer y apro­ve­char las me­jo­res de ca­da zo­na. Así que pa­sa­mos de la fa­se de in­ves­ti­ga­ción a la prác­ti­ca, ges­tio­nan­do no­so­tros di­rec­ta­men­te esa tec­no­lo­gía, de tal ma­ne­ra que he­mos abier­to una nue­va lí­nea de ne­go­cio pues­ta al ser­vi­cio, no so­lo de los pro­pie­ta­rios de vi­ñe­dos, sino tam­bién de cual­quier otro cul­ti­vo. Y real­men­te, es­ta­mos muy ilu­sio­na­dos.

—Y vol­va­mos a ha­blar de vi­nos. Aho­ra pa­re­ce que triun­fan los blan­cos ¿ tam­bién exis­ten mo­das?

—Por lo que es­ta­mos vi­vien­do en los úl­ti­mos años, ro­tun­da­men­te si. No hay más que ver la cam­pa­ña que es­tán ha­cien­do en la D.O. Rio­ja, que di­ce que si quie­res es­tar de mo­da, be­be blanco. Es­to era muy di­fí­cil de pen­sar en una zo­na de tin­tos, pe­ro es la reali­dad. No­so­tros te­ne­mos el me­jor vino blanco de Es­pa­ña y que es­tá en­tre los me­jo­res del mun­do, y esa ri­que­za te­ne­mos que apro­ve­char­la. Ga­li­cia es­tá an­te una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca. Te­ne­mos que pen­sar que en mu­chos paí­ses ya se es­tán sus­ti­tu­yen­do otras be­bi­das por los blan­cos. En nues­tra tie­rra se hi­cie­ron mu­chas co­sas bien, co­mo la pla­ni­fi­ca­ción y man­te­ner el buen sa­ber ha­cer de los vi­ti­cul­to­res, así co­mo pre­pa­rar a las nue­vas ge­ne-

ra­cio­nes, no so­lo en es­tu­dios, sino en los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos al re­co­rrer el mun­do y co­no­cer nue­vas tec­no­lo­gías. —Pe­ro ¿que error se co­me­tió pa­ra que los jó­ve­nes es­pa­ño­les se de­can­ten an­tes por otras be­bi­das que por el vino? —Uno fun­da­men­tal, a mi en­ten­der, y es que lo com­pli­ca­mos mu­cho. Vi­vi­mos una épo­ca en la que íba­mos a co­mer a un res­tau­ran­te y lo ha­cía­mos con cier­to te­mor, por si sa­bía­mos o no de vi­nos. Se acer­ca­ba un se­ñor se­rio, y ge­ne­ral­men­te ves­ti­do de ne­gro, y co­men­za­ba a pre­gun­tar si que­ría­mos to­mar vino, de que zo­na, que aña­da, si que­ría­mos crian­za, re­ser­va o gran re­ser­va y te lo traía, te lo da­ba a pro­bar y te mi­ra­ba en­se­ñán­do­te la botella pa­ra que die­ras o no tu apro­ba­ción. Es­to lle­ga­ba a im­po­ner mu­cho por el mie­do que pro­du­ce la ig­no­ran­cia. Pe­ro es que tam­bién en­tre bo­de­gue­ros, su­mi­lle­res y enó­lo­gos siem­pre sur­gían (aún se­gui­mos ca­si igual) los tér­mi­nos téc­ni­cos, las pa­la­bras des­co­no­ci­das pa­ra el res­to de la gen­te y que pro­du­cen un si­len­cio y un re­cha­zo en­tre los asis­ten­tes, por­que pen­sa­mos que no es­ta­mos en el lu­gar ade­cua­do. Así que ol­vi­dé­mo­nos de tec­ni­cis­mos, pro­cu­re­mos que nos en­tien­da to­do el mun­do y ha­gá­mos­lo to­do más sen­ci­llo y di­ver­ti­do. A un jo­ven de hoy tam­bién le gus­ta co­mer bien y va a bue­nos res­tau­ran­tes, pe­ro en un click cam­bia au­to­má­ti­ca­men­te de be­bi­da y se que­da tan an­cho. Son más es­pon­tá­neos y na­tu­ra­les. —Y por úl­ti­mo, ¿có­mo son los mer­ca­dos ex­te­rio­res pa­ra Mar­tín Códax? —El de Eu­ro­pa es muy bueno. Amé­ri­ca es el ma­yor con­su­mi­dor y los paí­ses asiá­ti­cos y Chi­na son los que nos pue­den dar gran­des ale­grías. De he­cho ya tra­ba­ja­mos en es­te país con un con­sor­cio de otras em­pre­sas ga­lle­gas. Creo que el ne­go­cio en es­te país, aun­que sa­be­mos que es muy di­fí­cil, es­tá bien en­fo­ca­do .

MÁS QUE VINO

Des­de su na­ci­mien­to es­ta coope­ra­ti­va pon­te­ve­dre­sa se vol­có en la or­ga­ni­za­ción y pa­tro­ci­nio de di­ver­sas ac­ti­vi­da­des, des­de gas­tro­nó­mi­cas has­ta de­por­ti­vas y so­cia­les, sin ol­vi­dar nun­ca las de ca­rác­ter cul­tu­ral «que por al­go lle­van el nom­bre del cé­le­bre tro­va­dor ga­lle­go». Por sus ins­ta­la­cio­nes y es­pe­cial­men­te por su te­rra­za, con una es­pec­ta­cu­lar vis­ta so­bre la ría de Arou­sa, pa­sa­ron los me­jo­res chefs, los más gran­des su­mi­lle­res mun­dia­les y mú­si­cos y ban­das que ac­túan to­dos los ve­ra­nos en Os Xo­ves de Códax. Tam­bién se ce­le­bran di­ver­sos show­coo­kings, con la asis­ten­cia de gran­des co­ci­ne­ros ga­lle­gos y es­pa­ño­les; los pre­mios de mú­si­ca, Os en­con­tros de Códax, un via­je con los vi­nos blan­cos del mun­do de la mano de Mas­ters of Wi­ne y el Ou­tono Códax Fes­ti­val.

Los vi­nos blan­cos es­tán de mo­da y Ga­li­cia tie­ne una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.