¿Que no es po­si­ble ais­lar­se del mun­do?

Mu­chas ve­ces que­re­mos des­apa­re­cer, ale­jar­nos del bu­lli­cio, ol­vi­dar los pro­ble­mas co­ti­dia­nos y en­con­trar ese rin­cón idí­li­co don­de im­pe­re la paz de la na­tu­ra­le­za. En si­len­cio, sin pri­sas, ni obli­ga­cio­nes. No es fá­cil. Por eso fue to­do un des­cu­bri­mien­to en­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Enoturismo - TEX­TO C. O. BOUZA

Si bus­ca­mos unos días de tran­qui­li­dad ab­so­lu­ta, don­de los úni­cos so­ni­dos sean el can­tar de los pá­ja­ros y el sua­ve mur­mu­llo del río Sol­dón; si que­re­mos des­can­sar a la som­bra de oli­vos cen­te­na­rios o dis­fru­tar de los pri­me­ros fru­tos de la vid, va­mos a re­co­men­dar­les un lu­gar que, aun­que pa­rez­ca im­po­si­ble que pue­da exis­tir en es­tos tiem­pos en los que el re­loj nos aco­sa y la tec­no­lo­gía nos des­bor­da, es­tá en el con­ce­llo lu­cen­se de Qui­ro­ga, en Ru­gan­do, en su an­ti­gua fe­rre­ría del si­glo XVI y que tra­ba­jó con el hie­rro de los mon­tes de O Cou­rel has­ta el año 1.925. Es­te edi­fi­cio, que ape­nas con­ser­va na­da de su pa­sa­do in­dus­trial, fue re­cons­trui­do y es hoy una gran ca­sa de tu­ris­mo ru­ral, de no muy fá­cil ac­ce­so, eso si, pe­ro que re­com­pen­sa al que se aven­tu­ra por la es­tre­cha ca­rre­te­ra que, des­de Se­quei­ros va a Ce­rei­xi­do, pa­san­do por Pa­ra­da­se­ca, Pa­ra­da­pi­ñol y Vi­lar­mel, pa­rro­quia a la que per­te­ne­ce la fe­rre­ría. La en­con­tra­re­mos a la iz­quier­da, y jus­to an­tes del pe­que­ño puen­te que atra­vie­sa el río Sol­dón, don­de hay tam­bién re­cons­trui­do el vie­jo mo­lino de agua que ge­ne­ra­ba la po­ten­cia ne­ce­sa­ria pa­ra tra­ba­jar el hie­rro. En aquel lu­gar mon­ta­ño­so so­la­men­te es­tá es­ta ca­sa y lle­gar de no­che con un cie­lo lim­pio, es po­der con­tem­plar el fir­ma­men­to sin pa­de­cer nin­gu­na con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca. Los enor­mes pi­cos que la pro­te­gen, le dan, ade­más, un ai­re se­ño­rial y pri­va­do, que nos pre­dis­po­ne ya a dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za en su más am­plia ex­pre­sión.

Pis­ci­na cli­ma­ti­za­da

¿Y qué más po­de­mos pe­dir? La paz noc­tur­na es­tá ase­gu­ra­da. Los cua­tro sa­lo­nes de los que dis­po­ne, uno con una gran la­rei­ra, nos in­vi­tan a leer, a la char­la so­se­ga­da, a ju­gar a las car­tas, al bi­llar, al te­nis de me­sa o sim­ple­men­te a me­di­tar o na­ve­gar por In­ter­net ya que en to­da la ca­sa te­ne­mos co­ne­xión inalám­bri­ca gra­tui­ta. Y si no a de­gus­tar la más ge­nui­na y tí­pi­ca gas­tro­no­mía de aque­lla zo­na, con pro­duc­tos de la huer­ta y car­nes de las pa­rro­quias ve­ci­nas, con acei­te de los oli­vos de Qui­ro­ga y, por su­pues­to, con el vino de la Ri­bei­ra Sa­cra, ya que es­tas tie­rras pro­du­cen prác­ti­ca­men­te la mi­tad del vino que se co­mer­cia­li­za con es­te de­no­mi­na­ción de ori­gen.

His­to­ria y ru­tas mo­nu­men­ta­les

En es­te pe­cu­liar es­ta­ble­ci­mien­to ru­ral ga­lle­go, ten­dre­mos las me­jo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra rea­li­zar to­das las mo­da­li­da­des de tu­ris­mo ac­ti­vo, así co­mo apro­ve­char su pri­vi­le­gia­da si­tua­ción pa­ra aden­trar­nos en la his­to­ria, cuan­do los ro­ma­nos ex­traían el oro del río Sil —y co­mo mues­tra nos que­da Mon­te­fu­ra­do— o de Las Mé­du­las, las sin­gu­la­res mon­ta­ñas del Bier­zo, de­cla­ra­das pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, a po­co más de me­dia ho­ra en co­che. Pe­ro es que tam­bién, a nues­tros pies, es­tá es­pe­rán­do­nos la co­mar­ca de Val­deo­rras, tie­rra de vi­nos por ex­ce­len­cia, con bo­de­gas sal­pi­ca­das por to­do el te­rri­to­rio, des­de las zo­nas más ba­jas en las ri­be­ras del Sil, has­ta las más al­tas de Pe­tín o de O Bo­lo, don­de se pro­du­cen los vi­nos de la De­no­mi­na­ción de ori­gen Val­deo­rras. En cual­quier lu­gar nos con­ta­rán co­mo fue el pa­so de los fran­ce-

ses por es­tas tie­rras, ya de re­ti­ra­da, en el si­glo XIX, e in­clu­so par­ti­ci­pa­re­mos en la fies­ta con­me­mo­ra­ti­va que es­te fin de se­ma­na se ce­le­bra en Pe­tín pa­ra re­cor­dar es­ta efe­mé­ri­de. En fin, que no ten­dre­mos tiem­po de abu­rrir­nos. Tam­bién po­dre­mos acer­car­nos a O Cas­tro, en otros tiem­pos prin­ci­pal pun­to de de­fen­sa pa­ra los in­va­so­res que lle­ga­ban del cen­tro de la pe­nín­su­la o de Por­tu­gal, por­que por su si­tua­ción es­tra­té­gi­ca era inex­pug­na­ble. Y si que­re­mos co­no­cer uno de esos san­tua­rios fa­mo­sos por los sucesos di­vi­nos, su­bire­mos has­ta O Bo­lo don­de es­tá el de As Er­mi­tas, col­ga­do so­bre una de las in­cli­na­das la­de­ras del río Bi­bei, don­de en el si­glo XVII apa­re­ció una ima­gen de la Vir­gen con el Niño en bra­zos, que, se­gún la tra­di­ción po­pu­lar, obró mi­la­gros en ve­ci­nos y ani­ma­les.

Vi­nos y aven­tu­ra

Pe­ro, si lo que nos lle­va has­ta la Fe­rre­ría de Ru­gan­do es aden­trar­nos en el apa­sio­nan­te mun­do del vino, tan­to en Qui­ro­ga co­mo en Val­deo­rras, ten­dre­mos múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des. Po­de­mos vi­si­tar una bo­de­ga y co­no­cer de cer­ca la la­bor de es­tos au­tén­ti­cos ar­te­sa­nos del vino, con­ti­nua­do­res en su gran ma­yo­ría de una tra­di­ción fa­mi­liar que se re­mon­ta si­glos atrás y se si­gue cul­ti­van­do con mi­mo. Si va­mos en es­te tiem­po aún lle­ga­re­mos a las po­das en ver­de, po­dre­mos ver las ba­yas que re­pun­tan y las ve­re­mos cre­cer día a día. Los vi­ti­cul­to­res que se pa­san el día en las vi­ñas son afa­bles y hos­pi­ta­la­rios y no du­da­rán en res­pon­der a cual­quier pre­gun­ta que les po­da­mos ha­cer e in­clu­so, si la tie­nen cer­ca, lle­var­nos a su bo­de­ga a pro­bar un Godello o un Men­cía, que son las va­rie­da­des rei­nas de la zo­na.

Si op­ta­mos por las ru­tas de sen­de­ris­mo, en la mis­ma ca­sa ru­ral po­dre­mos po­ner nues­tro pun­to de par­ti­da pa­ra co­no­cer los se­cre­tos de aque­llas mon­ta­ñas, has­ta A Sea­ra, Ce­rei­xi­do o Fis­teus, por ejem­plo. O ha­cer el ca­mino de ba­ja­da por el río Sol­dón, has­ta su desem­bo­ca­du­ra en el Sil. Y si no que­re­mos can­sar­nos tan­to, po­de­mos ba­jar al río a pes­car o a dis­fru­tar de una agra­da­ble pis­ci­na na­tu­ral, con so­la­rium in­clui­do, pa­ra des­can­sar y lo que lla­ma­mos «re­car­gar las pi­las». Y pa­ra los más atre­vi­dos, a los que les gus­ten los de­por­tes de aven­tu­ra y ries­go, en la mis­ma ca­sa Car­men Ál­va­rez, la en­car­ga­da, les da­rá to­das las in­for­ma­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra or­ga­ni­zar ex­cur­sio­nes o po­ner­los en con­tac­to con em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das pa­ra rea­li­zar des­cen­sos en ca­noa y otras ac­ti­vi­da­des, por los ríos Sol­dón y Fe­rrei­ri­ño.

Asi­mis­mo, des­de los pi­cos de O Cou­rel, y si to­da­vía te­ne­mos ga­nas de gran­des sen­sa­cio­nes, po­dre­mos prac­ti­car pa­ra­pen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.