¿Tie­ne vez pa­ra el sas­tre?

No bus­quen, por­que se­gu­ro que lo en­cuen­tran. Una tien­da de len­ce­ría fi­na que sir­ve cóc­te­les su­bli­mes. El bar que jue­ga al es­con­di­te. Qué­den­se con es­ta pa­la­bra: «spea­keasy», el bar se­cre­to ha lle­ga­do a A Co­ru­ña. Aquí es­tá la pis­ta pa­ra en­con­trar­lo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Tendencias - TEX­TO PA­BLO GÓ­MEZ FO­TOS MAR­COS MÍGUEZ

Ya no co­rren los tiem­pos de la Prohi­bi­ción, pe­ro per­ma­ne­cen cier­tas ma­ra­vi­llo­sas cos­tum­bres. Ha­cer las co­sas a es­con­di­das es una de ellas. Lon­dres y Nue­va York aban­de­ran ese pla­cer cau­ti­vo que otor­ga dis­fru­tar de un cóc­tel en un spea­keasy (un bar se­cre­to, tra­duc­ción li­te­ral: ha­bla ba­jo). A Co­ru­ña ha con­se­gui­do su­mar a Es­pa­ña a es­ta vie­ja usan­za que ya ron­da el si­glo de exis­ten­cia y pa­re­ce más vi­gen­te que nun­ca. Ma­ri­ne­da ya tie­ne su spea­keasy. Pe­ro no pi­dan saber su nom­bre ni su lo­ca­li­za­ción. Ten­drán que des­cu­brir­lo.

En ese bar ocul­to les ha­rán un tra­je a me­di­da pa­ra que le sien­te on the rocks, aun­que uno siem­pre pue­de op­tar por un pret a por­ter agi­ta­do o re­vuel­to, se­gún el áni­mo. Las ver­sio­nes vin­ta­ge (soul, jazz, swing, mo­town...) de hits ac­tua­les con­tri­bu­yen a la con­for­ta­bi­li­dad de la es­tan­cia, su­peran­do in­clu­so el pro­pio ho­gar. La ba­rra es de una be­lle­za pra­xi­te­lia­na, el am­bien­te ron­da des­de aquel que re­zu­ma­ba la ca­na­lles­ca his­tó­ri­ca que se reunía (y se reúne) con el es­pi­ri­tuo­so co­mo cen­tro del uni­ver­so has­ta el re­fi­na­do cui­da­do del de­ta­lle. En es­tos bas­ti­do­res no so­lo se mez­clan lí­qui­dos, tam­bién per­so­na­li­da­des.

El al­ma de es­te spea­keasy se re­su­me, co­mo pun­to de par­ti­da, en una se­rie de có­di­gos QR in­crus­ta­dos en bo­to­nes que se en­cuen­tran re­par­ti­dos por la ciu­dad a modo de mi­gui­tas de pan en un re­trué­cano di­gi­tal que pi­ca la cu­rio­si­dad del más pu­si­lá­ni­me.

Si uno se sien­te do­ble­men­te afor­tu­na­do, pri­me­ro pue­de pro­bar suer­te ju­gán­do­se­la a que lo en­cuen­tra a la pri­me­ra (a ries­go que hus­mear en ca­da es­ca­pa­ra­te y pre­sio­nar ca­da tim­bre sos­pe­cho­so de ca­da in­mue­ble de la zo­na his­tó­ri­ca co­ru­ñe­sa, ba­jo la mi­ra­da cóm­pli­ce de la pro­pia Ma­ría Pi­ta). En ese ca­so, si cree que es su día, so­lo tie­ne que apre­tar el avi­sa­dor y con­fiar en que ha­ya me­sa li­bre. Pa­ra los me­nos arries­ga­dos, re­ser­var es la me­jor op­ción. Pa­ra to­dos, es­te es otro mun­do. Pa­ra­le­lo.

Ya den­tro, no hay se­cre­tos pa­ra los bar­ten­ders, sea cual fue­re el lí­qui­do ele­men­to: ca­fé, ver­mú, cer­ve­zas ar­te­sa­na­les y, por en­ci­ma de to­do, cóc­te­les. Los bar­men-sas­tres, lo mis­mo pes­pun­tan un Cor­set a me­di­da con cor­dial de cho­ri­ma que zur­cen un Pi­car­días Bloody Teddy con sh­rub de to­ma­te y las­ca de gamba. Tam­bién en­he­bran de­li­ca­dos cóc­te­les sin al­cohol (Com­bi­na­ción con gin sin, Ena­guas con cor­dial de uva, Po­lo­lo con cor­dial de fru­tos del bos­que...) y, por su­pues­to, el más ga­lle­go de los cóc­te­les: la quei­ma­da. To­da una se­ño­ra.

Sos­tie­nen en es­te pe­cu­liar espacio que las his­to­rias que se hi­lan más allá de la ba­rra, las co­pas y la len­ce­ría fi­na, que es un espacio in­te­gra­dor iné­di­to en Es­pa­ña, con afán de her­ma­nar dis­ci­pli­nas tan dis­pa­res co­mo la mi­xo­lo­gía, el tea­tro, la agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble, las úl­ti­mas tec­no­lo­gías, la al­ta cocina y la ar­te­sa­nía. La sor­pre­sa y lo efí­me­ro for­man par­te de su adn. Un día, bur­les­que; al si­guien­te, un chef es­tre­lla Mi­che­lin crean­do un bo­ca­do ex­qui­si­to; al otro, el me­jor bar­man del mun­do de visita ex­pre­sa y fu­gaz a A Co­ru­ña, cin­ta mé­tri­ca y coc­te­le­ra al ali­món.

Si lo que de ver­dad le ape­te­ce es un Leo­tarno Mon­ta­ne­ro, un Bus­tier con le­che con es­pu­ma de arroz con le­che, o un Gar­ter con So­da de eda­ma­me y té mat­cha, há­ga­se es­ta pre­gun­ta: ¿Ha pe­di­do vez pa­ra el sas­tre?

VUEL­VE EL VIE­JO RE­FRÁN. Tan cer­ca de don­de se cue­ce to­do en A Co­ru­ña y tan le­jos de las mi­ra­das in­ti­mi­da­to­rias. Por­que in­ti­mi­dad y cóc­te­les pa­ra pa­la­da­res ne­gros es lo que se mez­cla en la ba­rra de es­te bar se­cre­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.