CARMEN CER­VE­RA

SE CUM­PLEN 25 AÑOS DEL MU­SEO THYS­SEN Y LA BA­RO­NE­SA TIE­NE CLA­RO CUÁL QUIE­RE QUE SEA SU FU­TU­RO. YA SO­LO FAL­TA PO­NER­SE DE ACUER­DO CON EL GO­BIERNO EN EL TE­MA DE LOS IM­PUES­TOS. ASÍ LO ACLA­RA EN EX­CLU­SI­VA A ‘CO­RA­ZÓN’.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR AU­RE­LIO MAN­ZANO FO­TOS: AL­BER­TO BERNÁRDEZ

La ba­ro­ne­sa Thys­sen nos des­ve­la lo que ha de­ci­di­do ha­cer con su co­lec­ción de ar­te des­pués de la po­lé­mi­ca sus­ci­ta­da.

Es­te año es muy es­pe­cial pa­ra la ba­ro­ne­sa, ya que en 2017 se cum­plen 25 años de la crea­ción del Mu­seo Thys­sen. Pa­ra ce­le­brar­lo, Sus Ma­jes­ta­des los Re­yes Fe­li­pe VI y Le­ti­zia asis­tie­ron al Mu­seo en com­pa­ñía del pre­si­den­te de Hun­gría, Ja­nos Ar­der, y su es­po­sa, Anita Her­czegh. Los cua­tro inau­gu­ra­ron la ex­po­si­ción Obras maes­tras de Bu­da­pest.

Un día an­tes, la ba­ro­ne­sa Thys­sen con­ver­sa­ba con Co­ra­zón y se mos­tra­ba feliz de aco­ger es­ta co­lec­ción. «Pa­ra mí es muy es­pe­cial, es­toy muy uni­da a Hun­gría, pues­to que la ma­dre de mi ma­ri­do era de allí. De he­cho, ha­ce

al­gu­nos años nos otor­ga­ron a Hei­ni, a Bor­ja y a mí el pa­sa­por­te hún­ga­ro. La­men­ta­ble­men­te, des­pués, por otros te­mas, tu­vi­mos que de­jar­lo. Pe­ro ado­ro Hun­gría y me en­can­ta­ría vol­ver».

Los ac­tua­les Re­yes no acu­dían al mu­seo des­de 2008, cuan­do acom­pa­ña­ron al he­re­de­ro al trono de Ja­pón a ver una ex­po­si­ción, sien­do ellos aun Prín­ci­pes de As­tu­rias. Carmen tam­bién ase­gu­ra­ba sen­tir­se feliz con es­ta nue­va vi­si­ta: «Me pa­re­ce fan­tás­ti­co el apo­yo de los Re­yes Fe­li­pe y Le­ti­zia. Me sien­to feliz, agra­de­ci­da y or­gu­llo­sa. Don Fe­li­pe es­tá ha­cien­do una gran la­bor co­mo Rey».

Echan­do la vis­ta atrás, es­te es el ba­lan­ce que ha­ce la ba­ro­ne­sa de es­tos 25

años: «Lo­grar que el mu­seo sea re­co­no­ci­do mundialmente, co­mo ya lo era la co­lec­ción de mi ma­ri­do cuan­do es­ta­ba en Lu­gano, es muy im­por­tan­te. He­mos consolidado la co­lec­ción per­ma­nen­te. En ella mos­tra­mos la his­to­ria del hom­bre a tra­vés del ar­te des­de el si­glo XIV. Por cier­to, las ex­po­si­cio­nes que he­mos te­ni­do han si­do un éxi­to y muy ad­mi­ra­das en to­do el mun­do. Se­gu­ro que mi ma­ri­do es­ta­ría muy feliz de lo que he­mos lo­gra­do». La ba­ro­ne­sa tie­ne cla­ro que desea que su co­lec­ción pri­va­da que­de bien

pro­te­gi­da los pró­xi­mos años: «No te que­pa la me­nor du­da de que de­ja­ré to­do arre­gla­do. La co­lec­ción no se ha he­cho en dos días. Mi ma­ri­do tar­dó 30 años en ha­cer­la y yo, ca­si otros tan­tos en ha­cer la mía, un po­co más pri­va­da, pe­ro es mi co­lec­ción y, por cier­to, tie­ne pie­zas del abue­lo de mi ma­ri­do».

En es­tos mo­men­tos, la ba­ro­ne­sa man­tie­ne con­ver­sa­cio­nes con el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra pa­ra lle­gar a un acuer­do que

pro­te­ja sus obras: «Mi prin­ci­pal de­seo es que mi co­lec­ción si­ga en Es­pa­ña y pue­da ser ad­mi­ra­da por las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes. Pe­ro pa­ra eso, de­ber es­tar en­glo­ba­da en un mar­co le­gal que res­pe­te y pro­te­ja su va­lor y que ga­ran­ti­ce la ac­ce­si­bi­li­dad y movilidad de las obras, pa­ra po­der lle­var a ca­bo ex­hi­bi­cio­nes en to­do el mun­do y así dar­le más vi­si­bi­li­dad. Una co­lec­ción co­mo la mía, va­lo­ra­da en 1.000 mi­llo­nes, no pue­de es­tar en una si­tua­ción de pre­ca­rie­dad tres años –es­te es el tiem­po que ha pa­sa­do des­de que ven­ció el pri­mer acuer­do de ce­sión–. Lle­va­mos años con re­no­va­cio­nes anua­les o se­mes­tra­les del prés­ta­mo. El Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, el de Ha­cien­da y Pa­tri­mo­nio son los tres es­ta­men­tos que tie­nen que po­ner­se de acuer­do».

ARRE­GLAR SU SI­TUA­CIÓN FIS­CAL

Hay que re­cor­dar que la ba­ro­ne­sa fir­mó el 24 de fe­bre­ro de 2000 un acuer­do con el en­ton­ces mi­nis­tro de Cul­tu­ra, Ma­riano Ra­joy, que in­cluía una se­rie de nor­mas fis­ca­les que aho­ra, al pa­re­cer,

no se es­ta­rían cum­plien­do. «De­seo la in­ter­pre­ta­ción de las nor­mas fis­ca­les, que son de apli­ca­ción, tan­to en la ce­sión co­mo de mi de­di­ca­ción a la mis­ma, y que se fir­ma­ron con el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra el 24 de fe­bre­ro de 2000. Se su­po­nía que ese acuer­do era for­mal. Yo ne­ce­si­to po­der es­tar tran­qui­la a la ho­ra de asis­tir a los even­tos que ten­go co­mo pre­si­den­ta vi­ta­li­cia de la Fun­da­ción Thys­sen o co­mo pre­si­den­ta del Mu­seo Thys­sen de Má­la­ga», di­ce. A pe­sar de que mu­chas ve­ces Ti­ta ha de­nun­cia­do un «aco­so fis­cal», aho­ra es más cau­ta al pro­nun­ciar­se. Pe­ro, ¿se sien­te mal­tra­ta­da fis­cal­men­te? «No, ni mu­chos me­nos, pe­ro hay que arre­glar mi si­tua­ción fis­cal». So­bre có­mo es­tá su re­la­ción con el mi­nis­tro Cris­to­bal Mon­to­ro, la ba­ro­ne­sa sa­ca a re­lu­cir su gran sen­ti­do del hu­mor:

«Nos in­ter­cam­bia­mos christ­mas por Na­vi­dad, en los que in­clu­so me tu­tea».

Otra de las cues­tio­nes que se ha ba­ra­ja­do du­ran­te los úl­ti­mos me­ses es la po­si­bi­li­dad de que Ti­ta pu­die­ra ven­der su co­lec­ción a otro país. La me­ce­nas nos

con­fie­sa: «Mi de­seo es que per­ma­nez­can aquí y pue­da ser ad­mi­ra­da por la gen­te de for­ma per­ma­nen­te. Mi in­ten­ción si­gue sien­do la de po­der ex­po­ner par­te de mi co­lec­ción en mu­chos paí­ses de for­ma tem­po­ral por­que creo que eso be­ne­fi­cia cla­ra­men­te al Mu­seo».

La ba­ro­ne­sa, sin em­bar­go, no des­car­ta, si fue­ra ne­ce­sa­rio, y muy a su pe­sar, la po­si­bi­li­dad de ven­der al­guno de los cua­dros de su co­lec­ción: «Es una pe­na. Me due­le co­mo co­lec­cio­nis­ta, pe­ro yo ne­ce­si­to li­qui­dez pa­ra man­te­ner­la. No des­car­to la ven­ta de otro de mis cua­dros. Ya tu­ve que des­pren­der­me de La es­clu­sa, de Cons­ta­ble, aun­que en un pri­mer mo­men­to le di la op­ción al go­bierno es­pa­ñol, pe­ro no pu­do ser».

RE­NUN­CIÓ A SU HE­REN­CIA

Tam­bién nos co­men­ta: «Yo ya he he­cho mu­chos es­fuer­zos. Pa­ra que la co­lec­ción de mi ma­ri­do es­tu­vie­ra aquí, tu­ve que re­nun­ciar a mi he­ren­cia». Y es que uno de los pun­tos que exi­gie­ron los hi­jos del ba­rón pa­ra per­mi­tir que la co­lec­ción via­ja­ra a Es­pa­ña es que la mu­jer de su pa­dre te­nía que re­nun­ciar a par­te de su he­ren­cia.

Así lo con­tó la mis­ma Ti­ta al quien es­cri­be es­ta cró­ni­ca en su mo­men­to: «Yo tu­ve que com­prar las ca­sas don­de vi­vo, las jo­yas, los co­ches… To­do. Tu­ve que re­nun­ciar a mu­cho pa­ra que se fir­ma­ra ese acuer­do».

Aun­que Ti­ta con­fie­sa que ese acuer­do por el que es­tá lu­chan­do po­dría ser de mu­chas ma­ne­ras: «A lar­go pla­zo o in­clu­so de for­ma de­fi­ni­ti­va, pe­ro

pa­ra eso hay que sen­tar­se y fir­mar

un buen acuer­do». Ti­ta lle­va un año re­si­dien­do en An­do­rra, tiem­po que coin­ci­dió con el tras­la­do de su hi­jo a Lon­dres. Ac­tual­men­te, las re­la­cio­nes en­tre am­bos son in­me­jo­ra­bles: «Mi re­la­ción con Bor­ja es muy bue­na. Me es­tá ayu­dan­do mu­cho en la ges­tión de la co­lec­ción. Ma­ña­na es­ta­rá con­mi­go en la inau­gu­ra­ción». Aun­que lo cier­to es que son po­cas las ve­ces que la ba­ro­ne­sa y su hi­jo pue­den com­par­tir tiem­po jun­tos. In­clu­so, a día de hoy, hay quie­nes ase­gu­ran que ja­más se pro­du­ci­rá la fo­to fa­mi­liar con to­dos jun­tos: las ge­me­las Carmen y Sa­bi­na, su ma­dre y su her­mano Bor­ja.

Al ser pre­gun­ta­da si se sien­te so­la, Ti­ta lo tie­ne cla­ro: «No me sien­to so­la. Nun­ca me he abu­rri­do en mi vi­da, ja­más. No sé lo que es la pa­la­bra abu­rri­mien­to, ten­go nos­tal­gias te­rri­bles de se­res que­ri­dos que es­tán en el cie­lo, pe­ro no me sien­to so­la».

“SIEM­PRE SE­RÉ LA BA­RO­NE­SA”

La ba­ro­ne­sa qui­so apro­ve­char es­ta en­tre­vis­ta pa­ra acla­rar otra de las cues­tio­nes que se han pu­bli­ca­do so­bre su in­te­rés en re­ci­bir un ti­tu­lo no­bi­lia­rio: «No ten­go nin­gún in­te­rés. Nun­ca lo he pe­di­do. Yo soy la ba­ro­ne­sa Thys­sen y así quie­ro se­guir lla­mán­do­me has­ta que me mue­ra». Tam­bién res­pec­to al amor Ti­ta Cer­ve­ra lo tie­ne cla­ro: «No vol­ve­ré a ca­sar­me».

Se­gún nos cuen­ta un abo­ga­do que co­no­ce bien el ca­so, lo que pi­de la ba­ro­ne­sa pa­ra ce­rrar el acuer­do no es na­da

des­ca­be­lla­do: «En su mo­men­to, en el año 2000, el acuer­do que fir­mó con Ma­riano Ra­joy, mi­nis­tro de Cul­tu­ra en­ton­ces, con­sis­tía en te­ner ex­cep­ción fis­cal. Una ex­cep­ción que es­tá pre­vis­ta pa­ra to­dos aque­llos que cie­rren acuer­dos de co­la­bo­ra­ción con el es­ta­do es­pa­ñol en ma­te­ria de cul­tu­ra a tí­tu­lo gra­tui­to. Es­to se ha da­do en va­rios sec­to­res. Por ejem­plo, cuan­do fue­ron las Olim­pia­das de Bar­ce­lo­na, hu­bo equi­pos de­por­ti­vos que se tu­vie­ron que ins­ta­lar en la Ciu­dad Con­dal más tiem­po del per­mi­ti­do de acuer­do a la nor­ma fis­cal y a esas per­so­nas se les exi­mió. Igual que a al­gu­nos equi­pos de la Co­pa de Amé­ri­ca. Si el Go­bierno pre­ten­de que ella asis­ta a inau­gu­ra­cio­nes, ac­tos cul­tu­ra­les y que ten­ga que es­tar mu­cho tiem­po en nues­tro país pa­ra ocu­par­se de la Fun­da­ción, lo que no es de re­ci­bo es que le exi­jan ha­cer­se re­si­den­te fis­cal en Es­pa­ña», con­clu­ye el le­tra­do.

Mi re­la­ción con Bor­ja es muy bue­na, me es­tá ayu­dan­do mu­cho

Carmen Cer­ve­ra no des­car­ta te­ner que ven­der otro cua­dro si ne­ce­si­ta li­qui­dez.

Ti­ta en su ca­sa de An­do­rra, don­de es­pe­ra te­ner que pa­sar me­nos tiem­po si lle­ga a un acuer­do con el Go­bierno.

La fo­to de to­dos jun­tos si­gue sin lle­gar. O ve­mos a la ba­ro­nes con Bor­ja y su nue­ra Blan­ca (iz­da.) o con las ge­me­las Carmen y Sa­bi­na (jun­to a es­tas lí­neas).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.