BER­LI­NA­LE

Lle­ga Eduar­do Ca­sa­no­va: tiem­bla Al­mo­dó­var.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR AN­TO­NIO AL­BERT

El ro­sa co­mo «lu­bri­can­te» de los ho­rro­res de la reali­dad. Eduar­do Ca­sa­no­va se ci­ñe al con­se­jo de Mary Pop­pins –con un po­co de azú­car esa píl­do­ra que os dan...

pa­sa­rá me­jor– pa­ra cons­truir una na­da con­ven­cio­nal pe­lí­cu­la so­bre la di­fe­ren­cia, so­bre esos cuer­pos ex­tra­ños y dis­tin­tos en una so­cie­dad de­seo­sa de cuer­pos per­fec­tos. Y así, ves­ti­do de ro­sa, lo he­mos vis­to en los Go­ya y en la Ber­li­na­le, el tono pas­tel do­mi­nan­te en la fo­to­gra­fía de su es­pe­ra­do pro­yec­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co. Si­guien­do la es­te­la de su cor­to Eat muy shit –a ver có­mo de­fi­ni­mos a su pro­ta­go­nis­ta sin que na­die se es­can­da­li­ce: di­ga­mos que es una chi­ca con bo­ca de cu­lo, literalmente–, que im­pre­sio­nó tan­to a Álex de la Igle­sia que de­ci­dió apos­tar co­mo pro­duc­tor por el pro­yec­to más am­bi­cio­so y se­gu­ra­men­te más po­lé­mi­co del aho­ra guio­nis­ta y di­rec­tor no­vel:

Pie­les, ópe­ra pri­ma se­lec­cio­na­da pa­ra la pres­ti­gio­sa sec­ción Pa­no­ra­ma de la 67ª edi­ción del Fes­ti­val de Ber­lín. ¿Con­ten­to con la aco­gi­da? En­tu­sias­ma­do, la ver­dad, por­que el pú­bli­co ale­mán no ex­pre­sa sus emo­cio­nes co­mo el es­pa­ñol y, sin em­bar­go, han ve­ni­do ilu­sio­na­dos a con­tar­me lo que han sen­ti­do en es­te via­je. Por­que de eso va Pie­les. Tra­ta de la de­for­mi­dad fí­si­ca pe­ro, tam­bién, emo­cio­nal. Es la par­te más os­cu­ra de no­so­tros mis­mos que no nos atre­ve­mos ni a con­tar ni a acep­tar. Pe­ro so­lo cuan­do rea­li­za­mos ese via­je ha­cia lo más os­cu­ro, po­de­mos en­con­trar­nos a no­so­tros mis­mos de ver­dad. Ra­ros so­mos to­dos, in­clui­do yo, y gra­cias a la pe­lí­cu­la he po­di­do ser más cons­cien­te de mis ra­re­zas. Me gus­ta­ría que el es­pec­ta­dor vi­va esa ex­pe­rien­cia no co­mo una pro­vo­ca­ción sino co­mo una ex­cu­sa pa­ra em­pa­ti­zar con el otro, con el di­fe­ren­te, y de pa­so sen­tir­se más li­bre de pre­jui­cios pa­ra te­ner su pro­pia opi­nión. ¿Qué es lo más bo­ni­to que le han di­cho? Va a so­nar ra­ro, pe­ro ha si­do: «Nun­ca pen­sé que al­go tan ho­rri­ble pu­die­ra gus­tar­me tan­to». Por­que no es una pe­lí­cu­la fá­cil de ver en el sen­ti­do de que es du­ra, pe­ro gra­cias al co­lor ro­sa que lo en­vuel­ve to­do se ha­ce lle­va­de­ra, in­clu­so her­mo­sa.

Mi idea era que la gen­te pen­sa­ra: «No quie­ro ver es­to», pe­ro lue­go no pu­die­ra de­jar de ver­lo… Ir de ro­sa le ha cau­sa­do mu­chos dis­gus­tos, con esos in­sul­tos en las re­des… Es­toy en un mo­men­to de má­xi­ma fe­li­ci­dad: ten­go 25 años y ya he di­ri­gi­do mi pri­me­ra pe­lí­cu­la, es­toy en Ber­lín, me sien­to to­tal­men­te li­bre, por­que cuan­do me pon­go tras la cá­ma­ra sien­to que na­da me detiene y no de­jo que na­da lo ha­ga. Lo que no me in­tere­sa me abu­rre. Y lo que me abu­rre no me afec­ta. En es­tos tiem­pos en que hay al­gu­nos que prac­ti­can el in­sul­to o la cen­su­ra, co­mo ha pa­sa­do con el car­tel en Ins­ta­gram, pre­fie­ro no mo­les­tar­me en leer lo que di­cen ni per­mi­tir que me afec­te. Pe­ro tan­ta agre­si­vi­dad… Pre­ci­sa­men­te es lo que su­fren los pro­ta­go­nis­tas de Pie­les, pe­ro en ellos se pro­du­ce por sus de­for­mi­da­des fí­si­cas. Es­ta­mos en una so­cie­dad mar­ca­da por fuer­tes pre­sio­nes que nos obligan a se­guir ac­ti­tu­des co­lec­ti­vas pe­ro, tam­bién, cá­no­nes de be­lle­za in­sos­te­ni­bles pa­ra la ma­yo­ría. El co­lec­ti­vo más presionado, el más cas­ti­ga­do sin du­da, es el de las mu­je­res ma­yo­res de 40 años. Pe­ro el ro­sa es un co­lor aso­cia­do al co­lec­ti­vo gay. ¿Tie­ne eso al­go que ver con su elec­ción? No, por­que Pie­les no es una pe­lí­cu­la gay, no hay en ella nin­gún con­flic­to gay. Ade­más, de­tes­to la vin­cu­la­ción de un co­lor pa­ra eti­que­tar o iden­ti­fi­car a un co­lec­ti­vo. La elec­ción del ro­sa, co­mo el li­la, fue ex­clu­si­va­men­te es­té­ti­ca. Ca­sa­no­va es un ar­tis­ta atre­vi­do, ori­gi­nal, pe­ro fiel a sus idea­les y a sus ami­gos. Pa­ra su debut ha con­ta­do tam­bién con Se­cun de la Ro­sa (Toni en Aí­da) y Carmen Ma­chi (Aí­da), aun­que de su eta­pa en Te­le­cin­co se queda con Ana Pol­vo­ro­sa (Lorena en la se­rie) co­mo ac­triz fe­ti­che, que en­car­na de nue­vo a Sa­mant­ha, la pro­ta­go­nis­ta de Eat

my shit, el ros­tro mar­ca­do por un ori­fi­cio que es­tá don­de no le co­rres­pon­de. ¿Por qué re­cu­pe­ró el per­so­na­je de su cor­to­me­tra­je pa­ra la pe­lí­cu­la? Por­que fue muy bien re­ci­bi­do. Ade­más, lu­cha­ba con­tra pre­jui­cios so­cia­les a los que aun se en­fren­tan las mu­je­res, así que me pa­re­cía per­fec­ta­men­te re­cu­pe­ra­ble pa­ra un spin off pe­ro con ma­yor pro­ta­go­nis­mo. ¿Po­de­mos de­fi­nir a Ana Pol­vo­ro­sa co­mo su mu­sa? Me da cier­to pu­dor de­cir al­go así. Me ins­pi­ra, me fas­ci­na, la quie­ro por­que es ami­ga pe­ro, so­bre to­do, la ad­mi­ro y res­pe­to por­que me en­can­ta có­mo tra­ba­ja. ¿Le gus­ta ro­dear­se de ami­gos en sus pro­yec­tos? No es­tán por ser mis ami­gos, sino por­que son gran­des ac­to­res. Aun­que es cier­to que tra­ba­jar con ellos me per­mi­te co­no­cer me­jor sus cla­ves y sus lí­mi­tes, y fa­ci­li­ta tam­bién mi co­mu­ni­ca­ción con ellos. Eso pa­ra una ópe­ra pri­ma da más con­fian­za, ¿no? Soy de po­ner­me re­tos y su­pe­rar­los en ca­da pro­yec­to, ha­cien­do al­go que has­ta en­ton­ces me hu­bie­ra da­do mie­do. No le te­mo a lo des­co­no­ci­do, no me da in­se­gu­ri­dad en­fren­tar­me a ello: quie­ro apren­der, quie­ro equi­vo­car­me, quie­ro ser me­jor… Me pon­go de­trás de la cá­ma­ra y soy el hom­bre más li­bre del mun­do. El ma­yor éxi­to de un ci­neas­ta de ca­ra a la crítica o a los es­pec­ta­do­res es ‘te­ner un uni­ver­so pro­pio’. ¿Cuál sería el su­yo? Pues lo de­fi­nió muy bien Álex de la Igle­sia: «Es una tar­ta de fre­sa con un cu­chi­llo den­tro, es una He­llo Kitty con una me­tra­lle­ta». ♥

“Ra­ros so­mos to­dos, in­clui­do yo, y gra­cias a la pe­lí­cu­la he po­di­do ser más cons­cien­te de mis ra­re­zas”.

Ca­sa­no­va ha ele­gi­do co­mo mu­sa a Ana Pol­vo­ro­sa, con quien com­par­tió mu­chos años en ‘Aí­da’ (Te­le­cin­co). Arri­ba, con el elen­co de su pe­lí­cu­la en Ber­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.