VI­DAS NO EJEM­PLA­RES

Ma­don­na: una ma­dre siem­pre po­lé­mi­ca.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SU­MA­RIO - POR CAR­LOS GON­ZÁ­LEZ

Aca­ba de cum­plir 59 años y lo ha ce­le­bra­do por to­do lo al­to en Ita­lia, con una fies­ta gi­ta­na en la que no ha fal­ta­do de na­da: ni ban­da de mú­si­ca ni bai­la­ri­nes ni si­quie­ra los ca­ba­llos co­mo par­te del es­pec­tácu­lo –y pa­ra que la di­va hi­cie­ra su en­tra­da triun­fal en­tre los asis­ten­tes que más pa­re­cían sus súb­di­tos que sus ami­gos–. Un gran des­plie­gue que lle­vó a la can­tan­te a per­der la ca­be­za, en sen­ti­do li­te­ral, y a ol­vi­dar la le­tra de una de sus can­cio­nes, tal y co­mo se ve en un ví­deo que ella ha pu­bli­ca­do en Ins­ta­gram.

Pe­ro lo que más ha sor­pren­di­do es la fo­to en la que Ma­don­na po­sa por pri­me­ra con sus seis hi­jos. La cha­va­le­ría al com­ple­to pa­re­ce fe­liz y muy son­rien­te, con la ex­cep­ción de las dos pe­que­ñas, las ge­me­las Ste­lla y Es­te­re (4), adop­ta­das a prin­ci­pios de 2017. Pa­re­ce que am­bas se en­cuen­tran des­co­lo­ca­das, qui­zá por el can­san­cio o por la fal­ta de cos­tum­bre de es­tos sa­raos.

La reali­dad, sin em­bar­go, pue­de que no sea tan idí­li­ca. Los pro­ble­mas de Ma­don­na con Roc­co (17), se­gun­do se sus hi­jos, son de so­bra co­no­ci­dos. En di­ciem­bre de 2015, él de­ci­dió de­jar a su ma­dre e ir­se a vi­vir a Lon­dres con su pa­dre, el di­rec­tor Guy Rit­chie, lo que des­en­ca­de­nó una ba­ta­lla le­gal en­tre am­bos pro­ge­ni­to­res. La can­tan­te que­ría que vol­vie­ra con ella a Nue­va York, pe­ro no lo con­si­guió. El ca­breo del ado­les­cen­te lle­gó has­ta tal pun­to, que hi­zo lo peor que se pue­de ha­cer hoy en día: blo­quear a su ma­dre en Ins­ta­gram. Coin­ci­dien­do con es­tos líos, Pa­ge Six pu­bli­có un re­por­ta­je en el que des­cri­bían a la ar­tis­ta co­mo una ma­dre «de­ma­sia­do con­tro­la­do­ra» y ase­gu­ra­ban que los pro­ble­mas no eran so­lo con Roc­co. La di­va, es­can­da­lo­sa de puer­tas pa­ra afue­ra, se­ría par­ti­da­ria de la dis­ci­pli­na y la mano du­ra en ca­sa. Ci­ta­ban al­gu­nos ejem­plos, co­mo que a la ma­yor, Lour­des (20), no le ha­bía per­mi­ti­do te­ner mó­vil has­ta los 15. O que todos de­bían se­guir su es­tric­ta dieta ma­cro­bió­ti­ca sin dul­ces, cho­co­la­te ni sal. UNA MA­DRE MUY ES­TRIC­TA A eso ha­bría que aña­dir lo que sus hi­jos es­pe­ra­ban de ella co­mo ma­dre. «Roc­co no es­tá na­da sa­tis­fe­cho con

mis lo­gros. Pre­fe­ri­ría que co­ci­na­ra

pa­ra él», con­fe­só ella ha­ce unos años. Las adop­cio­nes de sus cua­tro hi­jos me­no­res tam­po­co han es­ta­do exen­tas de po­lé­mi­ca. La de Da­vid Ban­da (11) se com­pli­có, por­que la can­tan­te no cum­plió uno de los re­qui­si­tos que mar­ca­ba la ley de Ma­laui: vi­vir un año en el país. En el ca­so de Mercy Ja­mes (11) la fa­mi­lia bio­ló­gi­ca ase­gu­ró que ha­bían si­do en­ga­ña­dos y que nun­ca qui­sie­ron ce­der a la ni­ña de for­ma de­fi­ni­ti­va. Las me­no­res, Ste­lla y Es­te­re, de mo­men­to se sal­van, aun­que ya se han vis­to mez­cla­das en otro lío ju­di­cial: la de­man­da que ga­nó su ma­dre al Mail

On­li­ne por una gra­ve in­tro­mi­sión en su in­ti­mi­dad al pu­bli­car da­tos que pu­die­ron po­ner en pe­li­gro la adop­ción.

Aho­ra, la ar­tis­ta se en­fren­ta a otra ba­ta­lla. Ha de­nun­cia­do a una an­ti­gua ami­ga, Dar­le­ne Lutz, que pre­ten­día subas­tar 22 ob­je­tos su­yos, en­tre los que hay una car­ta de amor de Tu­pac Sha­kur, un ce­pi­llo con al­gu­nos pe­los o unas bra­gas usa­das. La co­le­ga trai­do­ra ase­gu­ra que la di­va le re­ga­ló es­tas co­sas, mien­tras la otra de­fien­de que fue­ron ro­ba­das. El juez, de mo­men­to, ha im­pe­di­do la ven­ta. Lo más cu­rio­so es una de las ale­ga­cio­nes de la es­tre­lla: «Mi ADN pue­de ser ex­traí­do de uno de mis pe­los. Es indignante y ofen­si­vo que mi ADN pue­da ser pues­to a la ven­ta en una subas­ta». Y tie­ne ra­zón. Ima­gí­nen­se que al­guien uti­li­za el ma­te­rial ge­né­ti­co pa­ra am­pliar es­ta fa­mi­lia tan lo­ca o pa­ra crear pe­que­ñas di­vas clo­na­das. Los con­flic­tos po­drían ser tre­men­dos…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.