Ope­ra­ción ‘triun­far en el amor’.

CHE­NOA HA PU­BLI­CA­DO UN LI­BRO QUE ESTÁ DAN­DO QUE HA­BLAR: EN ÉL RE­PA­SA SU CU­RRÍCU­LO SEN­TI­MEN­TAL Y CUEN­TA SU RUP­TU­RA CON DA­VID BIS­BAL.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR AU­RE­LIO MAN­ZANO/RE­DAC­CIÓN

La cues­tión no era es­tar en pa­re­ja sino ha­ber­me acos­tum­bra­do tan­to a ella que no con­ce­bía mi vi­da sin una. Lle­va­ba tan­to tiem­po em­pal­man­do hom­bres que creo que una par­te de mí se ha­bía per­di­do. Mi idea del amor desde chi­qui­ta siem­pre fue muy so­ña­do­ra, que­ría te­ner una fa­mi-

lia». Así de­fi­ne Che­noa su afán de bus­car una pa­re­ja en el li­bro que aca­ba de lan­zar al mer­ca­do, De­fec­tos per­fec­tos, de Mar­tí­nez Ro­ca. Y es que, así co­mo su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal ha ido en as­cen­so en los 15 años que han pa­sa­do desde que sa­lie­ra de Ope­ra­ción Triun­fo, lo cier­to que po­dría de­cir­se que su vi­da sen­ti­men­tal ha si­do un fra­ca­so. Una pa­la­bra que ella se re­sis­te a acep­tar: «Cuando me lla­man fra­ca­sa­da en el amor me da mu­cha ra­bia por­que hay mu­chas mu­je­res y mu­chos hom­bres que se pue­den sen­tir iden­ti­fi­ca­dos con eso. Hoy en día no ten­go pa­re­ja, su­pon­go que no he en­con­tra­do a al­guien que com­par­ta mis va­lo­res y desde lue­go, me nie­go a que­dar­me en una re­la­ción

que no me ha­ga fe­liz. No so­por­to la pa­la­bra aguan­tar, me sa­ca de qui­cio»,

con­clu­ye la can­tan­te.

Pe­ro la reali­dad es que, si no lo lla­ma­mos fra­ca­so, la vi­da sen­ti­men­tal de Che­noa no ha si­do afor­tu­na­da. En su li­bro, ella mis­ma re­la­ta quié­nes han si­do los hom­bres de su vi­da y por qué se han ter­mi­na­do esas re­la­cio­nes.

AMOR DE JU­VEN­TUD

Se­gún re­la­ta ella mis­ma, su pri­mer amor se lla­ma­ba Jo­sé. Ella te­nía 14 años y él era su me­jor ami­go. «Con él des­cu­brí las co­sas que se des­cu­bren con los pri­me­ros no­vios, esas tan inevi­ta­bles y que asus­ta­ban a mis pa­dres». La­men­ta­ble­men­te, es­ta re­la­ción es­tu­vo sal­pi­ca­da de «dis­cu­sio­nes con in­gre­dien­tes que pre­fie­ro no re­cor­dar», cuen­ta la can­tan­te. Aun­que la cau­sa de su rup­tu­ra vino cuando la can­tan­te se en­te­ró de que le era in­fiel con su me­jor ami­ga. Mal co­mien­zo.

In­me­dia­ta­men­te Che­noa par­ti­ci­pó en una au­di­ción del gru­po Koan Fus­sion, allí co­no­ció al que se­ría su se­gun­do amor. «Él re­pre­sen­ta­ba la se­gu­ri­dad, la pro­tec­ción, la ma­du­rez. El res­pe­to no im­por­ta­ba», re­la­ta. Es­te cu­bano es­tu­vo sie­te años con la can­tan­te has­ta que ella en­tró en la Academia y co­no­ció a Bis­bal. «En la pri­me­ra vi­si­ta que nos per­mi­tie­ron en la Academia vi­nie­ron mi pa­dre y él, y me dio la sen­sa­ción de que te­nía al­gu­na in­ten­ción ocul­ta. Me de­jó un sa­bor des­agra­da­ble te­ner­le allí, en mi pla­ne­ta fe­liz. Nues­tra re­la­ción era una de las co­sas de las que yo ha­bía hui­do des­pa­vo­ri­da», re­la­ta Che­noa, quien re­cuer­da así la de­cep­ción al ver­le en la te­le­vi­sión. «Cuando, tiem­po des­pués, fue a la te­le a ha­blar de no­so­tros, ha­cién­do­se la víc­ti­ma, ya no me im­por­ta­ba». Y es que cuando Luis lle­gó a esa Academia, ya ha­bía sal­ta­do la chis­pa en­tre los can­tan­tes, aun­que no fue has­ta di­ciem­bre de ese año, en la pri­me­ra sa­li­da de la Academia, cuando rom­pió de­fi­ni­ti­va­men­te con el cu­bano. Pe­ro se­gún cuen­ta Laura, «aque­llo es­ta­ba ro­to mu­cho an­tes de Bis­bal y de la Academia». Lue­go, una vez más ella se en­te­ra­ría que, de nue­vo, le ha­bían si­do in­fiel.

EN LA ACADEMIA

A par­tir de en­ton­ces, ella es­ta­ba li­bre pa­ra dar rien­da suel­ta a su amor con Bis­bal. «No sé en qué mo­men­to nos di­mos cuen­ta que ha­bía al­go más que una amis­tad, pe­ro sí sé que lo tu­vi­mos cla­ro al mis­mo tiem­po», di­ce Che­noa. Su his­to­ria de amor du­ró tres años. Tres años lle­nos de éxi­to, pe­ro se­gún la can­tan­te, la cri­sis co­men­zó cuando el al­me­rien­se sa­có su se­gun­do dis­co «y em­pe­za­ron a apa­re­cer los pri­me­ros ru­mo­res de in­fi­de­li­dad, que Da­vid siem­pre ne­gó: los pri­me­ros

ren­cuen­tros no tan apa­sio­na­dos; las dis­cu­sio­nes por ton­te­rías...»,

re­la­ta la ma­llor­qui­na. «Una se­ma­na an­tes de vol­ver de un via­je, Da­vid me en­vió un ra­mo de flo­res con una tar­je­ta que de­cía: “Ya lle­go”. Cuando re­gre­só, yo es­ta­ba tra­ba­jan­do y al vol­ver a ca­sa, me lo en­con­tré con la ma­le­ta he­cha: “Ten­go que pen­sar, me­jor

lo de­ja­mos”». Aque­lla, se­gún el li­bro, fue la úl­ti­ma vez que se vie­ron. Po­co des­pués, Da­vid anun­cia­ba, en una rue­da de pren­sa en Ca­ra­cas, que no te­nía a na­die su vi­da. El res­to, ya for­ma par­te de la his­to­ria del co­ra­zón. Por cier­to, en es­te li­bro Che­noa re­co­no­ce que, tal y co­mo pu­bli­ca­mos en es­ta re­vis­ta, ella no se en­te­ró de la rup­tu­ra por te­le­vi­sión co­mo con­tó en una en­tre­vis­ta en la re­vis­ta de los 40 prin­ci­pa­les. «En aque­lla en­tre­vis­ta no me ex­pli­qué bien, por­que se en­ten­dió que me ha­bía en­te­ra­do del fin de nues­tra re­la­ción por la pren­sa y no fue así. Lo que me pi­lló por sor­pre­sa fue el anun­cio de la rup­tu­ra. Me en­te­ré que se ha­cía pú-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.