AME­LIA BONO

CHARLAMOS CON LA HI­JA MA­YOR DEL EX­MI­NIS­TRO DE DE­FEN­SA JO­SÉ BONO SO­BRE LA FA­MI­LIA, LOS NI­ÑOS, LA VI­DA PRO­FE­SIO­NAL Y LA SI­TUA­CIÓN POLÍTICA DE NUES­TRO PAÍS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR MI­RIAM RU­BIO

“Aho­ra no me plan­teo te­ner más hi­jos”.

Ase­gu­ra que no ima­gi­na­ba que su vi­da se­ría así. Su ma­tri­mo­nio con Ma­nuel Mar­tos y la fa­mi­lia que han for­ma­do la han he­cho más fe­liz in­clu­so de lo que hu­bie­ra po­di­do so­ñar. Pe­ro Ame­lia Bono in­sis­te en que la per­fec­ción no exis­te, por­que una ca­sa con cua­tro ni­ños siem­pre es­tá lle­na de vi­da, pe­ro a ve­ces pue­de re­sul­tar caó­ti­ca. Nos en­con­tra­mos con ella du­ran­te su pa­so por la pa­sa­re­la Pe­ti­te Fas­hion Week, don­de las fir­mas de El Cor­te In­glés mos­tra­ron las úl­ti­mas ten­den­cias pa­ra los más pe­que­ños. ¿Es de las ma­dres que se pi­rran por com­prar pa­ra los más pe­que­ños? Sí, ade­más me en­can­ta lle­var­los igua­les. Pe­ro lle­ga un mo­men­to en que no se pue­de, por­que aquí tie­nen que he­re­dar to­dos. Eso le to­ca­rá a Jaime, el pe­que­ño. ¿Có­mo es­tá? Ya va a cum­plir un año. Ahí es don­de te das cuen­ta de que pa­sa el tiem­po vo­lan­do, pe­ro él es­tá bien, fe­liz. Es un ni­ño tan sim­pá­ti­co que es­ta­mos to­dos ton­tos con él. ¿Al­gún día ima­gi­nó que su vi­da se­ría así? No, y a la vez sí, por­que me en­can­tan los ni­ños. Era de pen­sar en te­ner cin­co o seis. No lo he he­cho na­da mal, ¡son cua­tro! Pe­ro no la ima­gi­na­ba así de bo­ni­ta, con unos hi­jos y un ma­ri­do tan ma­ra­vi­llo­sos. Pa­re­ce la vi­va ima­gen de la fe­li­ci­dad. Tam­bién ten­go mis mo­men­tos. ¡Ve­nid un día por la tar­de! (ri­sas) Aho­ra mi tiem­po es pa­ra ellos, es lo que to­ca, pe­ro es­toy fe­liz. ¿Y có­mo se con­si­gue man­te­ner, con ese aje­treo, una re­la­ción en­vi­dia­ble? Lo ha­ce el res­pe­to, ayu­dar­se… No te voy a de­cir que to­do es ma­ra­vi­llo­so, por­que con cua­tro y el tra­ba­jo de am­bos a ve­ces es­ta­mos un po­co des­bor­da­dos, y se ha­ce cues­ta arri­ba. No el ma­tri­mo­nio, sino el día a día, pe­ro nos en­ten­de­mos muy bien y nos com­ple­men­ta­mos su­per­bien. Soy muy ale­ma­na, de or­den y de ho­ra­rios, por­que si no con cua­tro ni­ños es im­po­si­ble. Cum­pli­rán diez años de ma­tri­mo­nio en unos me­ses. ¿Ya es­tá pen­san­do en ce­le­bra­cio­nes? Bueno, le he di­cho a Ma­nuel que quie­ro ha­cer un via­je, a ver si lo pi­lla (ri­sas). Pe­ro hay que ce­le­brar­lo to­dos los días. El día a día es el que cuen­ta. Hay que cui­dar­se, que­rer­se, res­pe­tar­se y ad­mi­rar­se siem­pre.

De ma­yor quie­ro ser co­mo Rap­hael, con esa ener­gía

Su ma­ri­do se de­di­ca a la mú­si­ca. ¿Al­guno de sus hi­jos apun­ta ma­ne­ras? Al me­nos uno es un ar­tis­ta. El ter­ce­ro. Es tre­men­do. Des­pués de cua­tro ni­ños, ¿se plan­tea te­ner más? De mo­men­to no. No me gus­ta de­cir nun­ca, pe­ro no. Su her­ma­na Ana tam­bién ha si­do ma­má. ¿Có­mo lo es­tá lle­van­do? Nos ha sor­pren­di­do a to­dos. Se or­ga­ni­za ca­si me­jor que yo y no se ago­bia. Y la ni­ña es tan mo­na, tan bue­na... Es la prin­ce­sa de la ca­sa. ¿Es una tía con­sen­ti­do­ra? Sí, le voy a con­sen­tir to­do. Que la edu­que su ma­dre, co­mo ha­cen con los míos. Co­mo hi­ja de un ex­mi­nis­tro, ¿có­mo es­tá vi­vien­do la si­tua­ción en Ca­ta­lu­ña? Es­pe­ro que to­do se nor­ma­li­ce lo an­tes po­si­ble. Pa­ra mí Ca­ta­lu­ña per­te­ne­ce a Es­pa­ña y ten­go mu­chos ami­gos allí. En política pre­fie­ro no pro­nun­ciar­me, pe­ro es­toy de acuer­do con mi pa­dre. Ha­bla­mos de los abue­los, ¿có­mo es­tá su sue­gro? Fe­no­me­nal, con su gi­ra e in­com­bus­ti­ble. Yo quie­ro ser co­mo él de ma­yor, con esa ener­gía. ♥

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.