MA­LÚ

MA­LÚ Y GON­ZA­LO MI­RÓ HAN DA­DO POR FI­NA­LI­ZA­DO SU NOVIAZGO TRAS CA­SI TRES AÑOS. AL PA­RE­CER, ES ELLA LA QUE HA TO­MA­DO LA DE­CI­SIÓN DE IR POR CA­MI­NOS SE­PA­RA­DOS, DE­JAN­DO AL PE­RIO­DIS­TA DES­TRO­ZA­DO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR RE­DAC­CIÓN

Rom­pe con Gon­za­lo Mi­ró.

Ha­ce ca­si tres años, a co­mien­zos de 2015, sal­ta­ba la no­ti­cia: Ma­lú (35) y Gon­za­lo Mi­ró (36) eran pa­re­ja. Tres años de dis­cre­ción. Tres años evi­tan­do ser pi­lla­dos jun­tos. Sin po­sar en nin­gún pho­to­call y dan­do muy po­cas pis­tas en las re­des so­cia­les de la re­la­ción que man­te­nían. Al­go que de­bía de aten­der a una ob­se­sión de ella, pues­to que a él le he­mos vis­to po­sar en mul­ti­tud de oca­sio­nes al la­do de otras pa­re­jas co­no­ci­das que ha te­ni­do, co­mo ha si­do el ca­so de Na­ta­lia Ver­be­ke, Amaia Mon­te­ro, Ana Isa­bel Me­di­na­bei­tia o Eugenia Martínez de Iru­jo. Pre­ci­sa­men­te con es­ta úl­ti­ma, pa­re­ce que Ma­lú

guar­da una cier­ta si­mi­li­tud. Am­bas fue­ron las que han to­ma­do la de­ci­sión de rom­per y de­jar­le com­pues­to y sin no­via. Si la re­la­ción del pe­rio­dis­ta y la can­tan­te ha to­ca­do a su fin, tal y co­mo ha po­di­do sa­ber es­ta re­vis­ta. Es­te he­cho, el de ocu­par la po­si­ción de ‘de­ja­do’, es lo que tie­ne a Gon­za­lo más hun­di­do de lo que ha es­ta­do en otras oca­sio­nes en las que se le ha aca­ba­do el amor.

Mi­ró pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do la vía de es­ca­pe ade­cua­da en el de­por­te –y en la com­pa­ñía de bue­nas amis­ta­des–. Así le pue­den ver en es­tas imá­ge­nes re­cién sa­li­do del gimnasio y con atuen­do ade­cua­do pa­ra su­dar la ca­mi­se­ta. CRISIS Y RU­MO­RES Ca­biz­ba­jo y pen­sa­ti­vo, qui­zá bus­ca una ex­pli­ca­ción a es­te pun­to y fi­nal. Aun­que lo cier­to es que, a su noviazgo con Ma­lú, siem­pre le han ro­dea­do los ru­mo­res de crisis. Co­mo si los en­gra­na­jes del Ma­lú siem­pre se ha ne­ga­do a ha­blar de sus re­la­cio­nes amor no hu­bie­sen ter­mi­na­do de en­ca­jar del to­do en es­te tiem­po.

La bre­cha más sig­ni­fi­ca­ti­va se pro­du­jo ocho me­ses des­pués de co­men­zar. Pe­ro, co­mo siem­pre, de­ci­die­ron man­te­ner­se dis­cre­tos. En si­len­cio. Sin con­fir­mar ni des­men­tir si lo su­yo ha­bía ter­mi­na­do, si con­ti­nua­ban co­mo siem­pre o si se en­con­tra­ban en un pun­to muer­to de la re­la­ción. De he­cho, las po­cas de­cla­ra­cio­nes que han con­ce­di­do en es­te tiem­po, se si­túan en los co­mien­zos. En Mar­zo 2015, du­ran­te la fies­ta de pre­sen­ta­ción de la tem­po­ra­da de Fór­mu­la 1, él pro­nun­ció sus pri­me­ras pa­la­bras acer­ca de ro­man­ce: «De Ma­lú me gus­ta to­do». Sí, se atre­vía a pro­nun­ciar su nom­bre. Al­go que ella no ha­cía al re­vés unos días an­tes.

«Es­toy muy bien, de ver­dad. Agra­dez­co el in­te­rés. Los que me co­no­céis, sa­béis que no me sien­to có­mo­da con es­te ti­po de co­sas», se li­mi­tó a de­cir.

To­do es­te mis­te­rio y se­cre­tis­mo ha lle­va­do en va­rias oca­sio­nes a du­dar de si se­guían sien­do pa­re­ja o no. Tan so­lo al­gu­nas imá­ge­nes ‘ro­ba­das’ de vez en cuan­do de am­bos jun­tos pa­sean­do a sus pe­rros da­ban in­di­cios de que lo su­yo con Gon­za­lo se­guía ade­lan­te. In­clu­so, ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un año, en el pro­gra­ma de Ber­tín Os­bor­ne Mi ca­sa es la tu­ya (Te­le­cin­co), ella es­qui­va­ba, con gran ha­bi­li­dad, to­do lo re­la­cio­na­do con su co­ra­zón. Al fi­nal, zan­jó: «Aho­ra es­toy a gus­to por­que he cum­pli­do 34 años, te asien­tas co­mo ser hu­mano, es­tás más tran­qui­lo, tie­nes más el con­trol de ti mis­mo, de qué bus­cas…».

Qui­zá lo que ella bus­que sea se­guir con sus pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les. El úl­ti­mo dis­co que sa­có al mer­ca­do, Caos, fue en 2015. Aho­ra, pa­re­ce es­tar más cen­tra­da en la fa­ce­ta te­le­vi­si­va gra­cias a La

Voz (Te­le­cin­co), que co­men­zó nue­va tem­po­ra­da ha­ce unas se­ma­nas. Allí ejer­ce co­mo coach al la­do de Jua­nes y Pa­blo Ló­pez, que se in­cor­po­ran es­ta tem­po­ra­da, y del ya ve­te­rano Manu Ca­rras­co. Pue­de que allí ella en­cuen­tre de nue­vo con quién lle­nar el hue­co que tie­ne en su co­ra­zón. Hay que re­cor­dar que su úl­ti­ma pa­re­ja an­tes de que se cru­za­ra Mi­ró, fue un sa­xo­fo­nis­ta que tra­ba­ja­ba co­mo téc­ni­co de so­ni­do en el pro­gra­ma de Me­dia­set. RE­FU­GIO LA­BO­RAL Por su par­te, él, que no pa­re­ce es­tar co­mo pa­ra reha­cer su vi­da sen­ti­men­tal, se ha in­cor­po­ra­do co­mo co­la­bo­ra­dor a Tiem­po de jue­go (COPE) y tra­ba­ja tam­bién en Ra­dio Mar­ca y en el es­pa­cio de fút­bol de TVE Es­tu­dio

es­ta­dio. Lo que no ha po­di­do ser con Ma­lú, qui­zá lo cu­bran las ju­ga­das de Cris­tiano o las po­lé­mi­cas de Pi­qué.

tra­ba­jo Gon­za­lo aca­ba de in­cor­po­rar­se a ‘Tiem­po de jue­go’ (COPE). Ma­lú ha es­tre­na­do ‘La Voz’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.