En Ve­ne­zue­la la gen­te mue­re por fal­ta de me­di­ca­men­tos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - CORAZON -

Nos ci­ta­mos en un res­tau­ran­te de Boa­di­lla del Mon­te (Madrid), jus­to des­pués de aca­bar la gra­ba­ción de un pro­gra­ma del con­cur­so Mas­ter Chef Ju­nior. Y cla­ro, es inevi­ta­ble re­cor­dar su par­ti­ci­pa­ción en la ver­sión ce­le­brity, que fue vis­ta y no vis­ta…

¿Verdad, Car­los?

Es que yo no es­ta­ba pre­pa­ra­do, no ha­bía vis­to el pro­gra­ma y me lia­ron, me di­je­ron: «¿Tú co­ci­nas?». Con­tes­té que sí, me pi­die­ron un pla­ti­llo y fli­pa­ron, por­que pre­sen­té mi pla­to es­tre­lla, ya que yo soy muy bueno con los tar­ta­res. Ha­go pas­tas, sal­sas… pe­ro to­do bá­si­co. Y aque­llo era otro ni­vel. ¡La gen­te ha­bía he­cho cur­sos de tres me­ses…! Evi­den­te­men­te, no suel­ta pren­da so­bre el ga­na­dor. Ten­dre­mos que es­pe­rar a la emi­sión del pro­gra­ma. De to­dos mo­dos, el mo­ti­vo por el que nos ve­mos no pa­sa por las co­ci­nas de ‘Mas­ter Chef ’. Es­te ve­rano tu­ve no­ti­cia de un con­cier­to que dio Car­los pa­ra re­cau­dar fon­dos a fa­vor de la Aso­cia­ción Mon­ta­ñe­sa de Ayu­da al To­xi­có­mano

ES­TÁ MUY CONCIENCIADO CON LA AYU­DA, DES­DE LA DIS­TAN­CIA, A SU VE­NE­ZUE­LA NA­TAL. POR ESO, SE EM­PE­ÑA EN CO­LA­BO­RAR CON EL EN­VÍO DE ME­DI­CA­MEN­TOS A SU PAÍS. PE­RO NO ES LA ÚNI­CA CAU­SA SO­LI­DA­RIA EN LA QUE ES­TÁ IN­VO­LU­CRA­DO. POR ANA GAR­CÍA LO­ZANO ƀ FO­TOS: M. VA­QUE­RO

(AMAT) y pen­sé: «Es­te co­ra­zón so­li­da­rio no se nos es­ca­pa. En cuan­to pue­da, tie­ne que con­tár­nos­lo».

Pues te cuen­to. Me in­vi­ta­ron y acep­té en­can­ta­do. Fe­liz de po­der ser so­li­da­rio. Ten en cuen­ta que, sien­do ve­ne­zo­lano, sé de lo que ha­blo, ya que ven­go de una tie­rra que ne­ce­si­ta so­li­da­ri­dad to­tal, por­que es­ta­mos en si­tua­ción de emer­gen­cia des­de ha­ce años.

AMAT na­ce fru­to de la in­quie­tud de un gran nú­me­ro de pa­dres afec­ta­dos por el te­ma de las adic­cio­nes en jó­ve­nes…

Es muy im­por­tan­te la pre­ven­ción y al­go pre­ven­ti­vo, sin du­da, es el de­por­te. AMAT sa­be mu­cho de eso, por­que lle­va 30 años ha­cien­do un ma­ra­tón ca­da 12 de oc­tu­bre. De­por­te, ade­más del amor fa­mi­liar, de la au­to­es­ti­ma…

Ese es un buen men­sa­je: que el subidón que pue­den dar­te las dro­gas, en un mo­men­to da­do, po­de­mos bus­car­lo en otros hob­bies. En otras ‘adic­cio­nes’, co­mo el de­por­te, el bai­le, el ci­ne…

O la co­ci­na, por ejem­plo. Aho­ra que ven­go de esa gra­ba­ción de la se­mi­fi­nal de Mas­ter Chef Ju­nior. ¡No sa­bes qué ni­vel! Los adul­tos alu­ci­na­mos con que esos pla­tos los ha­gan ni­ños de en­tre ocho y 11 años. Pos­tres per­fec­tos, co­ci­na de ca­ce­ría per­fec­ta… Yo, con ocho años, no sa­bía ni ha­cer un sánd­wich. Esa pa­sión que di­ces por el bai­le, la mú­si­ca… Esa sí que es una bue­na dro­ga.

De to­dos mo­dos, Car­los, cual­quier per­so­na pue­de desa­rro­llar, en al­gún mo­men­to de su vi­da, un pro­ble­ma de adic­ción. No hay eda­des… Y no nos ol­vi­de­mos de esas otras adic­cio­nes que no res­pon­den a sus­tan­cias, co­mo el mó­vil, los jue­gos on li­ne…

Por eso, lo más im­por­tan­te es el amor de tu fa­mi­lia, pe­ro tam­bién es­tar pre­sen­te, que­rer­te a ti mis­mo, que­rer lo que deseas, lo que ha­ces es fun­da­men­tal pa­ra, en­ton­ces, po­der que­rer a los de­más.

De he­cho, el con­cier­to se hi­zo ba­jo el le­ma: «Cuí­da­te, quié­re­te, áma­te».

Sue­na muy sen­ci­llo, muy bá­si­co, pe­ro es así.

Le preo­cu­pa la gen­te jo­ven, pe­ro no pue­de ol­vi­dar su tie­rra, por

“Lle­vo cua­tro años y me­dio sin ir a mi país, una pe­na. Quie­ro agra­de­cer­le a Es­pa­ña y a los me­dios su apo­yo a Ve­ne­zue­la”.

eso sé que des­ti­na mu­cho de su tiem­po a la Fun­da­ción Una me­di­ci­na pa­ra Ve­ne­zue­la, que pro­mue­ve ASEVED (Aso­cia­ción es­pa­ño­la ve­ne­zo­la­na por la de­mo­cra­cia). ¿Cuál es su la­bor?

Na­ció en fe­bre­ro de 2015 y, en es­tos dos años, se han en­via­do ca­si 15 to­ne­la­das de me­di­ci­nas. Ha si­do es­pec­ta­cu­lar. Em­pe­za­mos po­co a po­co. Vanessa, la di­rec­to­ra, es quien se en­car­ga, jun­to a ve­ne­zo­la­nos, hi­jos de es­pa­ño­les que vi­ven en Es­pa­ña tra­tan­do de bus­car­se la vi­da aquí. No sa­bes la de ho­ras que pa­san tra­ba­jan­do por su gen­te de Ve­ne­zue­la. Es­ta­mos man­dan­do, men­sual­men­te, un mí­ni­mo de 300 ki­los de me­di­ci­nas. Eso es mu­cho pa­ra mi país. Yo, cuan­do vi to­do ese mo­vi­mien­to de gen­te jo­ven, me enamo­ré.

¿Hay es­ca­sez de me­di­ca­men­tos en Ve­ne­zue­la?

Es­ca­sez to­tal. La­men­ta­ble­men­te, hay gen­te que ha muer­to por fal­ta de me­di­ca­men­tos, por no te­ner an­ti­alér­gi­cos, lo más bá­si­co. Lo úl­ti­mo es que se han ago­ta­do las me­di­ci­nas pa­ra per­so­nas tras­plan­ta­das. Cuan­do es­cu­chas al­go así, pien­sas: «Hay que ha­cer al­go. Hay una far­ma­cia en Ve­ne­zue­la que fun­cio­na por te­lé­fono. Te­ne­mos más de 5.000 lla­ma­das al mes pi­dien­do me­di­ca­men­tos.

La pa­sión por la co­ci­na, el bai­le... eso sí es una bue­na dro­ga

¿Có­mo fun­cio­nan? ¿Có­mo en­vían de me­di­ci­nas? Ten­go en­ten­di­do que lo ha­cen de for­ma clan­des­ti­na…

Pa­re­ce­mos nar­co­tra­fi­can­tes. Es un en­vío pri­va­do, de otro vo­lun­ta­rio que tie­ne avio­nes y se ofre­ció. Él es el que ha­ce lle­gar to­do a su des­tino fi­nal: CODEVIDA. Es­ta lo dis­tri­bu­ye a los hos­pi­ta­les, an­tes de lle­var­los a la far­ma­cia. Aho­ra es aquí, en Es­pa­ña, don­de se or­ga­ni­za to­do. Fí­ja­te que yo aca­bo de es­tar en Co­lom­bia rea­li­zan­do una ac­ción, a po­cas ho­ras de Ve­ne­zue­la, y tu­vi­mos que en­viar­lo a Es­pa­ña y, des­de Es­pa­ña, a Ve­ne­zue­la. Des­de aquí to­do es trans­pa­ren­te. Nos ayu­da la Co­mu­ni­dad de Madrid. Cris­ti­na Ci­fuen­tes nos dio un lo­cal pres­ta­do pa­ra me­ter los 300 ki­los men­sua­les que en­via­mos. Da igual la me­di­ci­na que des, lo im­por­tan­te es que no es­té ca­du­ca­da.

¿Qué ha­ce­mos cuan­do que­ra­mos do­nar me­di­ci­nas? ¿Dón­de las lle­va­mos?

To­da la in­for­ma­ción apa­re­ce en codevida.org, don­de te­ne­mos, in­clu­so, un lis­ta­do de los me­di­ca­men­tos más ne­ce­sa­rios. No­so­tros en­via­mos to­do, me­nos in­su­li­na, por­que ne­ce­si­ta cá­ma­ra fría y no se pue­de con­ser­var bien. Tam­bién se ce­le­bran even­tos pun­tua­les pa­ra la re­co­gi­da de me­di­ci­nas, don­de co­la­bo­ran ar­tis­tas co­mo Fran­co de Vi­ta o Ber­tín Os­bor­ne, con el pro­pó­si­to de man­dar esos me­di­ca­men­tos, cuan­to an­tes, pa­ra que no ca­du­quen.

Me di­ce que, a ve­ces, es­tá en Co­lom­bia, a ti­ro de pie­dra, y no lle­ga a su país, ¿Ha­ce mu­cho que no va a Ve­ne­zue­la?

Cua­tro años y me­dio, una pe­na. Quie­ro agra­de­cer­le a Es­pa­ña y a los me­dios su apo­yo. Es­pa­ña nos es­tá ayu­dan­do siem­pre. Ra­joy ha­bló de Ve­ne­zue­la has­ta con Do­nald Trump. La gen­te sa­be muy bien la reali­dad de lo que es Ve­ne­zue­la. In­clu­so, an­tes de las elec­cio­nes en Es­pa­ña, se de­jó cla­ro cuál era la si­tua­ción allí y se di­jo: «Es­pa­ño­les, cui­da­do a quién vo­táis, por­que si vais por ese la­do, es­táis vo­tan­do a gen­te que di­ce que ad­mi­ra el cha­vis­mo». Yo pien­so que esas per­so­nas, aun­que sean muy in­te­li­gen­tes, pa­ra mí no tie­nen nin­gún cri­te­rio so­bre de­mo­cra­cia y po­lí­ti­ca.

¿Có­mo se vi­ve de le­jos es­ta si­tua­ción de su país?

Lo que ve­mos aquí es muy flo­ji­to. Yo ten­go fa­mi­lia, tíos, pri­mos y bue­nos ami­gos que si­guen luchando allí. Pa­ra ellos es mi can­ción Va­mos a la ca­lle, ya que si­guen sien­do unos hé­roes, por­que hay que con­ti­nuar sa­lien­do a la ca­lle pa­ra que se es­cu­che nues­tra voz.

¡Qué ac­tual pa­ra lo que es­tá vi­vien­do tam­bién en Es­pa­ña!

Es que hay que sa­lir a la ca­lle pa­ra re­cla­mar lo que desee­mos.

¿Qué fu­tu­ro le ve a Ve­ne­zue­la?

Vi una luz enor­me ha­ce un mes, pen­san­do que se iba a aca­bar… Pa­re­cía que los mi­li­ta­res iban a dar un gol­pe a Ma­du­ro, pe­ro no pa­só na­da. Es com­pli­ca­do, por­que es­te se­ñor tie­ne to­dos los po­de­res: el po­lí­ti­co, el ju­di­cial, el eco­nó­mi­co, el elec­to­ral, el le­gis­la­ti­vo, el mi­li­tar… No hay na­da que ha­cer. En Ve­ne­zue­la es­tán mu­rien­do per­so­nas. So­mos el país con ma­yor in­fla­ción, 1.000%. Un sa­la­rio mí­ni­mo allí sir­ve pa­ra com­prar un ki­lo de arroz. No sé có­mo pue­de vi­vir la gen­te.

Su pre­sen­te, por su­pues­to, pe­ro ¿su fu­tu­ro pa­sa por Es­pa­ña?

Aho­ra ten­go gi­ra en La­ti­noa­mé­ri­ca, don­de me en­can­ta ir, es un con­ti­nen­te al que le de­bo mu­cho y va­mos a es­tar más afin­ca­dos allí un tiem­po.

Pe­ro su ni­do va a man­te­ner­lo aquí…

Cla­ro. Sí, to­tal…

Un ni­do que va a te­ner que am­pliar­se…

Sí, es­ta­mos muy con­ten­tos. Pa­ra Na­vi­dad, otro pe­que en ca­sa.

¿Ese es aho­ra EL PRO­YEC­TO, así, con ma­yús­cu­las?

Sí, eso y com­po­ner, que es lo que es­toy ha­cien­do aho­ra. Es lo que más dis­fru­to de mi ca­rre­ra, por­que el es­ce­na­rio me en­can­ta, pe­ro com­po­ner es un ar­te. Es co­mo el que co­ci­na.

Veo que vuel­ve a lo de co­ci­nar. Se le ha que­da­do una es­pi­ni­ta cla­va­da…

(Ri­sas) No, cuan­do me fui, di­je: «De­jad­me la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar, dad­me un par de me­ses y vuel­vo, pe­ro apren­di­do».

“Des­de ASEVED man­da­mos 300 ki­los men­sua­les de me­di­ci­nas a Ve­ne­zue­la. Eso es mu­cho pa­ra mi país”, re­ve­la el can­tan­te.

Bau­te po­sa con una ca­mi­se­ta con el le­ma de la fun­da­ción AMAT, que pre­ten­de ale­jar a los jó­ve­nes de las dro­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.