Pu­ro postureo

In­se­gu­ri­dad, ne­ce­si­dad de apro­ba­ción y una so­le­dad mal lle­va­da. Es­te es el diag­nós­ti­co de bue­na par­te de las per­so­nas que re­trans­mi­ten su vi­da (o la ima­gen que quie­ren dar de ella) en las re­des so­cia­les: «Cuan­do te lo es­tás pa­san­do real­men­te bien no hay t

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - En Portada - TEX­TO: BEA ABELAIRAS

Los es­tu­dios ase­gu­ran que cuan­tas más co­sas com­par­tes en la Red, me­nos fe­liz eres

No to­dos los que suben com­pul­si­va­men­te imá­ge­nes de sus hi­jos, de sus va­ca­cio­nes o has­ta del zu­mo de su desa­yuno tie­nen pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma, pe­ro mu­chos sí a juz­gar por el aná­li­sis que los ex­per­tos ha­cen de es­tos com­por­ta­mien­tos: «Las per­so­nas más in­se­gu­ras, aque­llas que ne­ce­si­tan la apro­ba­ción cons­tan­te de los de­más pa­ra sen­tir­se con­for­mes con su es­ti­lo de vi­da, se­rán las que más pro­ba­ble­men­te usen y abu­sen de las re­des so­cia­les con el fin de re­for­zar­se. Esa apro­ba­ción su­po­ne, du­ran­te unos se­gun­dos el ali­vio de sus in­se­gu­ri­da­des y qui­zás de su so­le­dad, ya que si te­ne­mos los su­fi­cien­tes con­tac­tos, es­cri­ba- mos lo que es­cri­ba­mos, siem­pre ha­brá alguien que le dé al ‘me gus­ta’. Aun­que el he­cho de que alguien vea cons­tan­te­men­te re­for­za­das sus opi­nio­nes y sus ac­cio­nes, y so­bre to­do, su in­ter­pre­ta­ción de lo que ocu­rre a su al­re­de­dor, su­po­ne tam­bién un freno a su desa­rro­llo per­so­nal, ya que se pier­de la po­si­bi­li­dad de con­tras­tar sus creen­cias o lo apro­pia­do de cier­tas con­duc­tas», ex­pli­ca el psi­có­lo­go fe­rro­lano Alexandre La­mas.

Cuan­do se es­tá dis­fru­tan­do de ver­dad po­cos se acuer­dan de re­trans­mi­tir­lo en las re­des so­cia­les. Sin em­bar­go, cuan­do es­te com­por­ta­mien­to se con­vier­te en prio­ri­dad o in­clu­so se ha­cen co­sas so­lo pa­ra col­gar­las en la Red pue­den co­men­zar pro­ble­mas ma­yo­res e in­clu­so caer en un círcu­lo vi­cio­so. El ci­ta­do psi­có­lo­go ex­pli­ca que es­te re­fuer­zo cons­tan­te pue­de aca­bar pro­vo­can­do una adic­ción a las re­des so­cia­les, pues la gen­te que no lle­va una vi­da sa­tis­fac­to­ria fuera de In­ter­net, aque­llos que no tie­nen su­fi­cien­tes re­fuer­zos de otro ti­po, co­mo las re­la­cio­nes so­cia­les reales o afi­cio­nes que com­par­tir con otros «usa­rán esa sa­tis­fac­ción in­me­dia­ta pa­ra lle­nar el va­cío de fuera, lo que les im­pe­di­rá ali­men­tar­lo con otras ac­ti­vi­da­des o re­la­cio­nes que va­len la pe­na. Es una pes­ca­di­lla que se muer­de la co­la. Aque­lla co­sa que ali­via mi ma­les­tar, por otro la­do lo per­pe­túa y cuan­to más ais­la­do me sien­to fuera, más bus­ca­ré el con­tac­to a tra­vés de la Red, pe­ro ese con­tac­to vir­tual no pue­de sa­tis­fa­cer por com­ple­to mi ne­ce­si­dad de re­la­cio­nes reales, sin em­bar­go, en vez de aban­do­nar­lo y lu­char por esas re­la­cio­nes reales, in­sis­ti­ré más en las vir­tua­les».

Com­pe­tir y ga­nar

Otra de las fal­sas sa­tis­fac­cio­nes que re­por­ta trans­mi­tir a los de­más la ima­gen que eli­ges de tu vi­da ra­di­ca en que se tra­ta de una for­ma de com­pe­tir con cier­ta ven­ta­ja. La­mas re­co­no­ce que las re­des so­cia­les son un ele­men­to más de com­pa­ra­ción so­cial y mu­chas de las per­so­nas que ex­po­nen su vi­da se­lec­cio­nan los mo­men­tos que les pa­re­cen más des­ta­ca­dos, co­mo via­jes, va­ca­cio­nes, con­cier­tos, ha­cien­do pa­re­cer que sus vi­das son so­lo bue­nos mo­men­tos. «A es­tas per­so­nas el he­cho de que otros en­vi­dien sus vi­das les pro­vo­ca un subidón de au­to­es­ti­ma que bus­ca­rán ca­da vez con más fre­cuen­cia». E in­clu­so es­ta fal­sa vi­da pue­de cau­sar efec­tos per­ni­cio­sos en los que no se atre­ven a ex­po­ner­se tan­to: «Ha­brá ami­gos vir­tua­les que pue­den creer por com­pa­ra­ción que sus vi­das son abu­rri­das o des­apro­ve­cha­das, por­que no es­tán cons­tan­te­men­te vi­vien­do ex­pe­rien­cias, sin com­pren­der que ese ti­po de vi­das es so­lo una ilu­sión de las re­des so­cia­les». ¿La me­jor pre­ven­ción? Pa­sar tiem­po con ami­gos reales y ol­vi­dar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.