Hac­kers

AN­TO­NIO FER­NAN­DES. A sus 17 años, es­te hac­ker ju­ve­nil vi­gués des­ta­pa­ba «agu­je­ros» de se­gu­ri­dad en webs ban­ca­rias y lue­go les aler­ta­ba. Él y unos co­le­gas re­co­rrie­ron Vi­go en co­che y des­cu­brie­ron ató­ni­tos que mu­chos ho­ga­res con el no­ve­do­so wi­fi no po­nían c

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: E. V. PI­TA FO­TO: OS­CAR VÁZ­QUEZ

En­tre­vis­ta a An­to­nio Fer­nan­des, ex­per­to en ci­ber­se­gu­ri­dad e In­ter­net de las Co­sas.

E l «evan­ge­lis­ta de la trans­for­ma­ción di­gi­tal» An­to­nio Fer­nan­des re­fle­xio­na so­bre los ries­gos de la in­dus­tria 4.0 y del In­ter­net de las Co­sas. Aca­ba de apro­bar un cur­so on­li

ne del MIT so­bre ci­ber­se­gu­ri­dad y si­gue de cer­ca el hac­king éti­co, una ten­den­cia aso­cia­da a em­pre­sas que ha­cen au­di­to­rías de se­gu­ri­dad. «Aho­ra se lla­man así. Ha­cen co­mo in­ten­tos de in­tru­sión con men­ta­li­dad de hac­ker y apli­can téc­ni­cas pro­pias de los mal­va­dos, pe­ro con per­mi­so y a un pre­cio jus­to», ex­pli­ca. —Us­ted ad­vir­tió en una char­la en la uni­ver­si­dad so­bre ci­ber­se­gu­ri­dad del al­to ries­go en las co­sas in­ter­co­mu­ni­ca­das por In­ter­net y los co­ches au­tó­no­mos. ¿Esta es la era de la in­se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca? —Es­ta­mos vi­vien­do una re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca en to­dos los sen­ti­dos, en don­de la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial y la au­to­ma­ti­za­ción de pro­ce­sos avan­za ca­da día a pa­so de gi­gan­te. Qui­zá cuan­do ha­bla­mos de ci­ber­se­gu­ri­dad, in­cons­cien­te­men­te, pen­sa­mos en gran­des ser­vi­do­res pro­te­gi­dos por gran­des me­di­das tec­no­ló­gi­cas su­per­vi­sa­das por in­ge­nie­ros, pe­ro la ci­ber­se­gu­ri­dad es un asun­to glo­bal, que im­pli­ca a dis­po­si­ti­vos co­mo los mó­vi­les o las smart TV o a per­so­nas de per­fi­les no téc­ni­cos co­mo abo­ga­dos o di­rec­to­res de de­par­ta­men­tos que no eran tra­di­cio­nal­men­te tec­no­ló­gi­cos. —El malwa­re ya es­tá in­fec­tan­do las in­dus­trias. ¿Qué ame­na­za a las em­pre­sas? —El malwa­re, en to­das sus for­mas, jun­to al phis­hing y el spam, son ame­na­zas que día a día to­da cor­po­ra­ción esta su­frien­do en ma­yor o me­nor me­di­da. Y aun­que al­gu­nos da­ños son for­tui­tos, in­fec­cio­nes de los sis­te­mas y da­tos pa­ra con­se­guir res­ca­tes en for­ma de di­ne­ro, por ejem­plo. Otros for­man par­te de ata­ques glo­ba­les en­mar­ca­dos en cam­pa­ñas or­ga­ni­za­das por gru­pos de de­lin­cuen­tes pa­tro­ci­na­dos por cor­po­ra­cio­nes o go­bier­nos ex­tran­je­ros, con fi­nes va­ria­dos, pe­ro nin­guno al­truis­ta. —¿Exis­te el «hac­ker» bueno? —Un hac­ker es un apa­sio­na­do por al­go, y la pa­sión no es bue­na ni ma­la, es una cues­tión más éti­ca, de ahí el hac­king éti­co. La épo­ca del «hac­ker ro­mán­ti­co» que su­pera ba­rre­ras téc­ni­cas por­que pue­de y co­mo re­to ya ha pa­sa­do a la his­to­ria. Nues­tros sis­te­mas, da­tos e iden­ti­dad pue­den ser sim­ple­men­te uti­li­za­dos co­mo vehícu­lo pa­ra otro fin mas des­truc­ti­vo. La ne­ce­si­dad de trans­for­ma­ción di­gi­tal por par­te de las or­ga­ni­za­cio­nes de­be ir acom­pa­ña­da con pla­nes es­pe­cí­fi­cos en esta área, pa­ra la pro­tec­ción y con­tin­gen­cia de sus ac­ti­vos tan­gi­bles e in­tan­gi­bles, sien­do pa­ra mi la in­dus­tria el sec­tor más sen­si­ble, por la hi­per­co­nec­ti­vi­dad de tec­no­lo­gías no di­se­ña­das pa­ra con­vi­vir en es­tos en­tor­nos. —¿Qué pa­sa­ría si un vi­rus to­ma el con­trol de un vehícu­lo au­tó­no­mo, aun­que es­to sue­ne a un ar­gu­men­to de pe­lí­cu­la? —Mu­chas más co­sas de las que en un prin-

EL HAC­KER RO­MÁN­TI­CO QUE SU­PERA BA­RRE­RAS TÉC­NI­CAS ES YA HIS­TO­RIA

ci­pio po­dría­mos pen­sar. No so­lo po­drían se­cues­trar­nos el vehícu­lo y pe­dir un res­ca­te por su re­cu­pe­ra­ción y uso, es­to se­ría si ca­be lo me­nos im­por­tan­te. Nues­tras con­ver­sa­cio­nes po­drían ser gra­ba­das y nues­tros mo­vi­mien­tos (con el apren­di­za­je de há­bi­tos que con­lle­va) apren­di­dos y re­gis­tra­dos. En lo más ex­tre­mo, po­drían pro­vo­car un ac­ci­den­te pa­ra bus­car la eli­mi­na­ción de los pa­sa­je­ros y bo­rrar to­da hue­lla de in­ter­ven­ción ex­ter­na an­tes de pro­vo­car un cho­que mor­tal. —¿Agencias de in­te­li­gen­cia ex­tran­je­ras usan he­rra­mien­tas de «hac­king» que po­drían usar­se en co­ches au­tó­no­mos? —Ha­ce un par de me­ses se fil­tró en Wi­ki­leaks do­cu­men­ta­ción so­bre al­gu­nas he­rra­mien­tas usa­das por los ser­vi­cios se­cre­tos es­ta­dou­ni­den­ses de la que se pue­de con­cluir la in­fec­ción de Smar TVs o el con­trol de vehícu­los au­tó­no­mos. Re­cien­te­men­te han sur­gi­do evi­den­cias de que la in­te­li­gen­cia de Es­ta­dos Uni­dos pre­sun­ta­men­te ha pe­ne­tra­do en los sis­te­mas ban­ca­rios

swift de Orien­te Me­dio en los úl­ti­mos años, y son co­no­ci­dos los gru­pos chi­nos y ru­sos de­di­ca­dos al es­pio­na­je y ma­ni­pu­la­ción de la in­for­ma­ción a ni­vel glo­bal. —Si el In­ter­net de las Co­sas si­gue ade­lan­te y la ne­ve­ra com­pra por In­ter­net más le­che, ¿qué ries­gos vis­lum­bra? —Ca­da día más nos aden­tra­mos en la «nie­bla tec­no­ló­gi­ca», mi­les de pe­que­ños dis­po­si­ti­vos con sen­so­res y fun­cio­nes re­mo­tas. Hoy por hoy, ha­bla­mos de me­dia­cen­ters, pul­se­ras que to­man el pul­so, con­tro­les en fá­bri­cas y em­pre­sas. Ca­da uno su­man­do y for­man­do un eco­sis­te­ma más com­ple­to y com­ple­jo pa­ra ser­vir­nos. En una so­cie­dad en don­de ca­da vez más la Big Da­ta se es­tá con­vir­tien­do en pie­dra an­gu­lar al to­mar de­ci­sio­nes, sin du­da la in­te­gri­dad, con­fi­den­cia­li­dad y dis­po­ni­bi­li­dad de la in­for­ma­ción se ha­ce más vi­tal que nun­ca. Pen- se­mos que ma­ña­na la In­ter­net de las Co­sas es­ta­rá tam­bién com­pues­ta con ele­men­tos mé­di­cos, dis­po­si­ti­vos en nues­tros cuer­pos que per­mi­ti­rán una vi­da más lar­ga y de ma­yor ca­li­dad. Los mé­di­cos ten­drán que co­mu­ni­car­se con ellos, pe­ro, ¿que pa­sa­ría si tu­vie­ra ac­ce­so cual­quier mal­va­do? —¿La ca­de­na de blo­ques ( el «block­chain») es tan se­gu­ra que po­dría desatas­car el In­ter­net de las Co­sas y re­vo­lu­cio­nar el pa­go con di­ne­ro vir­tual? —El block­chain pue­de lle­gar a ser una re­vo­lu­ción en mu­chos as­pec­tos, co­mo la de­mo­cra­ti­za­ción del di­ne­ro a tra­vés de las crip­to­mo­ne­das o su uso co­mo ter­ce­ro de con­fian­za pa­ra la au­ten­ti­ca­ción de con­tra­tos o do­cu­men­tos. Ha­blar de esta tec­no­lo­gía nos da­ría pa­ra un ar­tícu­lo en­te­ro nue­vo, por­que en­tra más en una di­men­sión so­cial que tec­no­ló­gi­ca el uso de la mis­ma. —¿Se­ría ca­tas­tró­fi­co que un vi­rus se apo­de­ra­se de dro­nes y ro­bots ase­si­nos? —El da­ño de las ar­mas mi­li­ta­res siem­pre es ca­tas­tró­fi­co, el ca­so que me plan­tea de que tus pro­pias ar­mas se re­be­len con­tra ti es un ries­go que exis­te y pa­ra el que tie­nen que exis­tir con­tra­me­di­das. A mí me preo­cu­pa más cuan­do se nor­ma­li­ce el uso de dro­nes au­tó­no­mos ci­vi­les, pa­ra por ejem­plo el re­par­to de mer­can­cías, to­dos los po­si­bles ries­gos que pue­den sur­gir de la con­vi­ven­cia con ellos. —¿Es­tán las universidades tra­ba­jan­do en pro­yec­tos de ci­ber­se­gu­ri­dad? —Más que nun­ca es­tán in­vo­lu­cra­das en la ci­ber­se­gu­ri­dad en to­das sus ver­tien­tes. En el la­bo­ra­to­rio de In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial e In­for­má­ti­ca (CSAIL) del MIT, por ejem­plo, es­tán tra­ba­jan­do ya en la se­gu­ri­dad en compu­tación cuán­ti­ca (área que pro­ba­ble­men­te cam­bia­rá el pa­ra­dig­ma de mu­chas reali­da­des ac­tua­les in­clui­das al­gu­nas so­bre crip­to­gra­fía) o desa­rro­llan­do sis­te­mas re­si­lien­tes que se au­to­cu­ran de vul­ne­ra­bi­li­da­des. Sin ir mas le­jos, la cátedra de ci­ber­se­gu­ri­dad en Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de la Uni­ver­si­dad de Vi­go desa­rro­lla cur­sos y for­ma­ción y pro­gra­mas de con­cien­cia­ción so­bre se­gu­ri­dad de la in­for­ma­ción en co­la­bo­ra­ción con otros cen­tros ga­lle­gos. — ¿La so­cie­dad ba­sa­da en la in­for­má­ti­ca tie­ne pies de ba­rro por la in­se­gu­ri­dad? —No, no, en ab­so­lu­to. La tec­no­lo­gía es se­gu­ra, si se ges­tio­na ade­cua­da­men­te. Di­ga­mos que en es­te mun­do el es­la­bón más in­se­gu­ro sue­le ser el ser hu­mano [son­ri­sa]. —¿Có­mo es­tá la si­tua­ción en Ga­li­cia? — Que­da mu­cho tra­ba­jo y con­cien­cia­ción. Una de las em­pre­sas de hac­king éti­co más re­le­van­tes de Es­pa­ña en es­tos mo­men­tos es­tá di­ri­gi­da y fun­da­da por un ga­lle­go. Y hay mu­cha gen­te de Ga­li­cia en pues­tos re­la­cio­na­dos con la ci­ber­se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.