Al­ta­vo­ces

Has­ta en la du­cha: Ale­xa y Goo­gle Ho­me en to­dos los rin­co­nes de nues­tros ho­ga­res.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: CÉ­SAR RO­DRÍ­GUEZ

El mun­do se en­ca­mi­na ha­cia la era de la In­ter­net de las Co­sas. Es una ten­den­cia im­pa­ra­ble. En los ho­ga­res ca­da vez hay más apa­ra­tos co­nec­ta­dos a la Red. Los que más han da­do que ha­blar úl­ti­ma­men­te son los al­ta­vo­ces in­te­li­gen­tes que in­cor­po­ran los ser­vi­cios de un ma­yor­do­mo vir­tual. Goo­gle Now, Si­ri y Ale­xa son vie­jos co­no­ci­dos. Con es­tos asis­ten­tes, Goo­gle, Ap­ple, Ama­zon y Mi­cro­soft li­bran des­de ha­ce años una más de sus gue­rras tec­no­ló­gi­cas. Quie­ren con­quis­tar el ho­gar. Y ya se han co­la­do has­ta en el cuarto de ba­ño.

Lo vi­mos en la fe­ria CES de Las Ve­gas. Allí la com­pa­ñía Moen pre­sen­tó la si­guien­te evo­lu­ción de su du­chas in­te­li­gen­tes. Has­ta aho­ra po­dían con­tro­lar­se con un pa­nel di­gi­tal y/o con una apli­ca­ción pa­ra mó­vil, pe­ro, ¿quién quie­re pul­sar bo­to­nes cuan­do se pue­den dar ór­de­nes con la voz?

Es in­vierno. Una per­so­na se des­pier­ta. Apa­ga la alar­ma. Da una vuel­ta y di­ce en voz al­ta: «¿Ale­xa, pon el agua a 35 gra­dos?». Y el al­ta­voz in­te­li­gen­te que sir­ve de hues­ped al ma­yor­dó­mo vir­tual se po­ne ma­nos a la obra. Se co­mu­ni­ca de for­ma inalám­bri­ca —a tra­vés de la red wi­fi do­més­ti­ca— con la du­cha, le or­de­na que abra el gri­fo con el ob­je­ti­vo de al­can­zar la tem­pe­ra­tu­ra re­que­ri­da. Cuan­do lle­ga al ob­je­ti­vo, avi­sa y pau­sa el cho­rro: el ba­ño ya es­tá lis­to.

¿Bien­ve­ni­dos al fu­tu­ro? Pues no. Al pre­sen­te. Si se cum­plen las pre­vi­sio­nes he­chas pú­bli­cas por Moen en el CES, los equi­pos in­te­gra­dos con Ale­xa es­ta­rán dis­po­ni­bles en el pri­mer cua­tri­mes­tre de es­te año. Y los que uti­li­cen Si­ri, en el se­gun­do.

Es­tos asis­ten­tes pue­den ha­cer más co­sas que re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra o pre­fi­jar pa­tro­nes de com­por­ta­mien­to. La du­cha de una ma­ña­na de día la­bo­ral pue­de ser, por de­fi­ni­ción, más cor­ta que una de fin de se­ma- na. Es el usua­rio quién man­da. Y tam­bién el que pue­de apro­ve­char pa­ra pe­dir­le al ma­yor­do­mo que pon­ga su mú­si­ca pre­fe­ri­da o, pa­ra aque­llos que gus­tan de con­ver­tir el ba­ño en un rin­cón de pen­sar, de­cir­le que to­me no­ta de las ocu­rren­cias que sur­jan, esas fa­mo­sas ideas de la du­cha.

La ba­ta­lla de los al­ta­vo­ces

¿Cuán­to cues­ta una du­cha in­te­li­gen­te? Pues los di­fe­ren­tes mo­de­los que es­tán aho­ra mis­mo a la ven­ta (de mo­men­to no se pue­den ges­tio­nar con la voz) arran­can des­de el um­bral de los 1.000 eu­ros. Pue­den ver­se las op­cio­nes y lu­ga­res de com­pra en www.moen.com. Por si al­guien es­tá in­tere­sa­do, hay ven­de­do­res que en­vían a Es­pa­ña.

La du­cha in­te­li­gen­te por si so­la no per­mi­te dar ór­de­nes ver­ba­les. Hay que dis­po­ner de un al­ta­voz Echo (de los que ven­de Ama­zon) o usar un dis­po­si­ti­vo Ap­ple con Si­ri ac­ti­va­da. La com­pa­ñía de la man­za­na va a sa­car fi­nal­men­te en fe­bre­ro su Ho­mePod, con un pre­cio de más de 300 eu­ros. Con él pre­ten­den lu­char con Goo­gle y con Ama­zon por co­lo­car un al­ta­voz in­te­li­gen­te en ca­da ho­gar. Esa ba­ta­lla la va ga­nan­do por aho­ra la em­pre­sa de Be­zos.

Se­gún Ama­zon, las pa­sa­das Na­vi­da­des se ven­die­ron de­ce­nas de mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos equi­pa­dos con Ale­xa. Esa in­for­ma­ción la re­fren­dan las es­ta­dís­ti­cas de las tien­das de apli­ca­cio­nes de iOS y An­droid. La app más des­car­ga­da el 25 de di­ciem­bre fue la que per­mi­te ins­ta­lar el asis­ten­te vir­tual del gi­gan­te del co­mer­cio elec­tró­ni­co. Y la se­gun­da fue Goo­gle Ho­me.

Hay un bum de los al­ta­vo­ces in­te­li­gen­tes. Con ellos ya se pue­de con­tro­lar con la voz ser­vi­cios do­mó­ti­cos, po­ner mú­si­ca, trans­mi­tir con­te­ni­dos a la te­le, bus­car en la web, re­pa­sar el ca­len­da­rio... Y vie­nen mu­chos más desa­rro­llos y fun­cio­nes en ca­mino. Con ellos re­bro­ta­rán las po­lé­mi­cas so­bre pri­va­ci­dad. Y sur­gi­rán in­ter­ac­cio­nes im­pen­sa­bles ha­ce años co­mo: «Cor­ta­na, abre Ale­xa. Di­le que pi­da unas piz­zas».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.