« Paz » : así es el pri­mer sa­té­li­te es­pía es­pa­ñol, de­di­ca­do a fi­nes mi­li­ta­res y de ob­ser­va­ción.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - R. ROMAR TEXTO:

El 22 de fe­bre­ro del 2018 es una fe­cha pa­ra re­cor­dar por par­te de la in­dus­tria es­pa­cial es­pa­ño­la. Fue el día del lan­za­mien­to del sa­té­li­te ra­dar «Paz» de ob­ser­va­ción de la Tie­rra, uno de sus ma­yo­res hi­tos y que si­túa a Es­pa­ña en la van­guar­dia in­ter­na­cio­nal. Muy po­cos paí­ses cuen­tan con es­ta tec­no­lo­gía en el mun­do. En Eu­ro­pa so­lo Ita­lia y Ale­ma­nia, apar­te de la ESA. Se­rá el gran ojo en el es­pa­cio, con in­no­va­cio­nes téc­ni­cas que per­mi­ti­rán un con­trol más pre­ci­so de lo que su­ce­de en nues­tro pla­ne­ta.

Es­pa­ña ya tie­ne su gran ojo en el cie­lo. «El sa­té­li­te es­tá en per­fec­to es­ta­do de sa­lud. Ya es­tá si­tua­do en su ór­bi­ta de re­fe­ren­cia y ha en­via­do su pri­me­ra ima­gen, aun­que aún es­ta­mos ca­li­bran­do los ins­tru­men­tos, por lo que has­ta den­tro de seis me­ses aún no es­ta­rá ple­na­men­te ope­ra­ti­vo», ex­pli­ca Mi­guel Án­gel Gar­cía Pri­mo, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes y pro­gra­mas de His­de­sat, la empresa pro­pie­ta­ria y res­pon­sa­ble de Paz, par­ti­ci­pa­da en un 30 % por el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa, que tam­bién se­rá un clien­te de re­fe­ren­cia. Pe­ro las apli­ca­cio­nes de Paz van mu­cho más allá de las mi­li­ta­res. Su ins­tru­men­to ra­dar avan­za­do ofre­ce un am­plí­si­mo aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des, des­de el con­trol de fron­te­ras al me­dioam­bien­tal, pa­san­do por la pro­tec­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les, la vi­gi­lan­cia de la su­per­fi­cie te­rres­tre, la pla­ni­fi­ca­ción de in­fra­es­truc­tu­ras o la car­to­gra­fía de al­ta re­so­lu­ción, en­tre mu­chas otras. No en vano es un sa­té­li­te de ob­ser­va­ción de la Tie­rra, un sis­te­ma que en Eu­ro­pa so­lo dis­po­nían has­ta el mo­men­to Ale­ma­nia e Ita­lia, apar­te de la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea, y en el res­to del mun­do Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá. Es­pa­ña se ha si­tua­do, por tan­to, en la éli­te es­pa­cial. «El pro­gra­ma Paz cons­ti­tu­ye un pa­so de gi­gan­te pa­ra el desa­rro­llo de la in­dus­tria es­pa­cial de nues­tro país», re­sal­tó, de he­cho, Mi­guel Án­gel Pan­du­ro, con­se­je­ro de­le­ga­do de His­de­sat, cuan­do el in­ge­nio fue pues­to en ór­bi­ta el pa­sa­do 22 de fe­bre­ro por un cohe­te de la com­pa­ñía Spa­ce X.

Su co­le­ga Mi­guel Án­gel Gar­cía Pri­mo tam­po­co pue­de re­pri­mir su en­tu­sias­mo an­te la ges­ta rea­li­za­da, que su­po­ne la cul­mi­na­ción de mu­chos años de tra­ba­jo des­de que el an­te­rior pre­si­den­te del Go­bierno, Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, de­ci­die­se im­pul­sar el pro­yec­to. «Es —di­ce Pri­mo— un hi­to im­por­tan­tí­si­mo, por­que es el más im­por­tan­te, el más gran­de y el más com­ple­jo que la in­dus­tria na­cio­nal ha­ya desa­rro­lla­do y nos si­túa, de he­cho, en­tre los paí­ses más pun­te­ros a ni­vel mun­dial».

Air­bus Es­pa­ña, co­mo con­tra­tis­ta prin­ci­pal del pro­gra­ma, di­ri­gió a un equi­po de 18 em­pre­sas y tres uni­ver­si­da­des que han pues­to en el es­pa­cio la tec­no­lo­gía más avan­za­da que en la ac­tua­li­dad se pue­de en­con­trar so­bre la ór­bi­ta te­rres­tre. El sa­té­li­te ra­dar ha si­do di­se­ña­do pa­ra ob­te­ner imá­ge­nes de al­ta ca­li­dad de la Tie­rra, con una re­so­lu­ción de has­ta 25 cen­tí­me­tros, tan­to de día co­mo de no­che y ba­jo cual­quier cir­cuns­tan­cia me­teo­ro­ló­gi­ca. Or­bi­ta­rá al­re­de­dor de nues­tro pla­ne­ta 15 ve­ces al día, tiem­po en el que cu­bri­rá un área de más de 300.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos a 514 ki­ló­me­tros de al­ti­tud y a una ve­lo­ci­dad de 27.000 ki­ló­me­tros por ho­ra.

Una de sus apli­ca­cio­nes más im­por­tan­tes se­rá el con­trol del tráfico ma­rí­ti­mo y la vi­gi­lan­cia de ver­ti­dos de pe­tró­leo. Es cier­to que es un ser­vi­cio que ofre­cen otros sis­te­mas de ob­ser­va­ción, pe­ro la tec­no­lo­gía desa­rro­lla­da per­mi­ti­rá dis­po­ner de la me­jor y más pre­ci­sa mo­ni­to­ri­za­ción del en­torno ma­rí­ti­mo en to­do el mun­do. «Desa­rro­lla­mos al­go­rit­mos que nos per­mi­ten la de­tec­ción au­to­má­ti­ca de man­chas de pe­tró­leo, y po­de­mos ha­cer­lo de una for­ma muy rá­pi­da y en tiem­po real», apun­ta Gar­cía Pri­mo, quien tam­bién des­ta­ca que el sa­té­li­te «tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra dis­tin­guir man­chas muy pe­que­ñas de hi­dro­car­bu­ros y des­car­tar po­si­bles fal­sos po­si­ti­vos que pu­die­ran dar­se».

In­fra­es­truc­tu­ras

Al mar­gen de los ser­vi­cios con­ven­cio­na­les, el pro­gra­ma Paz ha desa­rro­lla­do uno muy es­pe­cí­fi­co e in­no­va­dor. Se tra­ta de un sis­te­ma de mo­ni­to­ri­za­ción de in­fra­es­truc­tu­ras en tiem­po real y con una gran pre­ci­sión gra­cias a una téc­ni­ca de­no­mi­na­da de In­ter­fe­ro­me­tría Ra­ra. El in­ge­nio pa­sa ca­da 11 días por el mis­mo pun­to que se pre­ten­de ana­li­zar, de tal mo­do que com­pa­ran­do las imá­ge­nes se pue­den de­tec­tar po­si­bles cam­bios en el te­rreno, por mi­núscu­los que es­tos sean. Por ejem­plo, en el se­gui­mien­to de la red fe­rro­via­ria de al­ta ve­lo­ci­dad o en el de gran­des puen­tes cual­quier des­vío del te­rreno en el que es­tas in­fra­es­truc­tu­ras es­tán asen­ta­das pue­de su­po­ner un gra­ve con­tra­tiem­po y po­ner en ries­go vi­das hu­ma­nas. «Te­ne­mos ca­pa­ci­dad pa­ra de­tec­tar si el te­rreno ce­de unos po­cos mi­lí­me­tros, in­clu­so si lo ha­ce un mi­lí­me­tro. Y po­de­mos vi­gi­lar mi­les de ki­ló­me­tros de vías fe­rro­via­rias», ex­pli­ca el di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes y Pro­gra­mas de His­de­sat.

Llu­vias in­ten­sas

Otra no­ve­dad tec­no­ló­gi­ca es el ex­pe­ri­men­to de Ra­dio Ocul­ta­ción y Pre­ci­pi­ta­ción Ex­tre­ma (ROHP), desa­rro­lla­do por el Ins­ti­tu­to de Cien­cias del Es­pa­cio del CSIC, un ins­tru­men­to ca­paz de de­tec­tar y cuan­ti­fi­car pre­ci­pi­ta­cio­nes in­ten­sas. Las me­di­das que ob­ten­ga el sa­té­li­te, que se ba­san en el Sis­te­ma de Po­si­cio­na­mien­to Glo­bal (GPS), ser­vi­rán pa­ra pro­fun­di­zar en pa­rá­me­tros cla­ve en la pre­dic­ción del tiem­po, ya que da­rán pis­tas so­bre las pro­pie­da­des ter­mo­di­ná­mi­cas de la at­mós­fe­ra, co­mo tem­pe­ra­tu­ra, pre­sión y hu­me­dad, a di­fe­ren­tes al­tu­ras.

El mé­to­do desa­rro­lla­do pue­de ser vi­tal pa­ra me­dir las llu­vias in­ten­sas, una va­ria­ble at­mos­fé­ri­ca que en la ac­tua­li­dad es muy di­fí­cil de pre­de­cir. «En el con­tex­to de cam­bio cli­má­ti­co, don­de se pre­vé que los fe­nó­me­nos ex­tre­mos su­ce­dan más a me­nu­do, los mo­de­los del cli­ma no se po­nen del to­do de acuer­do. Se­gu­ra­men­te por­que son fe­nó­me­nos que no se han po­di­do es­tu­diar bien por fal­ta de da­tos. In­ten­ta­re­mos que Paz con­tri­bu­ya a sol­ven­tar es­te pro­ble­ma», se­ña­la Es­tel Car­de­llach, una de las res­pon­sa­bles del ex­pe­ri­men­to e in­ves­ti­ga­do­ra en el Ins­ti­tu­to de Cien­cias del Es­pa­cio de Bar­ce­lo­na.

Las ra­dio ocul­ta­cio­nes son una téc­ni­ca pa­ra la ob­ser­va­ción de un me­dio, nor­mal­men­te la at­mós­fe­ra de un pla­ne­ta, uti­li­zan­do dos ele­men­tos: uno que trans­mi­te se­ña­les de ra­dio o mi­cro­on­das (fuen­te) y otro ele­men­to que los re­ci­be (re­cep­tor). La par­ti­cu­la­ri­dad de es­te mé­to­do es que, si se unen en lí­nea rec­ta los ele­men­tos tran­sis­tor y re­cep­tor se pue­de cru­zar la Tie­rra y los ele­men­tos que es­tán ocul­tos por ella. «La cla­ve es­tá en re­la­cio­nar la fle­xión de la tra­yec­to­ria de la se­ñal con las pro­pie­da­des de la at­mós­fe­ra. En nues­tro pla­ne­ta, es­ta téc­ni­ca se rea­li­za con se­ña­les de los sis­te­mas glo­ba­les de na­ve­ga­ción por sa­té­li­te, co­mo, por ejem­plo, los GPS», pre­ci­sa Stel Car­de­llach.

Paz for­ma­rá una cons­te­la­ción jun­to con otros dos sa­té­li­tes ale­ma­nes de ob­ser­va­ción de la Tie­rra. His­de­sat tam­bién ha sus­cri­to un con­tra­to con la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea (ESA) pa­ra ser­vir de con­tri­bu­yen­te en el pro­gra­ma Co­pér­ni­co pa­ra la vi­gi­lan­cia mun­dial del me­dio am­bien­te y la se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.