Uno de los gran­des be­ne­fi­cia­dos del cam­bio cli­má­ti­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA -

Es­ca­sa lon­ge­vi­dad, rá­pi­do cre­ci­mien­to y de­ma­sia­do vul­ne­ra­bles a la va­ria­bi­li­dad am­bien­tal. Así son los ce­fa­ló­po­dos. Ca­la­ma­res, se­pias, cho­cos y pul­pos son ex­tre­ma­da­men­te sen­si­bles a los cam­bios, pe­ro con una ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción. Y pa­re­ce que se ha­bi­túan me­jor al ca­lor que al frío.

Mien­tras la ca­ba­lla o la merluza as­cien­den a la­ti­tu­des más sep­ten­trio­na­les en bus­ca de aguas más frías, pul­po y pa­rien­tes se ex­pan­den por to­dos los ma­res en nú­me­ro. Al me­nos eso es lo que han con­clui­do los cien­tí­fi­cos, que han cons­ta­ta­do que los miem­bros de es­ta fa­mi­lia ha pro­li­fe­ra­do con el cam­bio cli­má­ti­co. Ex­per­tos de la aus­tra­lia­na Uni­ver­si­dad de Ade­lai­da sos­tie­nen que las po­bla­cio­nes de ce­fa­ló­po­dos se han in­cre­men­ta­do en to­dos los océa­nos del mun­do en los úl­ti­mos 60 años.

EX­CEP­CIO­NES Otras va­ria­bles.

Una cons­ta­ta­ción de la que tam­bién de­jó cons­tan­cia el in­ves­ti­ga­dor Án­gel Gue­rra en su in­ter­ven­ción en el con­gre­so mundial de ce­fa­ló­po­dos que se ce­le­bró a fi­na­les del año pa­sa­do en Vi­go. Cla­ro que es­te cien­tí­fi­co del CSIC abrió pa­rén­te­sis pa­ra acla­rar ex­cep­cio­nes a la nor­ma ge­ne­ral por las va­ria­cio­nes en las co­rrien­tes, por la dis­mi­nu­ción de los aflo­ra­mien­tos y por la con­ta­mi­na­ción.

RIES­GOS

El pe­li­gro de la su­per­po­bla­ción.

Aho­ra bien, no es to­do jau­ja en la pro­li­fe­ra­ción de ce­fa­ló­po­dos. Quién no ha oí­do aque­llo de que «o ano de pol­bo, non é de né­co­ra». Tras esa sa­bi­du­ría po­pu­lar hay res­pal­do cien­tí­fi­co. Y es que «son ani­ma­les muy vo­ra­ces y de­pre­da­do­res muy adap­ta­ti­vos, así que un aumento de sus po­bla­cio­nes po­dría im­pac­tar a mu­chas pre­sas, in­clu­yen­do es­pe­cies de pe­ces e in­ver­te­bra­dos de im­por­tan­cia co­mer­cial», ase­gu­ra­ba Gue­rra en su po­nen­cia. Es más, hay quien di­ce que son co­mo «las ma­las hier­bas del mar».

Los cien­tí­fi­cos han cons­ta­ta­do que las po­bla­cio­nes de ce­fa­ló­po­do se han in­cre­men­ta­do en los úl­ti­mos 60 años y creen que se de­be en par­te al cam­bio cli­má­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.