Una pen­sión en­can­to

Un es­ta­ble­ci­mien­to con di­se­ño de van­guar­dia sor­pren­de en O Pino

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

Na­da es lo que era. Ni si­quie­ra los al­ber­gues de pe­re­gri­nos. Ni las pen­sio­nes con en­can­to que al fi­nal se con­vier­ten de fac­to en al­ber­gues de pe­re­gri­nos no por­que quie­ran o no, sino por­que más del 90 % de su clien­te­la la for­man pre­ci­sa­men­te per­so­nas que pa­so a pa­so se en­ca­mi­nan ha­cia Santiago.

Es­te es el ca­so de LO. Su ró­tu­lo po­ne pen­sión, esa es la ca­te­go­ría ofi­cial. El en­can­to se lo po­ne su due­ña, María Mo­rei­ro, y su di­se­ño, y «sal­vo al­gu­na gen­te que vie­ne por­que es­ta­mos muy cer­ca del ae­ro­puer­to de La­va­co­lla y tie­ne que co­ger un avión tem­prano, o al­gún ca­so así, el res­to son en efec­to pe­re­gri­nos». No lo di­ce, pe­ro cuan­do en agos­to del 2016 abrió sus puer­tas —«ese año tu­ve muy po­ca gen­te, por­que cla­ro, era muy tar­de y ya es­ta­ba to­do ven­di­do—, re­co­no­ce sin per­der ni un so­lo ins­tan­te la son­ri­sa—, de­bía de es­pe­rar­lo.

Y es que LO se en­cuen­tra a 300 me­tros del Ca­mino de Santiago, el Fran­cés, a su pa­so por Pe­drou­zo, mu­ni­ci­pio de O Pino, en un pa­ra­je muy tran­qui­lo que so­lo afea un mons­truo de la­dri­llo y en el que lle­na el ojo un buen gru­po de va­cas pas­tan­do, los car­ba­llos y los man­za­nos. Sú­me­se­le que es­tá en la par­te al­ta de esa lo­ca­li­dad, por lo tan­to ale­ja­da de la ca­rre­te­ra y del rui­do ur­bano. Lo di­cho: tran­qui­li­dad ab­so­lu­ta.

María tie­ne su tra­ba­jo y su ma­ri­do tam­bién, pe­ro un buen día se les pa­só por la ca­be­za dar vi­da a un ne­go­cio que die­ra «al­gu­na ren­ta­bi­li­dad», aun­que no se en­ga­ña­ron y no lo ocul­ta: es­to va a ser a lar­go pla­zo por­que hay que amor­ti­zar una in­ver­sión muy fuer­te y con una do­ce­na de ha­bi­ta­cio­nes los eu­ros en­tran en ca­ja uno a uno. Además, aun­que ella es­tá allí siem­pre que pue­de, su ma­ri­do va po­co —prac­ti­ca el ver­bo de mo­da, con­ci­liar: tie­nen dos ni­ñas pe­que­ñas— y me­tió a dos per­so­nas en nó­mi­na, de ma­ne­ra que esa ren­ta­bi­li­dad, en efec­to, va pa­ra lar­go.

Pe­ro la mu­jer, jo­ven y em­pren­de­do­ra, dis­fru­ta. Se le no­ta. Y ex­pli­ca con pa­sión y ca­da vez con más ale­gría por qué ese edi­fi­cio de una plan­ta y pie­dra por fue­ra es co­mo es, por qué tie­ne una cu­rio­sa ba­rre­ra a la en­tra­da que además la ani­ma es­té­ti­ca­men­te de pa­so que pro­te­ge el sis­te­ma in­for­ma­ti­za­do de re­gis­tro. «Es muy útil en al­gu­nos ca­sos, gen­te que lle­ga muy a des­ho­ra o al­go así, pe­ro el pe­re­grino quie­re que lo re­ci­bas, que le ha­bles, que in­ter­cam­bies im­pre­sio­nes con él —afir­ma—. Es otro mun­do».

La ex­pe­rien­cia le en­se­ñó: arran­có ofre­cien­do, tam­bién, ta­pas, pe­ro eso no fun­cio­nó. El clien­te pre­fie­re dar­se una ducha y ba­jar al pue­blo a dar una vuel­ta. «De to­das ma­ne­ras, te­ne­mos un acuer­do con una em­pre­sa lo­cal y nos sube piz­zas, hay mu­cha va­rie­dad, y tam­bién te­ne­mos al­go de emer­gen­cia por si lle­ga al­guien fue­ra de ho­ra o con al­gu­na pe­que­ña le­sión o mo­les­tia que le obli­gue a que­dar­se aquí», aña­de.

Hay dos es­pa­cios co­mu­nes: uno es el jar­dín, am­plio y ce­rra­do por tu­yas, al­gu­nas cre­ci­das y otras aún muy jó­ve­nes. Da una cier­ta sen­sa­ción de in­ti­mi­dad, que au­men­ta­rá sin du­da al­gu­na a me­di­da que los ár­bo­les ti­ren pa­ra arri­ba y aís­len to­da­vía más. Con el buen tiem­po po­nen fue­ra unos có­mo­dos si­llo­nes y un tol­do.

El otro es, a la en­tra­da, la ca­fe­te­ría, tam­bién lu­gar de desa­yu­nos, muy fun­cio­nal. La due­ña ha­bla muy elo­gio­sa­men­te de los ex­tran­je­ros, y di­ce que son mu­chos los que, tras re­cu­pe­rar­se de la ca­mi­na­ta («lo nor­mal es que lle­guen des­de Ar­zúa»), pi­den un va­so de vino, se sien­tan y se pa­san allí cal­ma­da­men­te la tar­de, leyendo o es­cri­bien­do o char­lan­do en­tre ellos.

LO de­be gus­tar­le mu­cho a los nór­di­cos en ge­ne­ral y a los da­ne­ses en par­ti­cu­lar. Pa­ra em­pe­zar, el nom­bre de es­ta pen­sión con en­can­to es tam­bién el de la con­fe­de­ra­ción sin­di­cal del pe­que­ño país. Pa­ra se­guir, to­do el edi­fi­cio es­tá di­se­ña­do con una es­té­ti­ca nór­di­ca, tan­to en el co­lor de la ma­de­ra co­mo en los cuar­tos de ba­ño y en las ha­bi­ta­cio­nes en ge­ne­ral.

Equi­li­brio es­té­ti­co

Así pues, fun­cio­na­li­dad al má­xi­mo, mu­cha lu­mi­no­si­dad y un gran equi­li­brio es­té­ti­co. Las ven­ta­nas de las ha­bi­ta­cio­nes, un po­co al­tas, tie­nen la ven­ta­ja de que au­men­tan la sen­sa­ción de in­ti­mi­dad. Aquí no hay mue­bles de an­ti­cua­rio, to­do es nue­vo y, aun­que na­die pen­sa­ría que fue­ron ca­ros, la dis­tri­bu­ción, co­lo­ca­ción y —de nue­vo— equi­li­brio ha­ce que to­do ven­ga co­mo ani­llo al de­do.

Y si en oca­sio­nes el dia­blo es­tá en los de­ta­lles, aquí es al re­vés: los de­ta­lles son obra de una gra­ta idea de María Mo­rei­ro. En una de las pa­re­des de ca­si to­das las ha­bi­ta­cio­nes (sa­be que cuan­do em­pie­ce la tem­po­ra­da al­ta ese ca­si tie­ne que des­apa­re­cer) hay es­cri­ta una fra­se ilu­sio­nan­te y po­si­ti­va. Co­mo ilu­sio­nan­te y po­si­ti­vo pa­re­ce tam­bién el fu­tu­ro de LO.

CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

La pen­sión lo­ca­li­za­da a las afue­ras de O Pino ha lo­gra­do lla­mar la aten­ción de los pe­re­gri­nos ex­tran­je­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.