La nue­va ca­ra del ru­ral gallego

Re­pre­sen­tan la ta­bla de sal­va­ción de la Ga­li­cia in­te­rior. Jó­ve­nes lla­ma­dos a fre­nar una he­ri­da que pa­re­cía in­cu­ra­ble y re­vi­ta­li­zar­la con pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les via­bles y de fu­tu­ro. En los dos últimos años, más de un mi­llar de ellos han vuel­to al cam­po

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - MA­NUEL CASAL

Una ex­plo­ta­ción con cen­te­na­res de ca­bras en la lo­ca­li­dad lu­cen­se de Gun­tín, la úni­ca gran­ja de in­sec­tos de Ga­li­cia ubi­ca­da en A Guar­da, los in­ver­na­de­ros de Hor­ta­man­da en Meis, las mer­me­la­das y li­co­res de sa­bu­guei­ro de Vi­lar de San­tos... Son ejem­plos vi­vos de la nue­va ca­ra del cam­po gallego, esa por la que sus­pi­ran ve­ci­nos y po­lí­ti­cos.

Que el ru­ral ne­ce­si­ta sa­via nue­va es una evi­den­cia des­de ha­ce lus­tros. La san­gría de­mo­grá­fi­ca del in­te­rior ha des­po­bla­do zo­nas en­te­ras que ne­ce­si­ta­ban co­mo el co­mer nue­vos ve­ci­nos. Le­jos de po­der echar las cam­pa­nas al vue­lo, lo cier­to es que en los dos últimos años, más de un mi­llar de jó­ve­nes han re­tor­na­do al cam­po pa­ra im­pul­sar o re­vi­ta­li­zar ex­plo­ta­cio­nes agrí­co­las y ga­na­de­ras.

Las de va­cuno, prin­ci­pal­men­te de­di­ca­das a la pro­duc­ción de le­che y car­ne, son ma­yo­ri­ta­rias, pe­ro pa­ra­le­la­men­te han ido sur­gien­do ini­cia­ti­vas no­ve­do­sas y un tan­to dis­rup­ti­vas, co­mo la gran­ja de in­sec­tos que Ra­món Ál­va­rez y Ta­ma­ra Po­sa­da im­pul­san en A Guar­da. El per­fil de es­tos nue­vos ha­bi­tan­tes del ru­ral gallego, además, ha cam­bia­do, pues mu­chos de ellos es­tán so­bra­da­men­te pre­pa­ra­dos y se adap­tan a una nue­va era mar­ca­da por los re­tos tec­no­ló­gi­cos.

El cam­po gallego su­fre des­de ha­ce ya mu­chos años una ga­lo­pan­te cri­sis de­mo­grá­fi­ca y de ren­ta­bi­li­dad en las ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas tra­di­cio­na­les que le ha­bían ser­vi­do de sus­ten­to. Tal vez po­dría de­cir­se que el me­dio ru­ral tie­ne el ros­tro arru­ga­do, co­mo los an­cia­nos, y que hay zo­nas don­de es­tre­me­ce la ima­gen de aban­dono. Sin em­bar­go, de un tiem­po a es­ta par­te, se ha pro­du­ci­do un no­ta­ble in­cre­men­to de per­so­nas que han vis­to en el cam­po un mo­do de vi­da. To­da­vía son más los que se van que los que en­tran, pe­ro hay jó­ve­nes em­pren­de­do­res que apues­tan por el ru­ral. Y ca­da vez más, se­gún las ci­fras ofi­cia­les. Es la sa­via nue­va que, po­co a po­co, re­ju­ve­ne­ce el cam­po y que abre una puer­ta a la es­pe­ran­za: el me­dio ru­ral tie­ne fu­tu­ro, mu­cho más del que pa­re­ce.

Ale­jan­dro Bao siem­pre amó el fút­bol. Y los ani­ma­les, su gran afi­ción. Des­de pe­que­ño se for­mó en las ca­te­go­rías in­fe­rio­res del Lu­go. Pro­gre­só co­mo ju­ga­dor has­ta ha­cer­se pro­fe­sio­nal. Cuan­do co­bró el pri­mer suel­do, con ape­nas 17 años, lo pri­me­ro que hi­zo fue com­prar­se un re­ba­ño de ca­bras, unas diez. Se gas­tó to­do lo que ha­bía in­gre­sa­do. Ale­jan­dro te­nía una fin­ca de 14 hec­tá­reas, y lle­gó a jun­tar has­ta un cen­te­nar de ca­bras. Ha­ce tres años, su­frió una le­sión, lo que le im­pi­dió se­guir ju­gan­do al fút­bol pro­fe­sio­nal. «Foi a par­ti­res de aí can­do me plan­te­xei adi­car­me ás ca­bras de xei­to pro­fe­sio­nal, e mon­ta­mos un­ha na­ve; ago­ra te­mos 350 e ven­de­mos o li­tro de lei­te até un pre­zo que po­de es­tar nos 0,72 eu­ros», ex­pli­ca es­te jo­ven ga­na­de­ro de ape­nas 29 años.

Las di­fe­ren­cias

Ale­jan­dro pre­ci­sa que, en com­pa­ra­ción con las ex­plo­ta­cio­nes de va­cuno de le­che, las gran­jas con ca­bras tie­nen un ma­ne­jo muy di­fe­ren­te por­que re­quie­ren un tra­ta­mien­to más cer­cano. «Hai que es­tar en­ri­ba de­las to­do o día por­que son ani­mais de­li­ca­dos; aquí na gran­xa so­mos eu, a mi­ña mo­za e o meu ir­mán», de­ta­lla.

La gran­ja de es­te em­pren­de­dor y de su fa­mi­lia es­ta­rá es­te año 2018 en una fac­tu­ra­ción de unos 13.000 eu­ros bru­tos al mes, más la ayu­da de la PAC. A es­to hay que res­tar­le los gran­des cos­tes de pro­duc­ción. «Te­mos ba­se te­rri­to­rial pa­ra que pas­ten, pe­ro con tan­tos ani­mais non po­des te­los ali­men­ta­dos fó­ra, te­ñen que es­tar nun­ha na­ve», pun­tua­li­za.

A lo lar­go de los últimos años tam­bién se ha pro­du­ci­do un fe­nó­meno cu­rio­so: la cri­sis, la enor­me des­truc­ción de em­pleo en el te­ji­do em­pre­sa­rial e in­dus­trial de las ciu­da­des, hi­zo que mu­chos jó­ve­nes re­gre­sa­sen al me­dio ru­ral, a ca­sa de sus fa­mi­lia­res, e in­clu­so in­ten­ta­sen mon­tar su ne­go­cio. Si­gue ha­bien­do un pro­ble­ma de fal­ta de opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les pa­ra ser un em­plea­do por cuen­ta aje­na. Y so­bre to­do, exis­te una ga­lo­pan­te pre­ca­rie­dad la­bo­ral que ha­ce que mu­chos se plan­teen si no com­pen­sa más in­ten­tar bus­car­se el fu­tu­ro con un ne­go­cio pro­pio.

«Te­mos un mer­ca­do la­bo­ral moi pre­ca­rio», re­cuer­da Aman­da Ló­pez Prie­to, de Vi­lal­ba, que a sus 37 años es­tá ul­ti­man­do la pues­ta en mar­cha de un ne­go­cio y ha so­li­ci­ta­do una ayu­da a Me­dio Ru­ral. Es­ta jo­ven siem­pre ha si­do una apa­sio­na­da de la agri­cul­tu­ra, de có­mo se cul­ti­van las co­sas que co­me­mos, y va a crear su pro­pio in­ver­na­de­ro pa­ra el cul­ti­vo de se­tas. Un pro­yec­to que ins­ta­la­rá en su pro­pia ca­sa, y con el que con­fía en ge­ne­rar su­fi­cien­tes in­gre­sos pa­ra lo­grar una hol­ga­da in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca. «Pa­ra ac­ce­der a las ayu­das pú­bli­cas lo que nos pi­den es que mon­te­mos un ne­go­cio pro­fe­sio­nal, no do­més­ti­co, y pa­ra eso te­ne­mos que lle­gar a fac­tu­rar más de 11.000 eu­ros anua­les. En el cul­ti­vo de se­tas hay em­pre­sas que me pue­den com­prar el pro­duc­to, así co­mo res­tau­ran­tes, ba­res y co­mer­cio lo­cal», pre­ci­sa.

Las in­cor­po­ra­cio­nes

En Ga­li­cia exis­te des­de ha­ce ya años un mar­co de ayu­das pú­bli­cas pa­ra la in­cor­po­ra­ción de jó­ve­nes, una or­den que in­clu­ye, además, las sub­ven­cio­nes pa­ra la me­jo­ra de las pe­que­ñas ex­plo­ta­cio­nes. Am­bas ini­cia­ti­vas bus­can mo­der­ni­zar la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría y con­tri­buir al re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal, de for­ma que pue­da fi­jar­se po­bla­ción en el me­dio ru­ral.

En Ga­li­cia, du­ran­te el pa­sa­do año, el pre­su­pues­to de es­ta con­vo­ca­to­ria as­cen­dió a los 57,2 mi­llo­nes de eu­ros: 14,9 se des­ti­na­ron a la in­cor­po­ra­ción de jó­ve­nes, 39,9 a in­ver­sio­nes de mo­der­ni­za­ción y 2,3 a pe­que­ñas ex­plo­ta­cio­nes.

«No que res­pec­ta á li­ña de in­cor­po­ra­ción de mo­zos, no 2017 fo­ron 466 os be­ne­fi­cia­rios. To­das as so­li­ci­tu­des que cum­pri­ron os re­qui­si­tos fo­ron apro­ba­das cun­ha ache­ga me­dia su­pe­rior aos 32.000 eu­ros por per­soa. En to­tal, fa­la­mos de 14,92 mi­llóns de eu­ros cos que se ga­ran­te o re­le­vo xe­ra­cio­nal no cam­po e que se su­ma ás ex­tra­or­di­na­rias ci­fras do 2016, can­do fo­ron 618 os mo­zos be­ne­fi­cia­rios e se al­can­za­ba o ré­cord da úl­ti­ma dé­ca­da», ex­pli­can des­de Me­dio Ru­ral, el de­par­ta­men­to que li­de­ra Án­xe­les Váz­quez.

En re­la­ción al ba­lan­ce del pa­sa­do año, Lu­go y A Co­ru­ña fue­ron las dos pro­vin­cias don­de se in­cor­po­ra­ron más jó­ve­nes, con 194 y 112 res­pec­ti­va­men­te, se­gui­das de Ou­ren­se, con 93, y Pon­te­ve­dra, con 67. Por sec­to­res, un año más, el va­cuno tan­to de le­che co­mo de car­ne es el que con­cen­tra la ma­yor de­man­da: el 57 % de los ex­pe­dien­tes. Le si­guen el por­cino y el aví­co­la.

Sin em­bar­go, em­pie­za a ha­ber nue­vos pro­yec­tos que tras­cien­den las ac­ti­vi­da­des tra­di­cio­na­les. Uno es el de Ra­món Ál­va­rez Ro­drí­guez y su es­po­sa, Ta­ma­ra Po­sa­da, que tie­nen en A Guar­da una ex­plo­ta­ción pa­ra pro­du­cir in­sec­tos que sir­ven pa­ra la lim­pie­za de aguas re­si­dua­les y pa­ra ali­men­tar mas­co­tas.

«En el 2012 em­pe­za­mos a in­tere­sar­nos so­bre los in­sec­tos des­ti­na­dos a con­su­mo ani­mal; al­gu­nos co­no­ci­dos y fa­mi­lia­res con mas­co­tas exó­ti­cas nos ha­bían co­men-

ta­do los pro­ble­mas que te­nían pa­ra en­con­trar ali­men­to vi­vo en nues­tra zo­na», re­cuer­da Ta­ma­ra.

Es­tos em­pren­de­do­res em­pe­za­ron crian­do a muy pe­que­ña es­ca­la. En su tiem­po li­bre en el tras­te­ro de un pi­so, ha­cían prue­bas, in­ves­ti­ga­ban y ob­ser­va­ban mu­cho. Cuan­do se die­ron cuen­ta, tu­vie­ron que al­qui­lar un al­ma­cén pa­ra de­di­car­se a jor­na­da com­ple­ta y de for­ma pro­fe­sio­nal.

«Aho­ra mis­mo es­ta­mos ter­mi­nan­do de mon­tar una nue­va gran­ja, la úni­ca gran­ja de in­sec­tos en to­da Ga­li­cia, que ha si­do cons­trui­da des­de ce­ro y en la que ca­da de­ta­lle ha si­do di­se­ña­do pa­ra ga­ran­ti­zar las con­di­cio­nes óp­ti­mas que re­quie­ren ca­da uno de los in­sec­tos de for­ma in­di­vi­dual», pun­tua­li­za Ta­ma­ra.

En el con­ce­llo de Meis tam­bién se en­cuen­tra uno de los ejem­plos más no­ta­bles de cre­ci­mien­to de una em­pre­sa. Es una ini­cia­ti­va de­di­ca­da a los pro­duc­tos de huer­ta, y en la que es­tán Mai­ca Mou­gán y su her­mano Ra­fael, además de Ál­va­ro Re­que­jo Fa­ri­ño. Se tra­ta de Hor­ta­man­da.

Di­ver­si­fi­ca­ción

En el lu­gar de Pe­nen­te, en la pa­rro­quia de San Vi­cen­te de Nogueira, cuen­tan con sie­te mil me­tros cua­dra­dos a cu­bier­to, en in­ver­na­de­ros, y con otras más de cua­tro hec­tá­reas de te­rreno al ai­re li­bre, te­rre­nos que les ce­die­ron li­bre­men­te otros ve­ci­nos de la zo­na a cam­bio de man­te­ner­los lim­pios.

Tra­ba­jan du­ran­te to­do el año y son cua­tro em­plea­dos en la em­pre­sa. Han re­cu­pe­ra­do cul­ti­vos de huer­ta tra­di­cio­na­les, es­pe­cial­men­te pi­mien­tos y to­ma­tes. Y han apos­ta­do por el lla­ma­do cul­ti­vo in­te­gral o pro­duc­ción in­te­gra­da. Es de­cir, no uti­li­zan nin­gún ti­po de fi­to­sa­ni­ta­rio y ha­cen un con­trol bio­ló­gi­co de sus pro­duc­tos, que se los ven­den a una gran em­pre­sa ga­lle­ga y a otros pe­que­ños su­per­mer­ca­dos de la zo­na.

«Ago­ra es­ta­mos co­men­zan­do a plan­tar os cul­ti­vos que re­co­lle­re­mos pa­ra a tem­pa­da do ve­rán: to­ma­te ne­gro, to­ma­te pa­ra en­sa­la­da; es­te ano co­mo no­vi­da­de, ta­mén to­ma­te de co­ra­zón, pe­men­tos de Pa­drón xa aca­ba­mos de plan­tar e ta­mén ita­lia­nos, ade­máis de lei­tu­gas, re­po­los e ou­tras cousi­ñas», ex­pli­ca Mai­ca Mou­gán.

La Ga­li­cia in­te­rior

Muy le­jos de Pon­te­ve­dra, En Vi­lar de San­tos, pro­vin­cia de Ou­ren­se, es­tá el pro­yec­to em­pre­sa­rial de Nel­son Alonso, que pu­so en mar­cha una ex­plo­ta­ción de plan­tas de sa­bu­guei­ro (saú­co, en cas­te­llano). No so­lo los cul­ti­va, sino que trans­for­ma el fru­to y la flor de es­ta plan­ta pa­ra ha­cer li­co­res, mer­me­la­das y cer­ve­zas.

«Os dous pri­mei­ros anos de­di­cá­mo­los á in­ves­ti­ga­ción e á ela­bo­ra­ción das re­cei­tas, tes­ta­mos os re­sul­ta­dos e pa­sa­mos a ser un­ha pe­que­na em­pre­sa que ela­bo­ra ali­men­tos de xei­to artesanal coa ba­ga e a flor de sa­bu­guei­ro e que co­mer­cia­li­za bai­xo o no­me de Ca­ra­bu­ñas. No 2016 de­ci­di­mos fa­cer a pri­mei­ra plan­ta­ción de sa­bu­guei­ro de Ga­li­cia, va­rie­da­de lo­cal e in­cor­po­rar 6 va­rie­da­des eu­ro­peas. Te­mos boa pro­gre­sión, cun cre­ce­men­to anual do 25 %», re­cuer­da.

ÓS­CAR CE­LA

Ale­jan­dro Bao Váz­quez y su her­mano Ra­mi­ro tra­ba­jan en su ex­plo­ta­ción de ca­bras en la lo­ca­li­dad lu­cen­se de Gun­tín.

ÓS­CAR CE­LA

La gran­ja de ca­bras de Ale­jan­dro Bao y su her­mano Ra­mi­ro en Gun­tín tie­ne hoy más de 350 ani­ma­les, una na­ve y una fin­ca de 14 hec­tá­reas.

XOÁN CAR­LOS GIL

Ra­món Ál­va­rez y Ta­ma­ra Po­sa­da tie­nen una gran­ja que pro­du­ce in­sec­tos en A Guar­da.

MÓNICA IRAGO

Hor­ta­man­da se de­di­ca a los pro­duc­tos de la huer­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.