O Cas­tro, un re­ti­ro es­pi­ri­tual

El pa­zo, si­tua­do en O Bar­co, con­ser­va to­da su at­mós­fe­ra de­ci­mo­nó­ni­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

Lla­ma la aten­ción por fue­ra. Por es­pec­ta­cu­lar, cier­to, pe­ro tam­bién por ti­po­lo­gía. O sea, por su for­ma. Por su ar­qui­tec­tu­ra mu­cho más cas­te­lla­na que ga­lle­ga. Por su ar­ca­da que es más de allá que de acá. Por­que en O Bar­co, des­de ese mi­ra­dor que es el al­to de O Cas­tro, echan el ojo más ha­cia Ponferrada (re­la­ti­va­men­te al la­do) que a San­tia­go (a un par de ho­ras lar­gas). Es­to es el Pa­zo do Cas­tro, una aven­tu­ra de tu­ris­mo ru­ral que ha mu­sea­li­za­do de ma­ne­ra úni­ca su in­te­rior. Ho­tel mo­nu­men­tal de cua­tro es­tre­llas, se ha con­ver­ti­do en una re­fe­ren­cia en la ofer­ta de ca­li­dad de Ou­ren­se, con la ven­ta­ja de que se en­cuen­tra muy cer­ca del par­que na­tu­ral Se­rra da En­ci­ña da Las­tra, el gran des­co­no­ci­do de la co­mu­ni­dad y pa­raí­so de los ami­gos de la so­le­dad en me­dio de la na­tu­ra­le­za. Una ma­ra­vi­lla.

Pe­ro en fin, el co­che sube la cor­ta y fuer­te pen­dien­te y el via­je­ro tie­ne an­te la vis­ta el pa­zo y su apar­ca­mien­to. Con el buen tiem­po, unas me­sas fue­ra ani­man a de­jar las ma­le­tas en la ha­bi­ta­ción y a sa­lir con pre­mu­ra a des­can­sar del via­je. Cla­ro que eso no va a ser in­me­dia­to. Y no lo va a ser por­que na­da más tras­pa­sar la re­cep­ción se en­tra en otro mun­do. Un mun­do pa­sa­do, un mun­do de pa­zos, de ca­ba­lle­ros, de ar­mas, de chi­me­neas, de mue­bles an­ti­guos y fo­tos que ca­si fue­ron he­chas al mis­mo tiem­po, de es­pa­cios re­cón­di­tos, de si­llo­nes ve­ne- ra­bles y me­sas cen­te­na­rias.

Un au­tén­ti­co mu­seo. Y por su­pues­to que es­tá ahí a dis­po­si­ción de los clien­tes, quie­nes pue­den sen­tar­se y leer o char­lar tran­qui­la­men­te, pe­ro en un pri­mer mo­men­to has­ta pa­re­ce que hay que pe­dir per­mi­so pa­ra que las po­sa­de­ras des­can­sen en ese san­tua­rio. Un lu­gar, en su­ma, pa­ra ver con cal­ma, pa­ra ad­mi­rar y pa­ra obli­gar a la re­fle­xión de que en Ga­li­cia se pue­den ha­cer co­sas ex­ce­len­tes con buen gus­to y mu­cho ca­ri­ño por el pa­sa­do. En ese en­torno se ce­le­bran bo­das, co­mu­nio­nes y reunio­nes de em­pre­sa, pe­ro, fue­ra de la re­co­men­da­ción de pre­gun­tar si la re­ser­va que se va a ha­cer coin­ci­de con al­gún ac­to mul­ti­tu­di­na­rio, esa es ya otra his­to­ria.

Y si eso se de­fi­ne co­mo un mu­seo vi­vo, me­re­ce la pe­na echar un vis­ta­zo a su his­to­ria. Por su­pues­to que el edi­fi­cio es pos­te­rior al cas­ti­llo del si­glo XV cer­cano, y si hay mis­te­rio, que­da acla­ra­do en la ca­pi­lla, don­de una ins­crip­ción re­za: «Don Pe­dro de Lo­sa­da y Qui­ro­ga, Ca­nó­ni­go de la San­ta Ca­te­dral de To­le­do, Obis­po elec­to de Orihue­la, Ca­ba­lle­ro de la Or­den de San­tia­go, fun­da­dor de es­te so­lar y ma­yo­raz­go, año de 1.630». Así que el vi­si­tan­te se in­tro­du­ce en un edi­fi­cio le­van­ta­do cuan­do el si­glo XVII aún era muy jo­ven. Re­co­men­da­ción: ir a la de­re­cha de to­do del sa­lón, a la bi­blio­te­ca, un au­tén­ti­co te­so­ro.

Y aun­que sea por me­ra cu­rio­si­dad, sus úl­ti­mos mo­ra­do­res fue­ron los mar­que­ses de Es­te­va de las De­li­cias, tí­tu­lo con Gran­de­za de Es­pa­ña. Tie­ne mu­chas ha­bi­ta­cio­nes: 20 en to­tal. Po­drían ha­cer­se bas­tan­tes más, lo cual po­dría ser bueno pa­ra el ne­go­cio, pe­ro eso im­pli­ca­ría de­rri­bar ta­bi­ques y adul­te­rar pa­ra siem­pre el edi­fi­cio, co­sa que pa­re­ce que Mon­tse Ro­drí­guez, la pro­pie­ta­ria, no tie­ne en es­tos mo­men­tos en su agen­da. Son aque­llas muy am­plias, con cuar­tos de ba­ño a tono. Des­de lue­go, si al­guien pre­fie­re la es­té­ti­ca Ikea, sal­drá co­rrien­do de aquí, don­de se ha in­ten­ta­do re­cu­pe­rar la at­mós­fe­ra pa­ce­ga tra­di­cio­nal, y eso se apli­ca tam­bién a los cuar­tos de ba­ño.

Se­gún se en­tra, a la de­re­cha, es­tá la ca­fe­te­ría. Nor­mal. No es un bar de alu­mi­nio im­per­so­nal, en ab­so­lu­to, pe­ro tam­po­co lla­ma la aten­ción. Se tra­ta, qui­zás, de la es­tan­cia con me­nos gla­mur. Un gla­mur que se re­cu­pe­ra al de­jar­la atrás y lle­gar al co­me­dor, alar­ga­do, ín­ti­mo, don­de ese tono mu­seís­ti­co de to­do el edi­fi­cio se pier­de —a pe­sar de la or­na­men­ta­ción— y eso es muy bueno por­que favorece un pe­que­ño con­tras­te y evi­ta la mo­no­to­nía.

Ca­li­dad y buen pre­cio

Po­co hay que de­cir de la car­ta: am­plia (qui­zás de­ma­sia­do pa­ra un si­tio así; re­sul­ta di­fí­cil pen­sar que con me­nos po­si­bi­li­da­des la gen­te no fue­ra a sa­lir con­ten­ta) y con des­crip­cio­nes que co­rres­pon­den cla­ra­men­te a lo que uno se va a en­con­trar en el pla­to. Muy buen pro­duc­to y na­da que ob­je­tar al co­ci­ne­ro. Pre­cio me­dio ti­ran­do a ba­jo, y des­de lue­go, si se con­si­de­ra el lu­gar don­de se es­tá, cla­ra­men­te ba­jo.

Un de­ta­lle fi­nal: la vi­si­ta im­pres­cin­di­ble tie­ne co­mo ob­je­ti­vo el to­rreón ve­cino, que ha­ce unos años se ve­nía aba­jo co­mi­do por to­do ti­po de plan­tas, tre­pa­do­ras in­clui­das, y que aho­ra ha si­do reha­bi­li­ta­do uti­li­zan­do nue­vos ma­te­ria­les y de­jan­do al des­cu­bier­to la an­ti­gua al­dea prehis­tó­ri­ca, el cas­tro. ¡Lás­ti­ma que los in­me­dia­tos al­re­de­do­res al­ber­guen inequí­vo­cas mues­tras de feís­mo!

CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

El pa­zo si­tua­do en el al­to de O Cas­tro cuen­ta con vein­te ha­bi­ta­cio­nes y un com­ple­to aba­ni­co de ser­vi­cios pa­ra los vi­si­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.