San­tia­go Garcia

SAN­TIA­GO GAR­CÍA GA­NA­DE­RO

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - MA­RIO BERAMENDI

Due­ño de Fin­ca La Asunción, cree que las gran­jas cumplieron mo­der­ni­zán­do­se

Es due­ño de una ex­plo­ta­ción lác­tea fa­mi­liar que arran­có en los años 50, con su bi­sa­bue­la. Pe­ro fue­ron sus pa­dres los que le die­ron lue­go el em­pu­jón de­fi­ni­ti­vo. En los 80, la gran­ja re­ci­bió el nom­bre de Fin­ca La Asunción (Tou­ro) y a la pro­duc­ción de le­che se le agre­gó una se­gun­da ac­ti­vi­dad que fue la im­por­ta­ción y ven­ta de ga­na­do pro­ce­den­te de Ho­lan­da, Fran­cia y Ale­ma­nia y en cier­tas oca­sio­nes Di­na­mar­ca.

—¿Qué di­men­sión tie­ne hoy es­te ne­go­cio?

—La gran­ja cuen­ta con cua­tro em­plea­dos ac­tual­men­te, pro­du­ce cer­ca de dos mi­llo­nes de li­tros anua­les y se ca­rac­te­ri­za por la al­ta ca­li­fi­ca­ción mor­fo­ló­gi­ca de sus va­cas, que no es otra co­sa que si­nó­ni­mo de fun­cio­na­li­dad y lon­ge­vi­dad, de ahí el en­fo­que des­de ha­ce mu­chos años ha­cia es­ta me­jo­ra. El cen­so ac­tual son unas 290 ca­be­zas fri­so­nas, de las cua­les 170 son va­cas de le­che, or­de­ña­das en una sa­la. Es­to cam­bia­rá en bre­ve ya que en es­tos mo­men­tos es­ta­mos en una gran trans­for­ma­ción; se tra­ta de un pro­yec­to de ro­bo­ti­za­ción in­te­gral de la gran­ja pa­ra ma­xi­mi­zar el bie­nes­tar ani­mal y me­jo­rar la ca­li­dad en el tra­ba­jo que con­sis­te en la in­cor­po­ra­ción de tres ro­bots de or­de­ño pa­ra ex­traer tres ve­ces al día y me­jo­rar el bie­nes­tar de las va­cas, que no ten­drán la pre­sión de le­che en su ubre.

—¿Có­mo les afec­tó la cri­sis?

—No hay ga­na­de­ría ga­lle­ga que no la ha­ya su­fri­do. Yo ha­bla­ría de gran cri­sis: son mu­chos los años que lle­va­mos pa­de­cien­do pre­cios muy por de­ba­jo de nues­tros cos­tes. Las ex­plo­ta­cio­nes me­jor pre­pa­ra­das y con ma­yor in­ver­sión son las más per­ju­di­ca­das por­que tie­nen que amor­ti­zar mu­cho gas­to.

—¿En qué ha avan­za­do el sec­tor lác­teo en los úl­ti­mos años?

—Con una vuel­ta por el ru­ral se ve la trans­for­ma­ción de las ex­plo­ta­cio­nes, quié­nes son sus pro­pie­ta­rios, cuál es la preparación, la sen­si­bi­li­dad con el bie­nes­tar ani­mal. En los no­ven­ta em­pe­zó una re­vo­lu­ción que hoy con­ti­núa y es­to ha re­dun­da­do en una me­jor ca­li­dad de vi­da de los ga­na­de­ros, que aún no es­tá al ni­vel de otras pro­fe­sio­nes. El avan­ce más im­por­tan­te ha si­do la pro­duc­ción de le­che de má­xi­ma ca­li­dad. Y esa es la fuer­za del ga­na­de­ro pa­ra lu­char con­tra unos pre­cios ba­jos.

—¿Qué ne­ce­si­ta co­rre­gir el sec­tor lác­teo ga­lle­go?

—Nos ha­ce fal­ta una gran in­dus­tria de trans­for­ma­ción que dé más va­lor, con un gran nom­bre de de­no­mi­na­ción, al­go así co­mo el par­me­sano ita­liano. En Ga­li­cia aún no te­ne­mos esa gran unión de pro­duc­to­res o esa gran coope­ra­ti­va que in­vier­ta en I+D+i pa­ra sa­car ren­di­mien­to a unos pro­duc­tos que son úni­cos.

—¿Ha da­do re­sul­ta­do el gran acuer­do lác­teo fir­ma­do en Ma­drid ha­ce dos años y me­dio?

—Pues no pa­re­ce que es­té fun­cio­nan­do en mu­chos ca­sos. Y es­to no es una opi­nión sino una reali­dad. Mu­chos ga­na­de­ros si­guen con pre­cios muy ba­jos y no es­ta­mos ha­cien­do el ru­ral más atrac­ti­vo. Des­gra­cia­da­men­te, co­noz­co mu­chos otros ca­sos don­de el con­tra­to se ha­ce de for­ma uni­la­te­ral, don­de el ga­na­de­ro so­lo for­ma par­te del pro­ce­so pa­ra fir­mar­lo y acep­tar­lo, y en la ma­yo­ría de lo ca­sos con pre­cios por de­ba­jo de cos­tes.

—¿Qué cree que ha­ce fal­ta pa­ra fre­nar la des­po­bla­ción ru­ral?

—Las po­lí­ti­cas en mar­cha no han si­do efec­ti­vas. Es­to es un he­cho. Ve­mos có­mo ca­da vez los jó­ve­nes quie­ren ir­se del ru­ral y las em­pre­sas bus­can ciu­da­des o al­re­de­do­res pa­ra ubi­car­se. Pe­ro es­to no es di­fí­cil de en­ten­der. Yo pa­go so­bre 50 eu­ros por lí­nea te­le­fó­ni­ca y ADSL, y no ten­go ni 10 me­gas de ve­lo­ci­dad; me pa­so a ve­ces ho­ras pa­ra po­der en­viar un con­te­ni­do o ba­jar­me al­go con cier­to pe­so. En Ma­drid o A Co­ru­ña tie­nes 100 me­gas y pa­gas lo mis­mo o me­nos. A mí co­mo em­pre­sa­rio no me re­ba­jan en el IRPF un por­cen­ta­je por vi­vir en el cam­po y su­frir las de­fi­cien­cias que no ten­dría si vi­vie­ra en la ciu­dad.

—¿Qué ex­pec­ta­ti­vas hay so­bre la evo­lu­ción de los pre­cios pa­ra es­ta pri­ma­ve­ra y pa­ra el pró­xi­mo ve­rano?

—A de­cir ver­dad, no es­ta­mos an­te el me­jor de los pro­nós­ti­cos. Y es­to no es nue­vo: se de­be al ex­ce­so de pro­duc­ción de le­che que por es­tas épo­cas sue­le ha­ber en Eu­ro­pa; es­ta es una de las cau­sas por las que nun­ca vi bien que se de­ja­ra el sis­te­ma de cuo­tas en Eu­ro­pa. Era un mo­de­lo que nos da­ba a los ga­na­de­ros un pa­tri­mo­nio se­gu­ro; creo que en la ma­yo­ría de los ca­sos tam­bién, a ni­vel de mer­ca­do, el sis­te­ma de las cuo­tas nos da­ría una ma­yor es­ta­bi­li­dad de los pre­cios. Con aquel mo­de­lo, éra­mos no­so­tros los pro­pie­ta­rios de nues­tra pro­duc­ción y no co­mo su­ce­de aho­ra, que es la in­dus­tria la que li­mi­ta o la que am­plía nues­tra pro­duc­ción de le­che.

«Nun­ca vi bien que se de­ja­ra el sis­te­ma de cuo­tas; nos da­ba una es­ta­bi­li­dad»

San­tia­go Gar­cía con­si­de­ra que el ru­ral tie­ne ma­los ser­vi­cios pa­ra los im­pues­tos que se pa­gan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.