Al­ma pe­re­gri­na

El Ca­mino In­glés pa­sa an­te la puer­ta de es­ta ca­sa ru­ral de Or­des

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

A Juan le gus­ta res­tau­rar y reha­bi­li­tar edi­fi­cios. Y dis­fru­tó du­ran­te los cua­tro años que ha tar­da­do en de­jar im­pe­ca­ble una otro­ra vi­vien­da ru­ral, sen­ci­lla, la­bre­ga, de mam­pos­te­ría y que per­te­ne­cía a la fa­mi­lia de su mu­jer. Y al re­ma­tar le pu­so el nom­bre de su sue­gra, Do­na Ma­ría, «e a mi­ña do­na chá­ma­se ta­mén Ma­ría», acla­ra. Con­fie­sa que le gustaría com­prar al­gún otro edi­fi­cio y se­guir pa­sán­do­se­lo bien reha­bi­li­tán­do­lo, y ha­ce de guía por al­gu­nas de las cer­ca­nías, vie­jas ca­sas de pie­dra que mues­tran to­tal o par­cial­men­te al­gún re­ves­ti­mien­to. Con­tem­pla una her­mo­sa chi­me­nea «tan gran­de co­mo a mi­ña», y ha­bla de los ca­bles que afean el en­torno —en reali­dad, afean to­da Ga­li­cia— y de­mues­tra po­seer un sen­ti­do de res­pe­to es­té­ti­co por el en­torno.

Es­to es, en efec­to, la ca­sa de tu­ris­mo ru­ral Do­na Ma­ría, si­tua­da en la pa­rro­quia de Bus­cás, en el ayun­ta­mien­to de Or­des. Y fren­te a ella pa­sa una vía hoy as­fal­ta­da que es ni más ni me­nos que el au­tén­ti­co Ca­mino In­glés. «An­tes da­ba un­ha cur­va e ía por dian­te da igre­xa».

Se re­fie­re a la igle­sia de San Paio, que aho­ra el as­fal­to evi­ta de­ján­do­la a la de­re­cha y per­mi­tien­do ad­mi­rar en su par­te tra­se­ra la fi­gu­ra die­ci­oches­ca y po­li­cro­ma­da del san­to, ba­jo la cual quien más y quien me­nos se ha­ce una fo­to por­que se lo me­re­ce.

Juan ha cui­da­do mu­cho los de­ta­lles. En ese mo­men­to, jun­to con otra per­so­na, es­tá cor­tan­do la hie­dra que ame­na­za un ten­di­do y que cu­bre to­do el pos­te, «que xa non ti­ña que es­tar aquí». Pe­ro es una bue­na mues­tra de có­mo con al­go tan sen­ci­llo co­mo la hie­dra se pue­de ta­par un ele­men­to cla­ra­men­te feís­ta y con­ver­tir­lo en gra­to a los ojos. Ha cui­da­do tam­bién el jar­dín, con cier­ta in­ti­mi­dad, una fuen­te y unas pie­dras que con­for­man un es­pa­cio con per­so­na­li­dad y que per­te­ne­cie­ron a un edi­fi­cio em­ble­má­ti­co de la ca­pi­tal del mu­ni­ci­pio.

En ese jar­dín des­ta­ca el hó­rreo, de 1937, si bien da la im­pre­sión de ser más nue­vo. «Non, o que pa­sa é que aquel tem­po­ral enor­me que foi o Hor­ten­sia o de­rru­bou e ti­ve­mos que le­ván­ta­lo hai pou­co de no­vo, es­ta­ban to­das as pe­zas ti­ra­das e foi co­mo fa­cer un puz­le». Un puz­le pa­ra el que se ne­ce­si­tó una grúa co­mo Dios man­da, por­que al­gu­na de aque­llas pie­dras no se le­van­tan de nin­gu­na otra for­ma. Aho­ra ya va co­gien­do po­co a po­co un tono ve­ne­ra­ble, pe­ro aún le fal­ta, «e se lim­po a pe­dra cho­rreán­doa te­ño que ter coida­do por­que se vai des­fa­cen­do», aña­de de­mos­tran­do ese cui­da­do por las co­sas pe­que­ñas.

Des­de ese jar­dín se ac­ce­de a un es­pa­cio de des­can­so con un po­zo (ce­rra­do por ra­zo­nes ob­vias), me­sa, si­llas y una me­sa de pin pong en es­tos mo­men­tos ta­pa­da y que cuan­do de una vez por to­das se asien­te el buen tiem­po se co­lo­ca­rá en el jar­dín.

To­do eso for­ma par­te del es­ta­ble­ci­mien­to, pe­ro no es la ca­sa en sí, a la que el vi­si­tan­te va a ac­ce­der cru­zan­do unas puer­tas de cris­tal don­de el nom­bre de­ja bien cla­ro que en­tra don­de en­tra.

Y ahí se va a en­con­trar con es­pa­cios ín­ti­mos. No hay na­da re­car­ga­do (aun­que en lu­ga­res co­mo la es­ca­le­ra de subida al pri­mer pi­so, abun­dan los ob­je­tos de­co­ra­ti­vos de pe­que­ño ta­ma­ño), pe­ro al mis­mo tiem­po nin­gún es­pa­cio es­tá vacío. En ge­ne­ral, los cuar­tos de ba­ño dan sen­sa­ción de am­pli­tud, al me­nos en una de las dos ha­bi­ta­cio­nes y, des­de lue­go, los tres apar­ta­men­tos. Así que na­die se va a sen­tir opri­mi­do en Do­na Ma­ría.

La sa­la, tras el re­ci­bi­dor, es lo pri­me­ro que se en­cuen­tra el clien­te. La me­sa ca­mi­lla se abre si es ne­ce­sa­rio, y la la­rei­ra man­da es­té­ti­ca­men­te en el es­pa­cio; en su in­te­rior fue co­lo­ca­da una chi­me­nea mo­der­na que re­cuer­da no des­de lue­go a las de los pa­zos, pe­ro sí a las an­ti­guas, que de al­gu­na ma­ne­ra ta­pa la en­tra­da al muy tra­di­cio­nal horno. Por cier­to, vá­ya­se por la par­te de atrás pa­ra ad­mi­rar una es­tu­pen­da obra de ar­qui­tec­tu­ra po­pu­lar.

Ese es­pa­cio sir­ve de dis­tri­bui­dor, pues­to que una puer­ta da ac­ce­so a la co­ci­na —pri­va­da, aun­que en al­qui­le­res por se­ma­nas sí es­tá a dis­po­si­ción del clien­te— y a las es­ca­le­ras, de ma­de­ra, las cua­les con­du­cen a las dos ha­bi­ta­cio­nes que es­pe­ran en el pri­mer pi­so. La pie­dra vis­ta y la ma­de­ra, abun­dan­te en to­do el edi­fi­cio, con­tras­tan con la ro­pa de ca­ma, blan­ca, crean­do una at­mós­fe­ra re­la­jan­te. No se ven ex­pe­ri­men­tos es­té­ti­cos, pe­ro sí mu­cho equi­li­brio tan­to en los to­nos co­mo en la dis­po­si­ción de los ele­men­tos.

Al­go que se re­pi­te en los tres apar­ta­men­tos, uno con dos ca­mas y los otros con ca­ma de ma­tri­mo­nio. Con so­fá ca­ma, co­ci­na y un sa­lon­ci­to que ga­ran­ti­za el no te­ner que an­dar apre­ta­dos. Ló­gi­ca­men­te, sube el pre­cio con re­la­ción a las ha­bi­ta­cio­nes, pe­ro to­do ello se man­tie­ne en unos lí­mi­tes más que ra­zo­na­bles. Por­que una ca­sa co­mo es­ta si no cues­ta el do­ble en Fran­cia por ahí le an­da­rá. Lo sa­ben bien los pe­re­gri­nos, que son los prin­ci­pa­les clien­tes en pri­ma­ve­ra.

CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

El es­ta­ble­ci­mien­to se ha con­ver­ti­do en un icono pa­ra los pe­re­gri­nos que ha­cen el Ca­mino In­glés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.