El bum de la ven­ta a gra­nel se ex­tien­de por Ga­li­cia.

La ven­ta de pro­duc­tos a gra­nel cre­ce en los ám­bi­tos ur­ba­nos uni­da a una ma­yor con­cien­cia por el medio am­bien­te y la preo­cu­pa­ción por el ori­gen de los ali­men­tos

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - MILA MÉN­DEZ

El slow food com­pi­te con el ecom­mer­ce. Pa­ra en­ten­der­nos, los pro­duc­tos de ki­ló­me­tro ce­ro le echan un pul­so a la re­vo­lu­ción di­gi­tal de los al­go­rit­mos. Fren­te a los su­per­mer­ca­dos per­so­na­li­za­dos que co­no­ce­rán me­jor que el clien­te sus pre­fe­ren­cias —las gran­des su­per­fi­cies re­co­pi­lan los da­tos de las com­pras

on-li­ne con el pro­pó­si­to de per­so­na­li­zar la ex­pe­rien­cia de com­pra—, el gus­to por pa­gar por pe­so o de en­vol­ver unas len­te­jas en un ma­te­rial dis­tin­to al plás­ti­co ha re­su­ci­ta­do. De la mis­ma for­ma que Amé­lie Pou­lain cul­ti­va­ba pe­que­ños pla­ce­res co­mo hun­dir la mano en un sa­co de le­gum­bres, los con­su­mi­do­res de la era di­gi­tal quie­ren ex­pe­ri­men­tar com­pras co­mo las an­tes.

Es­ta ten­den­cia se es­tá tra­du­cien­do en nuevos es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les. No ofre­cen es­pa­cios in­men­sos con pla­zas de apar­ca­mien­to, ni com­pras sin ca­je­ros don­de el pa­go es con sen­so­res a tra­vés del mó­vil, ca­so del Ama­zon Go de Seattle, pe­ro sí di­ver­si­dad, ca­li­dad y pro­duc­tos que ca­si se pue­den pal­par, co­mo los que dis­fru­ta­ba tes­tan­do la pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la fran­ce­sa. «Te­ne­mos ha­ri­nas, pas­tas, es­pe­cias, le­gum­bres, fru­tos se­cos, fru­tas des­hi­dra­ta­das, tés e in­fu­sio­nes, arro­ces, se­mi­llas... mu­chos son eco­ló­gi­cos. Nuestros clien­tes se preo­cu­pan por la pro­ce­den­cia y la ma­ni­pu­la­ción de los ali­men­tos que con­su­men», cuen­ta Gua­da­lu­pe Fe­rrei­rós Ote­ro, ge­ren­te de O Re­cun­cho do Gra­nel, en A Co­ru­ña.

Un ne­go­cio que re­su­ci­ta

La su­ya es una de las tien­das abier­tas en Ga­li­cia es­pe­cia­li­za­das en la ven­ta por pe­so, sin em­ba­la­jes plas­ti­fi­ca­dos, sino con la mer­can­cía dis­pues­ta en sa­cos o ban­de­jas. «Lle­va­mos des­de el 2015. Hoy en día es­tán abrien­do más co­mer­cios si­mi­la­res. A la gen­te le lla­ma la aten­ción el co­lo­ri­do, los aro­mas y la gran va­rie­dad de pro­duc­tos», ex­pli­ca Gua­da­lu­pe. En la mis­ma ca­lle don­de es­tá ella hay otras dos tien­das ve­ci­nas de­di­ca­das a ven­ta a gra­nel. «En la me­di­da de lo po­si­ble, ele­gi­mos pro­duc­tos de ori­gen lo­cal, aun­que no siem­pre se pue­de», ad­mi­te.

La pro­li­fe­ra­ción de es­te ti­po de es­ta­ble­ci­mien­tos, cree con­ven­ci­da, va li­ga­da a un clien­te con­cien­cia­do con el con­su­mo sos­te­ni­ble. Tam­bién, con la ca­li­dad. «Nuestros pro­duc­tos se po­dría de­cir que lle­gan de la huer­ta a la me­sa, sin nin­gún ti­po de pro­ce­so in­ter­me­dio o el mí­ni­mo ne­ce­sa­rio. Ade­más, hay mu­chos usua­rios que, por pro­ble­mas de sa­lud, no pue­den to­mar sal y en­cuen­tran en es­tas es­pe­cias un sus­ti­tu­to», apun­ta Gua­da­lu­pe.

Las es­ta­dís­ti­cas de con­su­mo re­fle­jan que es­ta per­cep­ción no es so­lo una mo­da pa­sa­je­ra. La ven­ta de pro­duc­tos or­gá­ni­cos y fres­cos en gran­des su­per­fi­cies cre­ce. Un 4 % es­te año en Reino Uni­do. Las gran­des su­per­fi­cies se apun­tan a lo bio­sa­lu­da­ble, co­mo en su día se hi­cie­ron un hue­co con la ven­ta de pro­duc­tos fres­cos, an­tes ex­clu­si­vos de mer­ca­dos y pla­zas. Ca­rre­four, por ejem­plo, ha com­pra­do la ca­de­na fran­ce­sa de tien­das eco­ló­gi­cas So.bio.

El sú­per del fu­tu­ro

«Es­ta­mos ti­ran­do to­ne­la­das de ali­men­tos a la ba­su­ra. Se acu­mu­la stock que no se con­su­me a tiem­po y que ge­ne­ra una in­gen­te can­ti­dad de re­si­duos. Por el pro­duc­to en sí y por sus en­vol­to­rios, don­de rei­na el plás­ti­co», des­ta­ca Pep Valls, fun­da­dor de la em­pre­sa de in­no­va­ción Ev­vo Re­tail. Es­tá desa­rro­llan­do uno de los pro­to­ti­pos del sú­per del fu­tu­ro. Lo han bau­ti­za­do co­mo Su­pe­rLab y en él los ali­men­tos a gra­nel, que «se puedan ex­pe­ri­men­tar», se­rán uno de los protagonistas. «Con­ta­rá con mues­tras, por si el usua­rio quie­re pro­bar y en­car­gar­las. El ob­je­ti­vo es des­per­di­ciar me­nos co­mi­da y, al mis­mo tiem­po, con­ta­mi­nar me­nos», in­ci­de Pep Valls. «El con­su­mi­dor pre­fie­re lle­var la can­ti­dad que va a co­mer en ca­da mo­men­to y no aba­rro­tar su des­pen­sa de pa­que­tes de plás­ti­co em­pe­za­dos. No to­das las fa­mi­lias son gran­des y por el precio de un pa­que­te en un su­per­mer­ca­do se lle­van otros más pe­que­ños de di­fe­ren­tes pro­duc­tos. Ade­más, no dis­po­ne­mos de bol­sas de plás­ti­co, so­lo de papel re­ci­cla­do. Ca­da vez son más los que traen sus en­va­ses, sus bo­tes o sus bol­sas de te­la», des­ta­ca Gua­da­lu­pe. Al mis­mo tiem­po que en las ciu­da­des ga­lle­gas se im­pon­drán mo­de­los que ya triunfan en ur­bes más gran­des, co­mo los gro­ce­rant, los su­per­mer­ca­dos con res­tau­ran­tes, la tradición por comprar co­mo an­tes se es­tá ha­cien­do un hue­co. «Vie­ne des­de gen­te ma­yor a chi­cos muy jó­ve­nes», sub­ra­ya sa­tis­fe­cha Gua­da­lu­pe.

En es­tas tien­das no hay ni bol­sas, ni pa­que­tes de plás­ti­co pa­ra la co­mi­da

Ven­den des­de pas­tas, es­pe­cias, le­gum­bres y ha­ri­nas a fru­tas des­hi­dra­ta­das

G. BARRAL

O Re­cun­cho do Gra­nel es una de las tien­das ga­lle­gas don­de se pue­de comprar por pe­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.