A fa­vor del tri­go lim­pio (de pol­vo y pa­ja)

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PALABRAS - > Mon­cho Nú­ñez Cen­te­lla

La tra­di­ción se­ña­la pa­ra fe­bre­ro lim­pie­zas y pu­ri­fi­ca­cio­nes

Du­ran­te mu­chos si­glos, el pa­go por el arren­da­mien­to de tie­rras de cul­ti­vo se ha­cía en es­pe­cies, y en el con­tra­to cons­ta­ba — si ese pa­go era en tri­go o cen­teno— que el grano ha­bría de es­tar «lim­pio de pol­vo y pa­ja». En al­gu­nos do­cu­men­tos se es­pe­ci­fi­ca­ba ade­más «que no ha­ya si­do mo­ja­do ni hú­me­do», y tam­bién «lim­pio de to­da otra se­mi­lla». En Ga­li­cia, aquel fru­to de la co­se­cha se me­día con un fe­rra­do, que era un ca­jón de ma­de­ra (en­tre 13 y 16 li­tros, se­gún las zo­nas) pro­vis­to de un asi­de­ro y cu­yo la­do opues­to es­ta­ba cor­ta­do en cha­flán, pa­ra fa­ci­li­tar el ver­ti­do. El nom­bre se de­be qui­zás al re­ma­te de hie­rro que lle­va­ba en el bor­de su­pe­rior, pa­ra po­der pa­sar el ra­se­ro con fa­ci­li­dad y tam­bién pa­ra que el des­gas­te con el uso no lo hi­cie­ra más pe­que­ño. Su equi­va­len­te en su­per­fi­cie (la ne­ce­sa­ria pa­ra sem­brar un fe­rra­do de grano) va­ría am­plia­men­te, des­de los 64 me­tros cua­dra­dos de Sou­to­maior a los 714 de al­gu­nos con­ce­llos de A Ma­ri­ña lu­cen­se, como Ba­rrei­ros y Foz. Se ha plan­tea­do la hi­pó­te­sis de que tal va­ria­ción po­dría de­ber­se a la di­fe­ren­te fer­ti­li­dad de las tie­rras, pe­ro no pa­re­ce jus­ti­fi­ca­ción su­fi­cien­te; lo cier­to es que las uni­da­des de me­di­da te­nían una apli­ca­ción lo­cal y análo­gas dis­cre­pan­cias ha­bía en Cas­ti­lla con la fanega. Pa­sa­do el tiem­po, y se­pa­ra­do hoy el grano de la pa­ja en to­do el ga­li­ma­tías que se da­ba con aque­llas me­di­cio­nes, lo úni­co que nos que­da es lo co­mún en todos los lu­ga­res: la ne­ce­si­dad de te­ner tri­go lim­pio. Pe­ro eso tam­bién es una me­tá­fo­ra.

En una obra so­bre ejer­ci­cios es­pi­ri­tua­les del agustino fray Pe­dro de Val­de­rra­ma, edi­ta­da en 1604, se ex­pre­sa­ba el ob­je­ti­vo de «ve­nir a que­dar lim­pios de pol­vo y pa­ja, y ser de los gra­nos lu­ci­dos en la par­va del Se­ñor». Vie­ne to­do es­to aho­ra a cuen­to por­que fe­bre­ro es tiem­po de lim­pie­zas, y no pre­ci­sa­men­te por­que se tra­te de un mes de gran plu­vio­si­dad, sino por­que he­re­da­mos cul­tu­ral­men­te esa idea. En la an­ti­gua Ro­ma te­nían el fes­ti­val de la Fe­brua­lia, o Fe­brua­tio, pa­ra pu­ri­fi­car la ciu­dad por el pro­ce­di­mien­to de rea­li­zar sa­cri­fi­cios y ofren­das a los muer­tos. De ahí vie­ne el nom­bre de es­te mes, a co­mien­zos del cual ce­le­bran los ca­tó­li­cos des­de muy an­ti­guo (por lo me­nos des­de el si­glo VI) la fies­ta de la Pu­ri­fi­ca­ción de Ma­ría, si­tua­da a 40 días de la Navidad, ba­san­do su ex­pli­ca­ción en el cum­pli­mien­to de la ley mo­sai­ca. Se­gún el Le­ví­ti­co (12, 4), una mu­jer que hu­bie­ra da­do a luz un va­rón que­da­ba im­pu­ra du­ran­te sie­te días y pa­ra lle­gar a es­tar lim­pia ha­bría de per­ma­ne­cer otros 33 más «en pu­ri­fi­ca­ción de su san­gre».

Cu­rio­sa­men­te, otras cul­tu­ras tam­bién es­co­gían es­tas fe­chas de mi­tad del in­vierno pa­ra pen­sar en lim­pie­zas y pu­ri­fi­ca­cio­nes. Los cel­tas ce­le­bra­ban el día 1 de fe­bre­ro la fies­ta de Im­bolc (po­si­ble­men­te de­ri­va­do del ir­lan­dés an­ti­guo imb-fholc, ‘lim­piar­se’), en ho­nor de Bri­gid o Bri­git, que era su dio­sa del fue­go y, como no po­día ser de otro mo­do, el san­to­ral de­di­ca ese día a la le­gen­da­ria aba­de­sa Brí­gi­da de Ir­lan­da (451-524). El he­cho de vin­cu­lar la lim­pie­za y la pu­ri­fi­ca­ción al fue­go es co­mún tam­bién a otras cul­tu­ras, y la idea ca­tó­li­ca del pur­ga­to­rio así lo co­rro­bo­ra, siem­pre que se tra­te, pien­so, de una ac­ción pi­ro­lí­ti­ca tem­po­ral. Es lo mis­mo que su­ce­de con la lim­pie­za de los hor­nos eléc­tri­cos. Esa fun­ción de pi­ró­li­sis lo con­si­gue al des­com­po­ner a al­ta tem­pe­ra­tu­ra (unos 500 gra­dos) los res­tos de su­cie­dad, so­bre to­do gra­sas y otros ali­men­tos. La ma­te­ria or­gá­ni­ca se con­vier­te fun­da­men­tal­men­te en ga­ses (dió­xi­do de car­bono y va­por de agua) y el horno que­da re­lu­cien­te. Así tam­bién pu­ri­fi­ca­ban me­ta­les los al­qui­mis­tas.

An­ti­gua­men­te, an­tes de en­tre­gar un tra­ba­jo, un ser­vi­dor te­nía la cos­tum­bre de pa­sar­lo a lim­pio. Aho­ra el or­de­na­dor me ha per­mi­ti­do ir ha­cien­do des­apa­re­cer con­ti­nua­men­te las en­mien­das, co­rrec­cio­nes, erro­res, du­pli­ca­cio­nes, ex­ce­sos y de­más des­po­jos de re­dac­ción en el tex­to. Oja­lá que to­do lo que ha que­da­do sea, pa­ra los lectores, tri­go lim­pio.

Los la­bra­do­res que cul­ti­va­ban un te­rreno arren­da­do ha­bían de pa­gar al pro­pie­ta­rio una can­ti­dad de grano, lim­pio de pol­vo y pa­ja. En la ima­gen, «Pi­las de tri­go con se­ga­dor», de Van Gogh (1888)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.