Los orí­ge­nes de Pip­pi

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - LITERATURA -

Las pri­me­ras his­to­rias son:

Pip­pi Cal­zas­lar­gas, en la que co­no­ce a los que se­rían sus ami­gos y com­pa­ñe­ros de aven­tu­ras, los her­ma­nos Tommy y An­ni­ka, «gua­pos, bue­nos, edu­ca­dos y obe­dien­tes», lu­cha con un to­ro, ven­ce a cin­co abu­so­nes en una pe­lea, bai­la una pol­ca con unos la­dro­nes, salva a unos ni­ños de un in­cen­dio...

En Pip­pi se em­bar­ca se po­ne al­re­de­dor del cue­llo una boa en una fe­ria, de la que se es­ca­pa un ti­gre que ella de­vuel­ve lle­ván­do­lo en bra­zos has­ta la jau­la mien­tras le can­ta una na­na. En es­ta his­to­ria apa­re­ce su pa­dre y quie­re ir­se con él, pe­ro sus ami­gos llo­ran y desis­te. Su pa­dre le en­tre­ga otra ma­le­ta lle­na de oro.

Pip­pi en los ma­res del Sur des­cu­bre las píl­do­ras pa­ra no cre­cer y acu­de a la es­cue­la de la se­ño­ri­ta Ro­sen­blón, don­de re­ga­la mo­ne­das de oro y dul­ces a los ni­ños cas­ti­ga­dos. Cuan­do sus ami­gos en­fer­man de sa­ram­pión, Pip­pi los lle­va a una is­la pa­ra re­cu­pe­rar­se, en la cual en­ta­blan amistad con los na­ti­vos, salva a Tommy de un ti­bu­rón y ha­ce huir a dos pi­ra­tas que que­rían qui­tar­les las per­las que ha­bían re­co­gi­do.

Son his­to­rias en las que pre­do­mi­na la na­rra­ción, con diá­lo­gos con­ci­sos y na­tu­ra­les, des­crip­cio­nes cor­tas lle­nas de vi­va­ci­dad ex­pre­si­va, ca­pí­tu­los que se pue­den leer de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te. Se en­cua­dran en la lla­ma­da co­rrien­te eman­ci­pa­do­ra o an­ti­au­to­ri­ta­ria, en la que se in­clu­yen las aven­tu­ras de Gui­ller­mo, se­gún Sa­va­ter «el úni­co anarquista triun­fan­te que los tiem­pos han con­sen­ti­do». O sea: his­to­rias que no eran del gus­to de los adul­tos pe­ro que en­can­ta­ban a los ni­ños.

Es un clá­si­co por el que no pa­sa el tiem­po, pues Pip­pi per­so­ni­fi­ca todos los sue­ños in­fan­ti­les: la in­de­pen­den­cia de los adul­tos, la li­ber­tad, no ir a la es­cue­la, fuer­za, ima­gi­na­ción, una ma­le­ta lle­na de oro... «Lle­na to­das las an­sias de los opri­mi­dos co­ra­zo­nes in­fan­ti­les. No ha­ce más que li­be­rar fuer­zas be­nig­nas en el ni­ño lec­tor [...]. Sus bro­mas nun­ca son es­tú­pi­das o no­ci­vas —son fru­to de la ingenuidad y no de la ma­li­cia—, se mues­tra lle­na de una gran ge­ne­ro­si­dad con los dé­bi­les y siem­pre se arre­pien­te y pi­de per­dón cuan­do ha­ce una bro­ma pe­sa­da [...]. Ro­za por en­ci­ma del mar la mano de aque­lla otra su­per­ni­ña in­gle­sa lla­ma­da Ali­cia, que es una her­ma­na más ci­vi­li­za­da y aca­so al­go más in­te­lec­tual», re­su­me Bet­ti­na Hur­li­mann. Sus ami­gos Tommy y An­ni­ka son su con­tra­pun­to de sus bro­mas: van a la es­cue­la, tie­nen una fa­mi­lia nor­mal...

Las aven­tu­ras de Pip­pi fue­ron lle­va­das al ci­ne en dos oca­sio­nes, 1988 y 1997, y ori­gi­na­ron va­rias se­ries te­le­vi­si­vas.

As­trid Lind­gren

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.