Pa­rís mar­ca el pun­to de par­ti­da ha­cia la «des­car­bo­ni­za­ción» de la eco­no­mía

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - R. Romar

La cum­bre del cli­ma no so­lo su­pon­drá un pac­to pa­ra re­du­cir el ca­len­ta­mien­to glo­bal, sino que abre el ca­mino ha­cia un nue­vo mo­de­lo ener­gé­ti­co Los paí­ses asu­mi­rán un cos­te de 12 bi­llo­nes de eu­ros

Evi­tar que la tem­pe­ra­tu­ra me­dia del pla­ne­ta so­bre­pa­se los dos gra­dos cen­tí­gra­dos de aquí a fin de año con res­pec­to a los ni­ve­les prein­dus­tria­les (1880). Es el to­pe má­xi­mo, la cifra sim­bó­li­ca a par­tir de la cual se con­si­de­ra que el cam­bio cli­má­ti­co pue­de lle­gar a ser irre­ver­si­ble y con im­pac­tos mu­cho ma­yo­res pa­ra la eco­no­mía y la so­cie­dad de los que ya se es­tán ob­ser­van­do. Y es tam­bién el ob­je­ti­vo que se han mar­ca­do las 196 par­tes —195 paí­ses más la Unión Eu­ro­pea, que ac­túa con una voz úni­ca— que des­de el pa­sa­do lu­nes y has­ta el vier­nes de la pró­xi­ma se­ma­na se reúnen en Pa­rís pa­ra in­ten­tar por pri­me­ra vez en la his­to­ria al­can­zar un pac­to glo­bal, que in­vo­lu­cre a to­dos los Es­ta­dos. Pe­ro, in­de­pen­dien­te­men­te de que el acuer­do sea más o me­nos am­bi­cio­so, vin­cu­lan­te o no, de la con­fe­ren­cia con­vo­ca­da por la ONU sal­drá al­go más que un com­pro­mi­so pa­ra sal­var el cli­ma. Su­pon­drá el ini­cio de un nue­vo mo­de­lo ener­gé­ti­co y por tan­to eco­nó­mi­co, el pun­to de par­ti­da ha­cia la lla­ma­da des­car­bo­ni­za­ción del pla­ne­ta en el que los com­bus­ti­bles fó­si­les (car­bón, pe­tró­leo o gas na­tu­ral) irán ce­dien­do pro­gre­si­va­men­te su pe­so en fa­vor de las fuen­tes lim­pias y al­ter­na­ti­vas.

Se­rá una tran­si­ción que exi­gi­rá un cos­te aún no de­ter­mi­na­do, pe­se a que exis­ten in­for­mes de to­do ti­po que apun­tan por dón­de pue­den ir los ti­ros, aun­que la ver­da­de­ra pre­gun­ta es otra: ¿es más ca­ro o más ba­ra­to adap­tar la eco­no­mía mun­dial ha­cia un nue­vo mo­de­lo que el im­pac­to que ten­drán en las eco­no­mías los im­pac­tos del cam­bio cli­má­ti­co en for­ma de se­quías, inundaciones, ele­va­ción del ni­vel del mar y los múl­ti­ples pro­ble­mas de sa­lud aso­cia­das a es­ta trans­for­ma­ción glo­bal si no se ac­túa a tiem­po? De mo­men­to ya hay una cifra so­bre la me­sa: 12,4 bi­llo­nes de eu­ros. Es la can­ti­dad en la que cifra la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de Ener­gía (AIE) el cos­te de los com­pro­mi­sos vo­lun­ta­rios que has­ta el mo­men­to han sus­cri­to 185 paí­ses pa­ra re­du­cir sus emi­sio­nes de efec­to in­ver­na­de­ro. Es una pri­me­ra apro­xi­ma­ción, pe­ro hay que te­ner en cuen­ta que es­tos ob­je­ti­vos de re­duc­ción son in­su­fi­cien­tes pa­ra li­mi­tar el ca­len­ta­mien­to a dos gra­dos. Con es­tas apor­ta­cio­nes, la tem­pe­ra­tu­ra me­dia del pla­ne­ta su­biría en­tre 2,7 y 3,5 gra­dos. De ahí que de Pa­rís se es­pe­ra que sal­ga un me­ca­nis­mo por el que los Es­ta­dos se com­pro­me­tan a re­vi­sar al al­za sus re­duc­cio­nes ca­da cin­co años.

LA FAC­TU­RA

¿Quién pa­ga­rá la fac­tu­ra? Es otra de las cues­tio­nes que con­ti­núan en el de­ba­te. Los paí­ses emer­gen­tes y en de­sa­rro­llo pre­ten­den que la can­ti­dad, di­ri­gi­da fun­da­men­tal­men­te a re­no­var su mo­de­lo ener­gé­ti­co con tec­no­lo­gías re­no­va­bles, sea abo­na­da en su ma­yor par­te por las na­cio­nes in­dus­tria­li­za­das, con el ar­gu­men­to de que en el úl­ti­mo si­glo han si­do las gran­des cau­san­tes de la li­be­ra­ción a la at­mós­fe­ra de dió­xi­do de car­bono y de­más ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, lo que a su vez les ha per­mi­ti­do for­ta­le­cer sus eco­no­mías. Pa­ra ello se creó en la con­fe­ren­cia del cli­ma de Cancún, en el 2010, el Fon­do Ver­de pa­ra el Cli­ma, que se pre­ten­de do­tar con 95.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. Que­da mu­cho pa­ra al­can­zar el ob­je­ti­vo y ha­bría que aña­dir los gas­tos de adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co pa­ra su­fra­gar los im­pac­tos que los paí­ses más vul­ne­ra­bles ya es­tán su­frien­do y que lo ha­rán ca­da vez en ma­yor me­di­da. El Ban­co Mun­dial cifra es­te aña­di­do en en­tre 25.000 y 95.000 mi­llo­nes anua­les más.

La cues­tión si­gue sien­do si al pla­ne­ta le ren­ta más o no rea­li­zar es­ta in­ver­sión o su­frir los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co. «Os mo­de­los eco­nó­mi­cos que te­mos son in­com­ple­tos e o de­ba­te non é sim­ple, por­que hai que ter en con­ta que se­ría fa­cer un­ha in­ver­sión que non imos ver, por­que os da­nos pre­vis­tos son a fu­tu­ro. Eu pen­so que é be­ne­fi­cio­so ac­tuar pa­ra evi­tar eses da­nos», ex­pli­ca Xabier La­ban­dei­ra, ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­da­de de Vi­go, miem­bro del Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal de Cam­bio Cli­má­ti­co (IPCC) y di­rec­tor de la uni­dad de in­ves­ti­ga­ción de po­lí­ti­cas cli­má­ti­cas del Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio Europeo. De mo­men­to, el es­tu­dio más com­ple­to so­bre la si­tua­ción es el lla­ma­do In­for­me Stern, que con­clu­ye que, si el mun­do no ac­túa, los cos­tes glo­ba­les del cam­bio cli­má­ti­co equi­val­drán a una pér­di­da apro­xi­ma­da del 5 % del PIB mun­dial.

| EFE | IAN LANGSDON

Vis­ta de la to­rre Eif­fel he­cha con si­llas re­ci­cla­das en la cum­bre que se ce­le­bra en Pa­rís

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.