Drag­hi, lla­ne­ro so­li­ta­rio

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - FERNANDO SAL­GA­DO

Ca­bal­ga­ba el lla­ne­ro so­li­ta­rio de nues­tra in­fan­cia por el Vie­jo Oes­te pa­ra en­men­dar in­jus­ti­cias y ca­bal­ga el lla­ne­ro so­li­ta­rio de nues­tros días pa­ra re­par­tir di­ne­ro y en­men­dar una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria res­tric­ti­va que con­du­cía a Eu­ro­pa y su mo­ne­da ha­cia el ba­rran­co. Am­bos en so­le­dad y am­bos en me­dio de la in­com­pren­sión ge­ne­ra­li­za­da, ola de es­cep­ti­cis­mo que afec­ta tam­bién a los pre­sun­tos be­ne­fi­cia­rios de sus ac­cio­nes.

Es­te mo­derno lla­ne­ro so­li­ta­rio se lla­ma Ma­rio Drag­hi y pre­si­de el Ban­co Cen­tral Europeo. Ini­ció su cru­za­da en no­viem­bre del 2011 con una re­ba­ja de los ti­pos de in­te­rés —¡su an­te­ce­sor los ha­bía subido en ple­na re­ce­sión!— y en mar­zo de es­te año des­en­fun­dó su re­vól­ver con el pro­pó­si­to de de­vol­ver las ta­sas de in­fla­ción al re­dil del 2 %. Des­de en­ton­ces, des­ti­na 60.000 mi­llo­nes de eu­ros men­sua­les a la com­pra de tí­tu­los deu­da pú­bli­ca, lo que ha per­mi­ti­do, ade­más de ali­ge­rar la car­ga fi­nan­cie­ra que aplas­ta a paí­ses co­mo Es­pa­ña, man­te­que ner las cons­tan­tes vi­ta­les de las ren­quean­tes eco­no­mías eu­ro­peas.

Los éxi­tos al­can­za­dos por es­te jus­ti­cie­ro so­li­ta­rio, aun­que de di­fí­cil cuan­ti­fi­ca­ción, no son mo­co de pa­vo. Aflo­jó la so­ga de las pri­mas de ries­go que as­fi­xia­ba a los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos. Re­du­jo la dis­pa­ri­dad de los cos­tes de fi­nan­cia­ción. Aba­ra­tó e in­cen­ti­vó —tí­mi­da­men­te— el cré­di­to a la in­ver­sión y al con­su­mo. Im­pul­só las ex­por­ta­cio­nes a ter­ce­ros paí­ses con la de­pre­cia­ción del eu­ro. En re­su­men, se­gún sus pro­pios cálcu­los, su sis­te­ma de rie­go apor­ta un pun­to de PIB a la eco­no­mía de la eu­ro­zo­na. Sin esas me­di­das, Eu­ro­pa es­ta­ría aho­ra mis­mo ins­ta­la­da en el es­tan­ca­mien­to.

Pe­ro Drag­hi es un so­li­ta­rio. Los go­bier­nos que man­dan en Eu­ro­pa so­lo lo acep­tan a re­ga­ña­dien­tes. Y lo ha­cen por­que la reali­dad es to­zu­da: en vez del te­mi­ble fan­tas­ma de la in­fla­ción, que sue­le apa­re­cer cuan­do se re­par­te di­ne­ro a es­puer­tas, el fan­tas­ma que apa­re­ció y si­gue asus­tan­do se lla­ma de­fla­ción. Aún así, los or­to­do­xos re­fre­nan el ím­pe­tu del ran­ger y por eso las me­di­das anun­ció Drag­hi el pa­sa­do jue­ves han de­cep­cio­na­do a los mer­ca­dos. Es­pe­ra­ban una ma­yor do­sis de di­ne­ro —tal vez 70.000 u 80.000 mi­llo­nes al mes— y du­ran­te más tiem­po. En con­se­cuen­cia, ex­pre­sa­ron su de­silu­sión con una caí­da de las co­ti­za­cio­nes bur­sá­ti­les, un re­pun­te de la pri­ma de ries­go y la apre­cia­ción del eu­ro.

Con­vie­ne ad­ver­tir, sin em­bar­go, que ni si­quie­ra un lla­ne­ro so­li­ta­rio li­bre de ata­du­ras pue­de en­de­re­zar la mar­cha de la eco­no­mía eu­ro­pea. Los es­tí­mu­los mo­ne­ta­rios —inevi­ta­ble­men­te li­mi­ta­dos en el tiem­po y ca­da vez con már­ge­nes de ma­nio­bra más es­tre­chos— cons­ti­tu­yen con­di­ción ne­ce­sa­ria, pe­ro no su­fi­cien­te, pa­ra al­can­zar ta­sas de cre­ci­mien­to ele­va­das y sos­te­ni­bles. To­das esas in­yec­cio­nes de di­ne­ro cae­rán en sa­co ro­to si, pa­ra­le­la­men­te, no van acom­pa­ña­das de po­ten­tes es­tí­mu­los fis­ca­les. Al­go que, co­no­ce­dor de sus li­mi­ta­cio­nes, sa­be bien el lla­ne­ro so­li­ta­rio del BCE. Lo de­jó cla­ro tam­bién el pa­sa­do jue­ves: «La eu­ro­zo­na de­be re­pen­sar su po­lí­ti­ca fis­cal».

BCE. MA­RIO DRAG­HI ANUN­CIÓ EL JUE­VES UNA AM­PLIA­CIÓN DEL PRO­GRA­MA DE COM­PRA DE DEU­DA PÚ­BLI­CA, QUE TEN­DRÁ UNA DO­TA­CIÓN DE 1,5 BI­LLO­NES DE EU­ROS Y DU­RA­RÁ HAS­TA MAR­ZO DEL 2017

MA­TA­LO­BOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.