El tu­ris­mo de com­pras, di­fí­cil pa­ra Es­pa­ña

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Cris­tó­bal Ra­mí­rez

La al­cal­de­sa de Ma­drid, una mu­jer de tra­yec­to­ria de­mo­crá­ti­ca im­pe­ca­ble, es una per­so­na sin­gu­lar. Su fi­gu­ra des­pier­ta el afec­to con in­de­pen­den­cia de los co­lo­res po­lí­ti­cos, y di­ga lo que di­ga se re­ci­be bien o al me­nos con com­pren­sión. Por eso la bie­ne­du­ca­da son­ri­sa ga­lle­ga sa­lió a re­lu­cir cuan­do en vez de exal­tar el tu­ris­mo de com­pras se re­fi­rió siem­pre a la tien­da pe­que­ña del ba­rrio.

No es mo­men­to de en­trar en ese eterno de­ba­te y, por su­pues­to, que la tien­da de ba­rrio ne­ce­si­ta apo­yo… si cum­ple los es­tán­da­res de ca­li­dad, por­que el pre­cio es cues­tión de ca­da uno. Pe­ro el tu­ris­mo de com­pras, tan inac­ce­si­ble pa­ra Ga­li­cia ex­cep­tuan­do el por­tu­gués —con Vi­go co­mo me­ta de eta­pa rei­na—, es una pe­ri­ta en dul­ce pa­ra quien pue­de re­ci­bir a la gen­te que con la cri­sis ha man­te­ni­do su ni­vel de vi­da (apro­ve­chan­do la ba­ja­da de pre­cios en pro­duc­tos y ser­vi­cios) o se ha en­ri­que­ci­do con aque­lla, cues­tio­nes mo­ra­les apar­te, por­que lo cier­to es que hay per­so­nas que sí, se han en­ri­que­ci­do con la cri­sis; y no pre­ci­sa­men­te en el sec­tor del tu­ris­mo.

Unas ci­fras dan idea del ne­go­cio que su­po­ne es­te seg­men­to: Fran­cia in­gre­sa 11.500 mi­llo­nes de eu­ros anua­les gra­cias a las com­pras que ha­cen en el país los via­je­ros de fue­ra de la UE, can­ti­dad que ba­ja a 9.000 en Gran Bre­ta­ña, a 8.000 en Ita­lia y a 7.500 en Ale­ma­nia. ¿De ver­dad es­to no le in­tere­sa a na­die?

Cier­to es que Es­pa­ña tie­ne un hán­di­cap. Com­prar, sí. ¿Pe­ro qué? Por­que Fran­cia tie­ne el lu­jo e Ita­lia el di­se­ño, Ale­ma­nia la fia­bi­li­dad — in­clu­so si­co­ló­gi­ca— que im­preg­na to­do lo que pro­du­ce y Gran Bre­ta­ña el to­que exó­ti­co del des­apa­re­ci­do im­pe­rio. ¿Y Es­pa­ña?

Hay municipios que no exis­ti­rían sin el Ca­mino de Santiago. Se­rían me­ras pa­rro­quias aun­que du­ran­te al­gu­nos años aguan­ta­rían con su si­tua­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y se lle­ga­ría a la si­tua­ción de Bur­gos, la pro­vin­cia es­pa­ño­la con ma­yor nú­me­ro de municipios: 371. Y so­lo tres de ellos su­pe­ran los 30.000 ha­bi­tan­tes.

En Ga­li­cia so­lo exis­te un con­ce­llo mi­núscu­lo que tie­ne fuer­te per­so­na­li­dad tu­rís­ti­ca: Mon­da­riz Bal­nea­rio. El res­to so­bre­vi­ve gra­cias a otros in­gre­sos que no pro­vie­nen de las vi­si­tas de fo­rá­neos, las cua­les por cier­to ca­da vez son más cor­tas. Tria­cas­te­la, sin du­da, es­ta­ría en la lis­ta de los con­de­na­dos a la na­da. Y si Sa­mos no fi­gu­ra­ría por aho­ra en ella es úni­ca y ex­clu­si­va­men­te gra­cias al po­der de su mo­nas­te­rio. Un ce­no­bio que de­fien­de con uñas y dien­tes su prior, sa­be­dor de que es­tá al fren­te no so­lo de una co­mu­ni­dad es­pi­ri­tual sino tam­bién de un ac­ti­vo his­tó­ri­co y tu­rís­ti­co que me­jo­ra la vi­da de los que es­tán a su al­re­de­dor. Co­mo siem­pre fue, por cier­to.

Es en ese es­ce­na­rio don­de hay que si­tuar la ex­po­si­ción ti­tu­la­da Si­len­cio. O mo­na­ca­to nas ori­xes do Ca­mi­ño, acogida en­tre esas pa­re­des mo­na­ca­les, e inau­gu­ra­da el pa­sa­do jue­ves. Una ini­cia­ti­va que se en­mar­ca den­tro de la deses­ta­cio­na­li­za­ción del tu­ris­mo siem­pre tan pre­ten­di­da y ja­más al­can­za­da, ni aquí ni en nin­gu­na par­te del mun­do: el tu­ris­mo no flu­ye de igual ma­ne­ra en un mes o en otro, por fac­to­res exó­ge­nos a la pro­pia con­fi­gu­ra­ción de la ofer­ta lo­cal.

Y lo­grar que el círcu­lo sea cua­dra­do no es­tá al al­can­ce de las au­to­ri­da­des de tu­ris­mo, sean es­tas quie­nes sean. Al me­nos por mu­chos años.

La Mi­lla de Oro de Ma­drid es una de las zo­nas com­pras de lu­jo en Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.