La ca­ra hu­ma­na de la eco­no­mía

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - J. An­drés Faí­ña

El úl­ti­mo no­bel de Eco­no­mía An­gus Dea­ton sus­ci­ta una ad­mi­ra­ción am­plia y pro­fun­da por­que sus apor­ta­cio­nes se cen­tran en los as­pec­tos fun­da­men­ta­les de nues­tras ne­ce­si­da­des, nues­tra sa­tis­fac­ción vi­tal y la erra­di­ca­ción de la po­bre­za. Es­tas son sus apor­ta­cio­nes.

CON­SU­MO DE LOS HO­GA­RES

An­gus Dea­ton es un cien­tí­fi­co ex­per­to en ar­ti­cu­lar el co­no­ci­mien­to em­pí­ri­co (me­dir y pre­sen­tar la evi­den­cia so­bre el con­su­mo de las fa­mi­lias) con el aná­li­sis teó­ri­co del con­su­mo y con la eco­no­me­tría de las fun­cio­nes de de­man­da. El proyecto del Ban­co Mun­dial (Li­ving Stan­dards Mea­su­re­ment Study; LSMS) im­pul­só las en­cues­tas de con­su­mo de los ho­ga­res por to­do el mun­do, re­co­gien­do sus do­cu­men­tos so­bre los fun­da­men­tos de las en­cues­tas, las téc­ni­cas de re­co­gi­da de da­tos e in­clu­so el có­di­go de Sta­ta (un pro­gra­ma de es­ta­dís­ti­ca y eco­no­me­tría) pa­ra su pre­pa­ra­ción en dis­tin­tos paí­ses (des­de Su­dá­fri­ca a Viet­nam y otros).

LA TEO­RÍA DEL CON­SU­MO

Des­de la mi­cro­eco­no­mía, Dea­ton y Muell­bauer pu­bli­ca­ron en 1980 los re­sul­ta­dos de sus tra­ba­jos con­jun­tos so­bre la teo­ría ma­te­má­ti­ca del con­su­mo y su mo­de­lo eco­no­mé­tri­co pa­ra la es­ti­ma­ción de fun­cio­nes de de­man­da (Al­most Ideal De­mand Sys­tem), acer­can­do las es­ti­ma­cio­nes a las pau­tas ob­ser­va­das en la evi­den­cia de los da­tos. Des­de la ma­croe­co­no­mía, las apor­ta­cio­nes de Dea­ton en los 80 y pri­me­ros 90 re­con­ci­lia­ron la teo­ría con las dis­cor­dan­cias en los da­tos agre­ga­dos de con­su­mo y ren­ta. Ha­bía que ba­sar­se en los da­tos mi­cro y es­tu­diar su agre­ga­ción (los agre­ga­dos va­rían; por ejem­plo, los in­gre­sos de los jó­ve­nes tien­den a au­men­tar en el tiem­po y los de los ma­yo­res a ba­jar, va­ria­cio­nes am­bas que se can­ce­lan en gran par­te al su­mar­las en el agre­ga­do).

LA ERRA­DI­CA­CIÓN DE LA PO­BRE­ZA

El proyecto del Ban­co Mun­dial (LSMS) per­mi­tió ana­li­zar ni­ve­les de vi­da y me­dir la po­bre­za con más pre­ci­sión, avan­zan­do en el co­no­ci­mien­to de sus cau­sas y con­se­cuen­cias. Dea­ton mos­tró que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co hi­zo au­men­tar la de­sigual­dad en los paí­ses ri­cos, pe­ro eli­mi­nó en gran me­di­da la mi­se­ria ex­tre­ma en el mun­do (las per­so­nas con me­nos de 1 o 2 dó­la­res al día). Pre­sen­ta sus re­sul­ta­dos en el li­bro La gran es­ca­pa­da, PUP, 2013)

Dig­nos de men­ción son los es­tu­dios so­bre la re­la­ción en­tre el apor­te ca­ló­ri­co y los in­gre­sos (la malnu­tri­ción se de­be a la fal­ta de in­gre­sos, más que a la fal­ta de ener­gía pa­ra el tra­ba­jo) o el es­tu­dio de los re­cur­sos pa­ra la crian­za de ni­ñas y de ni­ños. Así co­mo, la in­ves­ti­ga­ción de los de­ter­mi­nan­tes so­cia­les de la sa­lud y las ex­pec­ta­ti­vas de vi­da (edu­ca­ción, de­sigual­da­des de ren­ta y los dis­tin­tos mo­dos de vi­da) y la va­lo­ra­ción de los ser­vi­cios de sa­lud dis­po­ni­bles en el no­roes­te de la In­dia.

Más aún, se avan­zó en la va­lo­ra­ción de la «sa­tis­fac­ción vi­tal», aña­dien­do a las pre­gun­tas eco­nó­mi­cas (gas­to, in­gre­sos, em­pleo) otras so­bre ac­ti­vi­da­des y mo­dos de vi­da, así co­mo ex­pe­rien­cias y emo­cio­nes (co­mo te sen­tis­te ayer, etc.). Sa­bía­mos que la fe­li­ci­dad no se com­pra, pe­ro hoy sa­be­mos con ma­yor pre­ci­sión que la eva­lua­ción de la «sa­tis­fac­ción vi­tal» de­pen­de de dis­po­ner de un ni­vel de in­gre­sos su­fi­cien­te.

Pa­ra con­cluir, des­ta­car con ad­mi­ra­ción que la obra de Dea­ton, un pro­fe­sor de 70 años, de ori­gen es­co­cés afin­ca­do en la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton, EE.UU., con­tri­bu­yó a des­ple­gar la me­jor fa­ce­ta de la eco­no­mía co­mo cien­cia pro­fun­da­men­te hu­ma­na.

J. AN­DRÉS FAÍ­ÑA es ca­te­dra­ti­co de Aná­li­sis Eco­nó­mi­co y Jean Monnet. Fa­cul­tad de Eco­no­mía y Em­pre­sa de Co­ru­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.