En­ce, vi­sión de fu­tu­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Elier Ojea

El fu­tu­ro no va a ser do­mi­na­do por aque­llos que es­tán atra­pa­dos en el pa­sa­do. Es­ta fra­se del po­lí­ti­co ale­mán Willy Brandt de­fi­ne la en­cru­ci­ja­da en la que se en­cuen­tra En­ce y el sec­tor fo­res­tal ga­lle­go. El pa­sa­do tie­ne en la ac­tua­li­dad una in­fluen­cia des­me­di­da en la per­cep­ción so­cial so­bre es­ta in­dus­tria. Ni tan si­quie­ra el pre­sen­te, lo que es y re­pre­sen­ta el com­ple­jo de Lou­ri­zán, per­mi­te ana­li­zar con pers­pec­ti­va la im­por­tan­cia pa­ra el sec­tor fo­res­tal e in­dus­trial de Pon­te­ve­dra y Ga­li­cia.

Al­gu­nos di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos y so­cia­les re­cla­man el cie­rre de En­ce en Pon­te­ve­dra con re­pro­ches de lo que pa­só en otro tiem­po, sin de­ma­sia­do ri­gor, sin re­fle­xio­nar so­bre su re­le­van­cia en la eco­no­mía ga­lle­ga.

Es­tos po­lí­ti­cos de­be­rían li­de­rar la de­fen­sa de una in­dus­tria que ge­ne­ra ri­que­za en Pon­te­ve­dra y en Ga­li­cia, des­de un com­pro­mi­so con la sos­te­ni­bi­li­dad. La pas­ta es uno de los pro­duc­tos de la ma­de­ra que ha cre­ci­do du­ran­te la cri­sis. En­ce es uno de los múscu­los es­tra­té­gi­cos pa­ra el de­sa­rro­llo del sec­tor fo­res­tal en Ga­li­cia.

Es una reali­dad cons­ta­ta­ble en los mon­tes y en la ca­de­na de va­lor de la ma­de­ra. Hoy no exis­te una com­pa­ñía con el múscu­lo ne­ce­sa­rio pa­ra ab­sor­ber la de­man­da de ma­te­ria pri­ma de En­ce.

El 50 % de los 7,4 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de ma­de­ra que se cor­tan en Ga­li­cia son de eu­ca­lip­to y su prin­ci­pal des­tino es la pas­ta. Ca­da año, 70.000 fa­mi­lias per­ci­ben más de 120 mi­llo­nes de eu­ros. Es­ta ac­ti­vi­dad ge­ne­ra em­pleo a más de 5.100 pro­fe­sio­na­les. Mu­chos son au­tó­no­mos o mi­cropy­mes que tra­ba­jan en el ru­ral; otros son jó­ve­nes con una for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria fo­res­tal que han apos­ta­do por un sec­tor pri­ma­rio.

La con­tri­bu­ción de En­ce no so­lo ra­di­ca en el ám­bi­to eco­nó­mi­co, sino tam­bién en el de la in­no­va­ción y la trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to. Es un ac­tor prin­ci­pal en la pro­mo­ción de una sel­vi­cul­tu­ra mo­der­na y la ges­tión fo­res­tal sos­te­ni­ble. Jun­to con otras em­pre­sas, apo­ya la ges­tión del pe­que­ño pro­pie­ta­rio y con­tri­bu­ye a que las ex­plo­ta­cio­nes fo­res­ta­les sean más com­pe­ti­ti­vas. Es una de las prin­ci­pa­les em­pre­sas que im­pul­sa la cer­ti­fi­ca­ción fo­res­tal a tra­vés del Gru­po Ga­lle­go de Cer­ti­fi­ca­ción ba­jo los dos prin­ci­pa­les sis­te­mas in­ter­na­cio­na­les (FSC o PEFC). In­ves­ti­ga en me­jo­ra ge­né­ti­ca y desa­rro­lla una lu­cha ac­ti­va con­tra las pla­gas que aso­lan al­gu­nos cul­ti­vos fo­res­ta­les en Ga­li­cia.

Re­sul­ta di­fí­cil en­ten­der que al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas y sin­di­ca­les de­fien­dan los pues­tos de tra­ba­jo de otras in­dus­trias ga­lle­gas y no se dé el mis­mo tra­to a una in­dus­tria pa­pe­le­ra. Tal vez sea la mio­pía so­cial, la fal­ta de pers­pec­ti­va a largo pla­zo o el des­co­no­ci­mien­to lo que pue­da ex­pli­car es­tos com­por­ta­mien­tos.

En­ce se ins­ta­ló en Lou­ri­zán a prin­ci­pios de los años 60 del si­glo pa­sa­do, en pleno pro­ce­so del desa­rro­llis­mo in­dus­trial en Es­pa­ña. Tal vez en­ton­ces, de acuer­do con las po­lí­ti­cas vi­gen­tes, no se fue de­ma­sia­do exi­gen­te con la pre­ser­va­ción del me­dio am­bien­te. Eso pa­sa­ba en Es­pa­ña y en to­do el mun­do desa­rro­lla­do. Es­ta si­tua­ción ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te, la so­cie­dad es más exi­gen­te y las em­pre­sas han mi­ni­mi­za­do su im­pac­to me­dioam­bien­tal.

En el ca­so de En­ce, la adap­ta­ción al nue­vo con­tex­to so­cial ha si­do ex­ce­len­te, des­de el pun­to de vis­ta tec­no­ló­gi­co y me­dioam­bien­tal, y es una de las fac­to­rías pun­te­ras en su sec­tor. La con­tri­bu­ción me­dioam­bien­tal es ma­yor si se tie­ne en cuen­ta su apor­ta­ción a la sos­te­ni­bi­li­dad. Las co­mar­cas que pro­du­cen ma­de­ra pa­ra En­ce tie­nen un mon­te or­de­na­do, una sil­vi­cul­tu­ra pro­duc­ti­va y el im­pac­to de los in­cen­dios fo­res­ta­les es menor.

El cie­rre de la fac­to­ría de Pon­te­ve­dra ge­ne­ra­ría más con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca al te­ner que trans­por­tar la ma­de­ra en ca­mio­nes a otras co­mu­ni­da­des, a me­nos que se de­fien­da la re­nun­cia a la ex­plo­ta­ción sos­te­ni­ble de los mon­tes ga­lle­gos. Un des­pil­fa­rro que Ga­li­cia no se pue­de per­mi­tir.

Es el mo­men­to de que la so­cie­dad ga­lle­ga ten­ga una vi­sión de fu­tu­ro so­bre la im­por­tan­cia del sec­tor de la ma­de­ra, y de En­ce en par­ti­cu­lar. Es nues­tro de­ber de­jar un país me­jor y más sos­te­ni­ble que el que nos ha to­ca­do ges­tio­nar y su­pe­rar una vi­sión re­duc­cio­nis­ta del pa­sa­do.

ELIER OJEA es el pre­si­den­te de Con­fe­ma­de­ra Ga­li­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.