El mis­te­rio­so den­tis­ta tur­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - HISTORIAS DE GALICIA - Fernando Sal­ga­do

Un ha­lo de mis­te­rio ro­dea al per­so­na­je. Le­jos de di­si­par­lo, es­ta his­to­ria le agre­ga in­cóg­ni­tas. Ni si­quie­ra sa­be­mos si el ape­lli­do Che­ri­guian iden­ti­fi­ca a uno o a va­rios «odon­tó­lo­gos» de ori­gen tur­co es­ta­ble­ci­dos en Ga­li­cia y As­tu­rias en el pri­mer ter­cio del si­glo pa­sa­do. La du­da sur­ge al ob­ser­var que Ar­mé­nak Che­ri­guian Ni­go­goss, pres­ti­gio­so «ci­ru­jano-den­tis­ta» que no po­seía el tí­tu­lo de ba­chi­ller, due­ño de la más afa­ma­da clí­ni­ca den­tal de Es­pa­ña, uti­li­zó tam­bién otros nom­bres de pi­la: M. Aru­cé­nak, Er­nes­to, Haig, Elar o Jai­me.

Ar­mé­nak irrum­pe en Ou­ren­se en 1900 y mon­ta su clí­ni­ca en el se­gun­do pi­so del nú­me­ro 12 de la ca­lle Ins­ti­tu­to. En el mis­mo edi­fi­cio don­de el doc­tor V. Au­boín te­nía su Ga­bi­ne­te Qui­rúr­gi­co Den­tal a fi­na­les del si­glo XIX, co­mo ad­vier­te Da­vid Si­món, cu­yo blog Dia­rio de un mé­di­co de guar­dia me ha pues­to en la pis­ta del per­so­na­je. Che­ri­guian pre­sen­ta sus cre­den­cia­les a la so­cie­dad ou­ren­sa­na. Se au­to­ti­tu­la ci­ru­jano-den­tis­ta y pro­fe­sor, ase­gu­ra ser miem­bro ho­no­ra­rio de la aso­cia­ción de den­tis­tas de Fran­cia y ha­ber es­tu­dia­do —«an­ti­guo ex­terno»— en la Es­cue­la Den­tal de Pa­rís. Lo ava­lan, di­ce, di­ver­sos di­plo­mas y me­da­llas de oro ob­te­ni­dos en con­cur­sos in­ter­na­cio­na­les y la «prác­ti­ca ad­qui­ri­da» en Fran­cia, Ale­ma­nia, Sui­za, Ru­sia y Por­tu­gal.

La clí­ni­ca de Ar­mé­nak dis­po­ne de los «úl­ti­mos mo­de­los» de má­qui­nas elec­tros­tá­ti­cas pa­ra ra­yos X, ra­dio­gra­fía y elec­tro­te­ra­pia. En su la­bo­ra­to­rio cons­tru­ye den­ta­du­ras ar­ti­fi­cia­les y en la sa­la de ope­ra­cio­nes tra­ta las afec­cio­nes de la bo­ca y de los dien­tes, «ori­fi­ca­cio­nes, em­pas­tes y to­do lo con­cer­nien­te a la cien­cia den­tal». El ci­ru­jano-den­tis­ta atrae rá­pi­da­men­te a una am­plia clien­te­la, pe­se a sus ta­ri­fas na­da mó­di­cas, por­que «es­te ga­bi­ne­te no ne­ce­si­ta re­cla­mos de ba­ra­tu­ras im­po­si­bles ni va­ler­se del char­la­ta­nis­mo». Pron­to las fron­te­ras ou­ren­sa­nas le que­dan es­tre­chas y el tur­co gi­ra con­sul­ta, pe­rió­di­ca­men­te, en otras ciu­da­des ga­lle­gas. Ar­ma­do con su «mag­ní­fi­co ga­bi­ne­te por­tá­til», es­ta­ble­ce su con­sul­to­rio am­bu­lan­te, du­ran­te días, en el Ho­tel Sui­zo, de Santiago, o del Ho­tel Mén­dez Nú­ñez, de Pon­te­ve­dra.

En 1903, Che­ri­guian —Er­nes­to— se ca­sa en Ou­ren­se con María Va­les Díez. De es­te ma­tri­mo­nio so­lo ha­lla­mos un ras­tro vein­ti­trés años des­pués: las au­to­ri­da­des mi­li­ta­res tra­tan de lo­ca­li­zar al mo­zo Aman­do Che­ri­guian Va­les, «en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do», pa­ra in­cor­po­rar­lo a fi­las.

La fa­ma del sin­gu­lar per­so­na­je se ex­tien­de. El Dia­rio de Ga­li­cia le de­di­ca, en fe­bre­ro de 1913, una re­se­ña ha­gio­grá­fi­ca. De E. A. Che­ri­guian Ni­go­goss, re­sal­ta el pe­rió­di­co com­pos­te­lano sus «vas­tos co­no­ci­mien­tos», la «sin­gu­lar pe­ri­cia de que se ha­lla do­ta­do», su «es­pí­ri­tu in­no­va­dor», sus «con­cien­zu­dos tra­ba­jos» de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca» y «sus pre­cla­ras ap­ti­tu­des».

DOS NUE­VAS CLÍ­NI­CAS

El to­rren­te de elo­gios coin­ci­de, qui­zá no ca­sual­men­te, con la ex­pan­sión del ne­go­cio. Che­ri­guian abre una nue­va clí­ni­ca en Pon­te­ve­dra, en la ca­lle Michelena, una «ins­ta­la­ción mo­der­na que reúne to­das las con­di­cio­nes que re­quie­re el ar­te dentario». Y ca­si al mis­mo tiem­po, po­ne en mar­cha una rim­bom­ban­te clí­ni­ca en Gi­jón, con­si­de­ra­da por al­gún pe­rió­di­co ma­dri­le­ño co­mo una de las me­jo­res de Es­pa­ña. Si la pri­me­ra lo co­lo­ca en la éli­te de la so­cie­dad pon­te­ve­dre­sa, la se­gun­da, de ha­cer ca­so al dia­rio La Épo­ca, se con­vier­te de in­me­dia­to en la «pre­di­lec­ta de la bue­na so­cie­dad gi­jo­ne­sa».

La se­gun­da par­te de es­ta his­to­ria trans­cu­rre en Pon­te­ve­dra. En es­ta ciu­dad, en ju­nio de 1914, ob­tie­ne Che­ri­guian —Elar— la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la, y lo ce­le­bra con un ban­que­te en el ca­fé Mo­derno. Al año si­guien­te, se frus­tra su pro­pó­si­to de cur­sar la ca­rre­ra de Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad de Santiago: el Mi­nis­te­rio de Ins­truc­ción Pú­bli­ca lo au­to­ri­za a ma­tri­cu­lar­se, siem­pre que le «sea re­co­no­ci­da la equi­va­len­cia del tí­tu­lo de ba­chi­ller ob­te­ni­do en Tur­quía», pe­ro el in­tere­sa­do —el «se­ñor Haig Che­ri­guian, na­ci­do en Cons­tan­ti­no­pla y na­tu­ra­li­za­do en Es­pa­ña»— no pu­do de­mos­trar po­seer tal tí­tu­lo.

Por esas fe­chas, los odon­tó­lo­gos pon­te­ve­dre­ses ti­tu­la­dos de­nun­cian a Che­ri­guian por in­tru­sis­mo. Ma­nuel Fil­guei­ra, de­cano del Co­le­gio Mé­di­co Ofi­cial, Juan To­rres Moya y Pru­den­cio Ca­ni­trot Argibay lle­van la voz can­tan­te. Ca­ni­trot re­su­me la in­dig­na­ción del trío: «¿Pa­ra qué se pre­ci­san ins­ti­tu­tos, uni­ver­si­da­des, se­guir ca­rre­ra de nin­gún gé­ne­ro, ni po­seer tí­tu­lo que au­to­ri­ce el ejer­ci­cio de una pro­fe­sión?». La­men­ta Ca­ni­trot que Che­ri­guian go­ce «de in­mu­ni­dad y de gran au­to­ri­dad pro­fe­sio­nal» en Pon­te­ve­dra, mien­tras que en Gi­jón le ha­bían clau­su­ra­do un ga­bi­ne­te. Co­rren ríos de tin­ta, pe­ro Che­ri­guian se man­tie­ne a flo­te en am­bas ciu­da­des.

En di­ciem­bre de 1916, cuan­do el de­ba­te so­bre el in­tru­sis­mo al­can­za su pun­to ál­gi­do, Jai­me Che­ri­guian Ni­go­goss, «repu­tado odon­tó­lo­go» y «jo­ven ar­me­nio na­cio­na­li­za­do en Es­pa­ña», con­trae ma­tri­mo­nio en Pon­te­ve­dra con Do­lo­res Ál­va­rez-Qui­ño­nes. ¿Ha­bla­mos de un hi­jo, de un her­mano o aca­so del pro­pio Ar­mé­nak que se ca­sa por se­gun­da vez y es­tre­na nom­bre acor­de con su nue­va na­cio­na­li­dad? Me in­clino, sin prue­ba do­cu­men­tal que lo con­fir­me, por la ter­ce­ra op­ción.

EL RAS­TRO DE CHE­RI­GUIAN

A for­ma de epí­lo­go, tres hue­llas pos­tre­ras pa­ra ayu­dar a des­ve­lar el «mis­te­rio Che­ri­guian»:

—Una fo­to­gra­fía del bom­bar­deo de un cuar­tel de Gi­jón por la avia­ción fran­quis­ta. Cons­ta en el dor­so de la fo­to, de­po­si­ta­da en el Mu­seo del Pue­blo de As­tu­rias, su au­tor: fue ob­te­ni­da por Ar­mé­nak Che­ri­guian el 14 de agos­to de 1936, des­de una ven­ta­na de su clí­ni­ca gi­jo­ne­sa.

—Un di­bu­jo, rea­li­za­do por un ni­ño de ca­tor­ce años y con­ser­va­do en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal, de dos avio­nes ale­ma­nes que bom­bar­dean una am­bu­lan­cia. Fe­cha­do en Va­len­cia el 24 de enero de 1938, su au­tor es Alberto Che­ri­guian: un hi­jo de Jai­me —¿Ar­mé­nak?— Che­ri­guian y Do­lo­res Ál­va­rez-Qi­ño­nes.

—Un so­li­ta­rio men­sa­je subido al Fa­ce­book el 6 de oc­tu­bre del año pa­sa­do: «S.O.S. Por fa­vor, es­toy so­lo. Des­pués de vein­te años por las ca­lles de Ma­drid de sin­te­cho he ad­qui­ri­do una en­fer­me­dad ho­rri­ble: Par­kin­son, no ten­go ab­so­lu­ta­men­te a na­die que me ayu­de por lo que os agra­de­ce­ría me ayu­da­seis en la me­di­da de vues­tras po­si­bi­li­da­des. Ten­go la in­ten­ción de ir a Es­to­col­mo hos­pi­tal Ka­ro­lis­ka, don­de me pue­den cu­rar es­ta do­len­cia, gra­cias por vues­tra aten­ción» [sic]. La lla­ma­da de so­co­rro se cie­rra con el nú­me­ro de una cuen­ta co­rrien­te y la firma de Jai­me Mar­tí­nez Che­ri­guian: un nie­to de Jai­me y de Do­lo­res, y so­brino del ni­ño que du­ran­te la Gue­rra Ci­vil di­bu­ja­ba avio­nes con la cruz ga­ma­da en el fu­se­la­je.

| IMÁ­GE­NES TO­MA­DAS DEL BLOG «DIA­RIO DE UN MÉ­DI­CO DE GUAR­DIA», DE DA­VID SI­MÓN

Anun­cio del ga­bi­ne­te den­tal de Ar­mé­nak Che­ri­guian en Ou­ren­se, pu­bli­ca­do en «El Mi­ño» en mar­zo de 1904, y fo­to­gra­fía del den­tis­ta tur­co en su clí­ni­ca de Gi­jón, en 1915, de la que aún man­te­nía la ti­tu­la­ri­dad en los co­mien­zos de la Gue­rra Ci­vil

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.