ES­TA­DOS UNI­DOS SE PRE­PA­RA PA­RA CAM­BIAR EL RUM­BO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Vic­to­ria To­ro

LA RE­SER­VA FE­DE­RAL PRE­VÉ ANUN­CIAR ES­TA SE­MA­NA UN CAM­BIO EN SU PO­LÍ­TI­CA MO­NE­TA­RIA: LA SUBIDA DE LOS TI­POS DE IN­TE­RÉS DES­DE UN 0 %. EL DI­NE­RO MÁS CA­RO AFEC­TA­RÁ A LAS HI­PO­TE­CAS Y AL CON­SU­MO NOR­TE­AME­RI­CA­NOS Y DI­BU­JA­RÁ UNA TEN­DEN­CIA CON­TRA­RIA A LA EU­RO­PEA, CON UN EU­RO BA­RA­TO Y TI­POS BA­JOS A LARGO PLA­ZO

Los mer­ca­dos se man­tie­nen ex­pec­tan­tes so­bre el im­pac­to que su­pon­drá pa­ra la eco­no­mía mun­dial el fin del di­ne­ro gra­tis en Es­ta­dos Uni­dos, des­pués de cin­co años

El pró­xi­mo miér­co­les,16 de di­ciem­bre, la pre­si­den­ta de la Re­ser­va Fe­de­ral (Fed) es­ta­dou­ni­den­se ha­rá, sal­vo sor­pre­sa ma­yús­cu­la, un anun­ció his­tó­ri­co. El ban­co cen­tral que di­ri­ge avan­za­rá su de­ci­sión de co­men­zar a su­bir los ti­pos de in­te­rés en Es­ta­dos Uni­dos tras ca­si diez años des­de la an­te­rior subida. La de­ci­sión de Ja­net Ye­llen va a ser vi­gi­la­da por to­do el mun­do por­que afec­ta­rá a to­da la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal. A los pri­me­ros que ata­ñe, cla­ro es­tá, es a los es­ta­dou­ni­den­ses cu­ya po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria di­ri­ge la pro­pia Ye­llen. Pe­ro tam­bién a al res­to del mun­do por­que lo que su­ce­de en la pri­me­ra eco­no­mía del pla­ne­ta tie­nen re­per­cu­sión glo­bal. Y más si co­mo es­ta vez se tra­ta de un he­cho sin pre­ce­den­tes. Y en Eu­ro­pa, el BCE va por el ca­mino opues­to: ti­pos ba­jos a largo pla­zo.

En el anun­cio de Ye­llen hay una se­rie de claves cu­ya tras­cen­den­cia va más allá de las fron­te­ras es­ta­dou­ni­den­se. La pri­me­ra es cuán­to suben los ti­pos –aho­ra es­tán al 0 % en la prác­ti­ca–; la se­gun­da se re­fie­re al rit­mo al que la Fed pre­ten­der in­cre­men­tar las ta­sas a par­tir de di­ciem­bre y la ter­ce­ra es có­mo esa subida afec­ta a los con­su­mi­do­res tan­to en Es­ta­dos Uni­dos co­mo en otros paí­ses.

Des­pués de al­gún pa­ti­na­zo a cau­sa de su ma­la po­lí­ti­ca de co­mu­ni­ca­ción, la Fed de­ci­dió en­men­dar­se. Du­ran­te la pre­si­den­cia de Ben Ber­nan­ke, un anun­cio ines­pe­ra­do pro­vo­có un desas­tre en los mer­ca­dos. Des­de en­ton­ces, la au­to­ri­dad re­gu­la­do­ra no to­ma nin­gu­na de­ci­sión sin ha­ber­la su­ge­ri­do cla­ra­men­te des­de mu­cho tiem­po an­tes. Y lo mis­mo ha ocu­rri­do con la ac­tual subida de los ti­pos.

Tan­to Ye­llen co­mo el res­to de pre­si­den­tes de la jun­ta de la Re­ser­va Fe­de­ral han co­men­ta­do que to­dos los in­di­ca­do­res eco­nó­mi­cos con­fir­ma­ban que el país es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra aban­do­nar la po­lí­ti­ca de di­ne­ro gra­tis. Cuan­do Ye­llen ha­ga el anun­cio el miér­co­les más que sor­pre­sa se­rá la con­fir­ma­ción de una me­di­da es­pe­ra­da des­de ha­ce me­ses.

Por sa­ber­se se sa­be has­ta cuán­to su­birán. No hay con­fir­ma­ción ofi­cial, cla­ro, pe­ro la ma­yo­ría de los ex­per­tos opi­nan que la subida de­ja­rá los ti­pos, al me­nos por el mo­men­to, en el ran­go del 0,25 % al 0,50 %. Tam­bién so­bre es­to, co­mo so­bre la fe­cha pa­ra la de­ci­sión, Ja­net Ye­llen ha da­do so­bra­das pis­tas, y so­bre to­do la es­ca­la­da: se­rá sua­ve. Y es que los eco­no­mis­tas que di­ri­gen la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria es­ta­dou­ni­den­ses quie­ren ob­ser­var cui­da­do­sa­men­te lo que ocu­rre en la eco­no­mía cuan­do co­mien­cen las subidas de for­ma pau­la­ti­na pa­ra evi­tar sor­pre­sas. Nun­ca en la his­to­ria los ti­pos de in­te­rés ha­bían es­ta­do tan ba­jos du­ran­te tan­to tiem­po, así que no se sa­be có­mo reac­cio­na­rá el sis­te­ma cuan­do se apli­quen las me­di­das al al­za. Ha­cién­do­las gra­dua­les y len­tas, los ges­to­res se ga­ran­ti­zan la po­si­bi­li­dad de mo­di­fi­car sus de­ci­sio­nes si los re­sul­ta­dos fue­ran ines­pe­ra­dos o re­per­cu­tie­ran ne­ga­ti­va­men­te so­bre la eco­no­mía del país.

Hay una me­tá­fo­ra que ex­pli­ca a la per­fec­ción la pos­tu­ra de la Fed: se­rá co­mo de­ci­dir si un en­fer­mo es­tá lo su­fi­cien­te­men­te re­cu­pe­ra­do co­mo pa­ra em­pe­zar a re­ti­rar­le la me­di­ca­ción. Pri­me­ro po­co a po­co, has­ta que pue­da re­ci­bir el alta de­fi­ni­ti­va. Ese cuar­to o me­dio pun­to de subida pa­re­ce una cifra muy pe­que­ña. Y y lo es, pe­ro a la vez tam­bién su­po­ne un enor­me cam­bio pa­ra la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se.

Por­que em­pe­za­rán a su­bir las ta­sas hi­po­te­ca­rias, los cré­di­tos pa­ra au­to­mó­vi­les y los in­tere­ses de las tar­je­tas de cré­di­to de los con­su­mi­do­res es­ta­dou­ni­den­ses. Eso en­tre los re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos de la me­di­da. Y en­tre los po­si­ti­vos, los ban­cos co­men­za­rán a pa­gar al­go por el di­ne­ro que los ciu­da­da­nos guar­dan con sus de­pó­si­tos en cuen­tas de aho­rro sin ries­go.

La Fed no sube di­rec­ta­men­te los ti­pos de to­dos esos cré­di­tos. So­bre lo que la Re­ser­va Fe­de­ral va a in­fluir con su de­ci­sión es el in­te­rés del di­ne­ro que los ban­cos se pres­tan en­tre ellos. El mis­mo que de­ci­dió de­jar a 0 % el 16 de di­ciem­bre del 2008, cuan­do co­men­za­ba a adi­vi­nar­se la lar­ga som­bra de la que iba a ser la cri­sis eco­nó­mi­ca más gra­ve des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Diez días an­tes de aque­lla de­ci­sión, el Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se ha­bía anun­cia­do bo­quia­bier­to que su país ha­bía per­di­do el mes an­te­rior 533.000 pues­tos de tra­ba­jo, el peor da­to des­de 1974 y que una re­vi­sión pos­te­rior si­tua­ría en una cifra to­da­vía mu­cho ma­yor: Es­ta­dos Uni­dos se de­ja­ba en no­viem­bre del 2008 765.000 em­pleos.

La Fed de­ci­dió ba­jar a 0 los ti­pos de in­te­rés pa­ra per­mi­tir que los ban­cos ac­ce­die­ran a di­ne­ro muy ba­ra­to. Se tra­ta­ba de in­ten­tar es­ti­mu­lar al sis­te­ma eco­nó­mi­co. Ade­más de ba­jar los ti­pos, la Fed to­mó otra se­rie de me­di­das co­mo la de in­yec­tar en la eco­no­mía in­gen­tes can­ti­da­des de di­ne­ro o so­por­tar tam­bién con di­ne­ro con­tan­te y so­nan­te un buen nú­me­ro de com­pa­ñías, mu­chas de ellas fi­nan­cie­ras. Han pa­sa­do sie­te años des­de en­ton­ces y, se­gún ase­gu­ran los ges­to­res de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na, es­ta es­tá lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te co­mo pa­ra vol­ver a la nor­ma­li­dad, aun­que sea po­co a po­co.

Su­birán las hi­po­te­cas y los in­tere­ses de las tar­je­tas de cré­di­to o de los prés­ta­mos pa­ra com­prar un co­che. Es de­cir, los es­ta­dou­ni­den­ses de­be­rán pa­gar más pa­ra ob­te­ner un prés­ta­mo al con­su­mo. En con­tra­par­ti­da, los ti­pos más al­tos, se­gún ex­pli­ca la pro­pia Fed, pro­pi­cia­rá que el sis­te­ma se vuel­va más ágil, lo que be­ne­fi­cia­rá el mer­ca­do la­bo­ral y la subida de sa­la­rios. Los ar­gu­men­tos que ex­po­nen los ex­per­tos es que lo que los con­su­mi­do­res van a per­der co­mo con­se­cuen­cia de cré­di­tos más ca­ros lo ga­na­rán con la subida de sa­la­rios que pro­vo­ca­rá el es­tí­mu­lo eco­nó­mi­co.

Los bo­nos se­rán más ba­ra­tos, así que no es mo­men­to de ven­der, di­cen los ex­per­tos, y na­die es­pe­ra que las ac­cio­nes ba­jen.

EL IM­PAC­TO FUE­RA

Los que no lo tie­nen tan fá­cil son los paí­ses emer­gen­tes. Las or­ga­ni­za­cio­nes eco­nó­mi­cas in­ter­na­cio­na­les ya han ad­ver­ti­do de que va­rios paí­ses, so­bre to­do de Amé­ri­ca La­ti­na y Asia, que se vie­ron be­ne­fi­cia­dos con los ti­pos de in­te­rés ba­jos en Es­ta­dos Uni­dos pue­den su­frir aho­ra con la subida. La me­di­da de la Fed ha­rá que el dó­lar se apre­cie to­da­vía más y ese es el pe­li­gro pa­ra las eco­no­mías emer­gen­tes que han asu­mi­do gran­des deu­das en dó­la­res y aho­ra de­be­rán de­vol­ver esos prés­ta­mos en una mo­ne­da que ca­da día les cues­ta más.

Los do­ce paí­ses más gran­des de los emer­gen­tes, en­tre los que es­tán Chi­na, Bra­sil, Su­dá­fri­ca o Mé­xi­co, tie­nen una deu­da de 3,3 bi­llo­nes en dó­la­res. Las or­ga­ni­za­cio­nes fi­nan­cie­ras in­ter­na­cio­na­les co­mo el FMI o el Ban­co In­ter­na­cio­nal de Pa­gos han ad­ver­ti­do del ries­go que su­pon­dría su­bir mu­cho o muy de­pri­sa las ta­sas de in­te­rés en Es­ta­dos Uni­dos. Los paí­ses emer­gen­tes se en­con­tra­rían con di­fi­cul­ta­des muy se­rias pa­ra ha­cer fren­te a sus deu­das.

Pe­ro la Re­ser­va Fe­de­ral lo sa­be y na­da in­di­ca que pre­ten­da pro­vo­car un desas­tre en la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal. Y ade­más no hay que olvidar que tam­po­co va a po­ner en pe­li­gro la re­cu­pe­ra­ción de su pro­pia eco­no­mía na­cio­nal.

JUAN. S. G

| AFP | MANDEL NGAN

Los mer­ca­dos es­pe­ran es­ta se­ma­na el anun­cio de la pre­si­den­ta de la Fed, Ja­net Ye­llen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.