UNA RE­TI­RA­DA OBLI­GA­DA PA­RA NO COM­PE­TIR

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - Keith McLoughlin

«No nos da­mos por ven­ci­dos». Así reac­cio­na­ba su pre­si­den­te Keith McLoughlin al du­ro re­vés que ha re­ci­bi­do es­ta se­ma­na el gru­po de elec­tro­do­més­ti­cos sue­co Elec­tro­lux por par­te de Ge­ne­ral Elec­tric, la cor­po­ra­ción nor­te­ame­ri­ca­na a la que as­pi­ra­ba la sue­ca pa­ra ha­cer­se con su di­vi­sión de apa­ra­tos de uso do­més­ti­co e in­dus­trial y que le per­mi­ti­ría in­cre­men­tar su ta­ma­ño en un ter­cio más de su ya pri­vi­le­gia­da po­si­ción en el mer­ca­do mun­dial.

Ge­ne­ral Elec­tric ha op­ta­do por can­ce­lar la pro­pues­ta de Elec­tro­lux plan­tea­da ha­ce al­go más de un año y evi­tar con ello cual­quier con­tra­tiem­po que le pu­die­se ge­ne­rar en su ac­ti­vi­da­des las ad­ver­ten­cias del re­gu­la­dor de la com­pe­ten­cia en EE.UU. so­bre la ope­ra­ción. A fin de cuen­tas la sec­ción de elec­tro­do­més­ti­cos ape­nas re­pre­sen­ta un 5 % de to­do el con­glo­me­ra­do in­dus­trial que desa­rro­lla GE, pe­ro sí es cier­to que quie­re des­ha­cer­se de ella. Y lo ha­rá tar­de o tem­prano.

Pa­ra Keith McLoughlin es­ta obli­ga­da re­ti­ra­da (des­pués de po­ner en­ci­ma de la me­sa más de 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res) ha su­pues­to un va­ra­pa­lo de re­lie­ve en la di­la­ta­da ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y en su fi­lo­so­fía de li­de­raz­go: la bús­que­da de la ex­ce­len­cia y la in­no­va­ción. Pre­ci­sa­men­te, el zar­pa­zo se lo ha pro­por­cio­na­do su país de pro­ce­den­cia, EE.UU., y en el que ha desa­rro­lla­do bue­na par­te de su tra­yec­to­ria tras li­cen­ciar­se co­mo in­ge­nie­ro en la Aca­de­mia Mi­li­tar de West Point. Tie­ne 59 años y los úl­ti­mos 12 los ha des­ti­na­do a ha­cer ca­rre­ra en el fa­bri­can­te in­dus­trial sue­co has­ta al­zar­se con la pre­si­den­cia de Elec­tro­lux. Pe­ro los 22 años an­te­rio­res los de­di­có a cre­cer en Du­pont, mul­ti­na­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se lí­der en va­rias ra­mas in­dus­tria­les de la quí­mi­ca que ha pa­ten­ta­do ma­te­ria­les tan co­no­ci­dos co­mo el neo­preno, la ly­cra o el ple­xi­glás. Pues pre­ci­sa­men­te, la mis­ma se­ma­na en la que Elec­tro­lux per­día su ca­rre­ra pa­ra ha­cer­se con GE, Du­pont lo­gra­ba un acuer­do de fu­sión con la tam­bién nor­te­ame­ri­ca­na Dow Che­mi­cal y con­ver­tir­se en el nue­vo gi­gan­te quí­mi­co del mun­do.

Sin du­da, la im­po­si­bi­li­dad de en­trar de lleno en el mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano y com­pe­tir con el gi­gan­te Whirl­pool su­pon­ga un tro­pie­zo en la ca­rre­ra de es­te en­tu­sias­ta de la mú­si­ca y afi­cio­na­do al es­quí. De he­cho, no ha­ce mu­cho se es­pe­cu­la­ba con la po­si­ble di­mi­sión de McLoughlin, que Elec­tro­lux se en­car­gó de des­men­tir y ad­ver­tir que los mo­vi­mien­tos que se pue­dan pro­du­cir en la com­pa­ñía res­pon­den a la pla­ni­fi­ca­ción de la su­ce­sión que siem­pre ha de te­ner en cuen­ta una com­pa­ñía bien ad­mi­nis­tra­da. Sea co­mo fue­re, la cuen­ta de re­sul­ta­dos le ava­la. A pe­sar del pe­río­do de cri­sis que ha atra­ve­sa­do la eco­no­mía mun­dial, la mul­ti­na­cio­nal sue­ca no ha de­ja­do de cre­cer y au­men­tar su ne­go­cio na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

Mien­tras, Keith McLoughlin se­gui­rá prac­ti­can­do su pa­sa­tiem­po fa­vo­ri­to y no es otro que com­par­tir con su es­po­sa la asis­ten­cia a los par­ti­dos que dispu­tan sus hi­jos en fút­bol y ba­lon­ces­to.

ABRAL­DES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.