La im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca de las ins­ti­tu­cio­nes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XOSÉ CAR­LOS ARIAS

Afi­na­les del pa­sa­do no­viem­bre fa­lle­ció Dou­glas North, uno de los eco­no­mis­tas más in­no­va­do­res del úl­ti­mo me­dio si­glo. Sa­be­mos que, tal y co­mo de­jó es­cri­to Key­nes, las ideas eco­nó­mi­cas son in­flu­yen­tes «pa­ra bien o pa­ra mal». De lo se­gun­do no han fal­ta­do ejem­plos, des­gra­cia­da­men­te, en los úl­ti­mos años. Pe­ro obras co­mo la de North de­mues­tran que los eco­no­mis­tas han si­do tam­bién ca­pa­ces de pro­po­ner no­cio­nes y for­mas de ver la reali­dad que no so­la­men­te ofre­cen vías pa­ra aná­li­sis ri­gu­ro­sos, sino que aca­ban por trans­for­mar la reali­dad en un sen­ti­do positivo.

Por­que Dou­glas North es uno de los fun­da­do­res de la lla­ma­da Nue­va eco­no­mía ins­ti­tu­cio­nal, en cu­yo co­ra­zón es­tá la idea de que las ins­ti­tu­cio­nes im­por­tan, y mu­cho, pa­ra el rum­bo que to­me una de­ter­mi­na­da eco­no­mía. Pro­fe­sor de His­to­ria Eco­nó­mi­ca en la Was­hing­ton Uni­ver­sity in St. Louis, con­si­guió North tra­bar un ar­gu­men­to (por el que fue re­co­no­ci­do con el pre­mio No­bel) en el que la efi­cien­cia eco­nó­mi­ca que­da­ba aso­cia­da a fac­to­res ta­les co­mo la cla­ra de­fi­ni­ción de las es­truc­tu­ras de pro­pie­dad, los sis­te­mas de di­fu­sión de la in­for­ma­ción, los mé­to­dos no ar­bi­tra­rios de de­ci­sión po­lí­ti­ca o los sis­te­mas in­de­pen­dien­tes y fia­bles de ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia. A me­di­da que es­tos fac­to­res se dis­pon­gan de una for­ma vir­tuo­sa, los cos­tes de nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des e in­ter­cam­bios eco­nó­mi­cos se­rán me­no­res (al re­du­cir­se los lla­ma­dos cos­tes de transac­ción) y la eco­no­mía irá ga­nan­do en con­fian­za mu­tua en­tre quie­nes in­ter­cam­bian y, en úl­ti­mo tér­mino, me­jo­ran­do su efi­cien­cia e im­pul­san­do el pro­gre­so.

Pe­ro de­cía­mos an­tes que la apor­ta­ción de North no se li­mi­tó a la crea­ción de un nue­vo cam­po en el pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co con­tem­po­rá­neo, sino que tu­vo tam­bién su tras­cen­den­cia prác­ti­ca so­bre las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de paí­ses di­fe­ren­tes, ya fue­sen desa­rro­lla­dos o emer­gen­tes. Esa in­fluen­cia se ma­ni­fes­tó con mu­cha fuer­za a me­dia­dos de la década de 1990, cuan­do, an­te la evi­den­cia de que la re­for­mas li­be­ra­li­za­do­ras lle­va­das ade­lan­te en mu­chos paí­ses en de­sa­rro­llo no fun­cio­na­ban —an­tes bien pro­vo­ca­ban múl­ti­ples desas­tres, en for­ma de cri­sis, fi­nan­cie­ras o de otro ti­po— al­gu­nas agen­cias mul­ti­la­te­ra­les, co­mo el Ban­co Mun­dial, co­men­za­ron a lla­mar aten­ción so­bre los fac­to­res que North ha­bía se­ña­la­do co­mo prio­ri­ta­rios pa­ra un de­sa­rro­llo ge­nuino. Así, el in­for­me de ese or­ga­nis­mo —qui­zá el do­cu­men­to eco­nó­mi­co más leí­do e in­flu­yen­te so­bra las po­lí­ti­cas en to­do el mun­do— co­rres­pon­dien­te a 1998 se ti­tu­ló Ins­ti­tu­tions Mat­ter y se ins­pi­ró ex­pre­sa­men­te en la obra de North pa­ra pro­po­ner un cam­bio ra­di­cal en la se­cuen­cia de las re­for­mas. Lo pri­me­ro y prin­ci­pal era in­tro­du­cir pro­fun­das re­for­mas ins­ti­tu­cio­na­les que per­mi­tie­ran ha­cer más pre­de­ci­bles y con­fia­bles las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas en esos paí­ses. Así se hi­zo, en efec­to, y a mu­chas de esas eco­no­mías no les fue mal con el cam­bio, al me­nos du­ran­te la década y me­dia que si­guió.

Uno de los pun­tos más in­tere­san­tes de la tra­yec­to­ria in­te­lec­tual de North es que sus ra­zo­na­mien­tos siem­pre bus­ca­ron los lí­mi­tes, tan­to en lo me­to­do­ló­gi­co (sien­do un eco­no­mis­ta de ori­gen neo­clá­si­co y or­to­do­xo, a ve­ces sus no­cio­nes dia­lo­ga­ron ami­ga­ble y fran­ca­men­te con las pro­ce­den­tes de dis­tin­tas or­to­do­xias), co­mo en cuan­to a la re­la­ción en­tre las di­fe­ren­tes cien­cias so­cia­les. De he­cho, un es­tu­dio rea­li­za­do ha­ce unos años iden­ti­fi­ca­ba a North co­mo el eco­no­mis­ta más ci­ta­do por his­to­ria­do­res, so­ció­lo­gos o po­li­tó­lo­gos en sus tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción.

Sus obras prin­ci­pa­les fue­ron Es­truc­tu­ra y cam­bio en la his­to­ria eco­nó­mi­ca (1981); Ins­ti­tu­cio­nes, cam­bio ins­ti­tu­cio­nal y desem­pe­ño eco­nó­mi­co (1990) y Un­ders­tan­ding the Pro­cess of Eco­no­mic Chan­ge (2005).

Dou­glas North un re­fen­te re­cién fa­lle­ci­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.