¿Es­ta­mos en cri­sis o en mie­di­tis?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Pa­blo F. Do­mín­guez

La ma­croe­co­no­mía ha me­jo­ra­do mu­cho aun­que que­da mu­cho por ha­cer en la em­pre­sa, y por su­pues­to, co­mo per­so­nas y or­ga­ni­za­cio­nes son in­di­so­lu­bles, mu­cho por ha­cer en no­so­tros mis­mos. Lle­va­mos años es­cu­chan­do que to­do es una ca­tás­tro­fe. El men­sa­je an­te cual­quier he­cho que per­ci­bi­mos, siem­pre es ne­ga­ti­vo, ca­tas­tro­fis­ta, te­rri­bi­lis­ta (R. San­tan­dreu), y así, he­mos en­fer­ma­do emo­cio­nal­men­te, pre­sos del pá­ni­co. Vi­sua­li­za­mos has­ta fu­tu­ras ca­tás­tro­fes ima­gi­na­rias e irra­cio­na­les que nos so­bre­vie­nen. Se tien­de a eso, por­que es­ta­mos lle­nos de creen­cias irra­cio­na­les (San­tan­dreu) que di­ri­gen nues­tro com­por­ta­mien­to ha­cia el pá­ni­co. Cual­quier he­cho tras­la­da­do a una emo­ción exa­ge­ra­da, se con­vier­te en un pen­sa­mien­to apo­ca­líp­ti­co, por­que lo ba­sa­mos en creen­cias fal­sas, inú­ti­les y muy da­ñi­nas.

Se ha­ce a dia­rio, en nues­tra vi­da y en em­pre­sa. Un ejem­plo. El pro­ta­go­nis­ta vi­ve en un mo­des­to pi­so, con su familia, tie­ne ve­ci­nos, un tra­ba­jo y fac­tu­ras. Pien­sa y di­ce, ¡qué ho­rror, es­ta­mos api­ña­dos, los críos des­or­de­nan to­do y ade­más los ve­ci­nos ha­cen rui­do, se gri­tan, es in­so­por­ta­ble….., es­ta ca­sa es un caos, mi vi­da es un caos. To­do es una tra­ge­dia, es lo que nos de­ci­mos. Se ha he­cho una in­co­rrec­ta eva­lua­ción de los he­chos.

Cam­bian­do la for­ma de pen­sar, y de de­cir, cam­bia­re­mos el com­por­ta­mien­to. Si to­do es ho­rro­ro­so, el mo­ti­vo del fin del mun­do… cuan­do real­men­te ocu­rra al­go se­rio, ¿qué es­ca­la apli­co? La del mie­do, la fal­ta de sa­lud, el pá­ni­co y la con­fu­sión.

Eva­luan­do ca­da co­sa en su jus­ta me­di­da, pen­se­mos en un ne­go­cio. En es­tos úl­ti­mos años, di­fí­ci­les pa­ra to­dos, el dis­cur­so se ha cen­tra­do en cues­tio­nes co­mo la si­guien­te: «Na­die quie­re mi pro­duc­to, la com­pe­ten­cia es fe­roz, el con­su­mo es­tá por los sue­los, no pue­do ha­cer na­da, no vendo, gas­to (no in­vier­to) y es­to va a peor, mis sue­ños se han es­fu­ma­do, me que­da­ré sin ca­sa y sin fá­bri­ca, …mi vi­da se ha aca­ba­do». En cam­bio, ra­zo­nan­do, pen­san­do, ana­li­zan­do, pre­gun­te­mos: «Muy bien, aquí no se con­su­me tu pro­duc­to, del que hay mu­cha com­pe­ten­cia en el mun­do, por lo tan­to, hay tres op­cio­nes. Pri­me­ra, es­pe­rar a que la com­pe­ten­cia tam­bién des­apa­rez­ca pre­sa del pá­ni­co, y te que­da­rás an­te un mo­no­po­lio y se ven­de­rá más, to­do. Se­gun­da, tra­tar de ver dón­de se con­su­me el pro­duc­to y orien­tar ha­cia allí, pre­gun­tar al con­su­mi­dor qué le gus­ta y qué no, apren­der o in­no­var pa­ra pro­du­cir me­jor, in­ven­tar he­rra­mien­tas de ven­ta dis­tin­tas, etc. Ter­ce­ra, que una lo­te­ría in­men­sa ha­ga que se pue­da de­jar de tra­ba­jar o ad­qui­rir a la com­pe­ten­cia de to­do el mun­do. Pe­ro la­men­tar­se, no creo que sea lo ra­cio­nal y lo que le va­ya a sal­var. Tam­po­co desecha­ría la op­ción de fa­bri­car al­go re­la­cio­na­do, ya que tie­nes unas mag­ní­fi­cas ins­ta­la­cio­nes». Si ha­go lo de siem­pre, o co­mo el res­to, imi­tan­do, ob­ten­dré lo de siem­pre, y se­gu­ro que de ese mo­do no al­can­zo el ob­je­ti­vo.

Mie­do, pá­ni­co, in­mo­vi­lis­mo, y se nos va la em­pre­sa en­tre las ma­nos, y la vi­da tam­bién. Es irra­cio­nal, por­que que­da de­mos­tra­do por el he­cho de las mu­chí­si­mas em­pre­sas que en es­tos años han te­ni­do un enor­me éxi­to. Un dis­cur­so ca­tas­tro­fis­ta que lle­va a eso mis­mo, al abis­mo, por­que se ba­sa en una pon­de­ra­ción erró­nea y neu­ró­ti­ca.

No quie­re de­cir que no de­ba­mos preo­cu­par­nos, pe­ro que sí de­ba­mos ocu­par­nos. Con preo­cu­pa­ción no se ha­ce na­da, no ha­brá al­ter­na­ti­vas, sal­vo un sprint ha­cia el abis­mo. De­be­mos ocu­par­nos, en­fren­tar­nos con ima­gi­na­ción e ideas cla­ras, con prin­ci­pios y pen­sa­mien­to positivo. Apa­re­ce­rán ca­mi­nos, se abri­rán puer­tas y ven­ta­nas, vo­la­rá el te­cho que nos opri­me, y qui­zás, al­gún día, se ve­rá des­de el des­pa­cho o pues­to de tra­ba­jo, lo bo­ni­to que es el fir­ma­men­to, la in­men­si­dad de op­cio­nes por ex­plo­rar que hay, y se­gu­ro, que ese día, el pi­so pa­re­ce­rá un pa­la­cio, los críos se­rán una ben­di­ción y la pa­re­ja se­rá lo me­jor que nos ha pa­sa­do.

Se pue­den cam­biar las reali­da­des em­pre­sa­ria­les, o por lo me­nos, es una opor­tu­ni­dad por ex­plo­rar. Así lo apli­ca­mos en el már­ke­ting, apos­tan­do por una trans­for­ma­ción so­cial, por pe­que­ña que sea, pe­ro ba­sa­da en las per­so­nas.

PA­BLO F. DO­MÍN­GUEZ es con­sul­tor de Már­ke­ting de Iu­ni Con­sul­ting y miem­bro de Mar­kea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.