PRI­VA­CI­DAD-SO­CIE­DAD

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

¿Se pue­den di­fun­dir des­de una em­pre­sa los da­tos so­bre el des­pi­do de un tra­ba­ja­dor pa­ra di­fi­cul­tar­le la bús­que­da de em­pleo?

La res­pues­ta ha de ser ne­ga­ti­va, con­for­me a una re­cien­te sen­ten­cia de la sa­la pri­me­ra del Tri­bu­nal Su­pre­mo que con­de­na a una em­pre­sa por co­mu­ni­car la cau­sa del des­pi­do de un tra­ba­ja­dor a otra pa­ra in­cluir­lo en una «lis­ta ne­gra», lo que le di­fi­cul­tó la bús­que­da de un nue­vo em­pleo. El TS con­si­de­ra que se ha pro­du­ci­do una vul­ne­ra­ción de los de­re­chos fun­da­men­ta­les al ho­nor y a la pro­tec­ción de da­tos de ca­rác­ter per­so­nal del tra­ba­ja­dor des­pe­di­do, y afir­ma que tal ce­sión de da­tos fue ilí­ci­ta

La di­fe­ren­cia es una cues­tión ci­vil o mer­can­til. La co­mu­ni­dad de bie­nes na­ce cuan­do la pro­pie­dad de una co­sa, o de­re­cho, per­te­ne­ce a va­rios en co­mún; no tie­ne per­so­na­li­dad ju­rí­di­ca y pue­de adop­tar di­ver­sas mo­da­li­da­des, en aten­ción a su ob­je­to, ori­gen y ca­rac­te­rís­ti­cas —sin­gu­lar o uni­ver­sal, vo­lun­ta­ria o in­ci­den­tal, or­di­na­rias o for­zo­sas, co­mu­ni­dad ger­má­ni­ca o ro­ma­na—. Por ejem­plo, hay una co­mu­ni­dad de bie­nes cuan­do dos her­ma­nos he­re­dan una fin­ca.

La so­cie­dad ci­vil na­ce de un con­tra­to, en que las par­tes quie­ren po­ner bie­nes y/o, di­ne­ro pa­ra ob­te­ner un be­ne­fi­cio. La so­cie­dad ci­vil go­za de per­so­na­li­dad ju­rí­di­ca cuan­do por­que no con­tó con el con­sen­ti­mien­to del afec­ta­do y, ade­más, los da­tos no eran del to­do ve­ra­ces y afec­ta­ban ne­ga­ti­va­men­te a su repu­tación.

En cual­quier ca­so, bue­na mues­tra de las du­das al res­pec­to es que la pre­via sen­ten­cia de la Au­dien­cia Pro­vin­cial de Barcelona ha­bía re­cha­za­do la de­man­da del tra­ba­ja­dor, pos­te­rior­men­te es­ti­ma­da por el TS acor­dan­do la can­ce­la­ción de los da­tos per­so­na­les del re­cu­rren­te y el pa­go de una in­dem­ni­za­ción de 30.000 eu­ros por da­ños mo­ra­les.

Soy co­pro­pie­ta­rio de unos bie­nes y va­lo­ro la con­ve­nien­cia de cons­ti­tuir una so­cie­dad ci­vil. Mi ase­sor fis­cal me ha in­for­ma­do que la Agen­cia Tri­bu­ta­ria ha dic­ta­do una ins­truc­ción que acla­ra la dis­tin­ción y tra­ta­mien­to en­tre la co­mu­ni­dad de bie­nes y la so­cie­dad ci­vil. ¿Qué di­fe­ren­cias exis­ten en­tre am­bas fi­gu­ras?

tie­ne una pu­bli­ci­dad de he­cho. La Agen­cia Tri­bu­ta­ria en­tien­de que la co­mu­ni­dad de bie­nes tie­ne co­mo fin la con­ser­va­ción y apro­ve­cha­mien­to de un bien, tri­bu­tan­do por IRPF, por ejem­plo, una ca­sa he­re­da­da. Pe­ro, si un bien/de­re­cho en co­mu­ni­dad se des­ti­na a un fin one­ro­so —por ejem­plo, ca­sa he­re­da­da con­ver­ti­da en alo­ja­mien­to ru­ral— se en­tien­de trans­for­ma­da en so­cie­dad ci­vil y tri­bu­ta­rá por el im­pues­to de so­cie­da­des.

La AEAT dis­tin­gue en la tri­bu­ta­ción, den­tro de las pro­pias so­cie­da­des ci­vi­les, pues si tie­ne un ob­je­to mer­can­til tri­bu­ta­rá vía im­pues­to de so­cie­da­des, pe­ro si se de­di­ca a ac­ti­vi­da­des ga­na­de­ras, fo­res­ta­les, agrí­co­las tri­bu­ta­ría por IRPF.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.