El es­ca­la­to­rres Puer­to­llano

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - HISTORIAS DE GALICIA - Fernando Sal­ga­do

Al­fon­so XIII ex­pe­ri­men­tó sen­dos mo­men­tos de an­gus­tia y de pá­ni­co en Santiago de Com­pos­te­la. Ocu­rrió el 25 de ju­lio de 1909. El rey ha­bía lle­ga­do a la ciu­dad pa­ra pre­sen­tar la ofren­da del Após­tol e inau­gu­rar la his­tó­ri­ca Ex­po­si­ción Ga­lle­ga ce­le­bra­da aquel Año San­to. Y allí, pri­me­ro en la pla­za del Hos­pi­tal —el ac­tual Obra­doi­ro— y des­pués en la Ala­me­da, se to­pó con un sin­gu­lar per­so­na­je que ace­le­ró su rit­mo car­día­co. Se lla­ma­ba José Puer­to­llano y se de­di­ca­ba a es­ca­lar to­rres de igle­sias y ca­te­dra­les, y chi­me­neas de fá­bri­cas.

Al ba­jar del au­to­mó­vil, ins­tan­tes an­tes de que el es­truen­do de las cam­pa­nas anun­cia­se su en­tra­da en la ca­te­dral, el mo­nar­ca es­cu­chó un es­tri­den­te gri­to: «¡Ma­jes­tad!». Pro­ce­día de las al­tu­ras, 85 me­tros por en­ci­ma de la real ca­be­za, un lu­gar so­lo ho­lla­do por los es­tor­ni­nos y los ven­ce­jos, a de­cir de Pru­den­cio Ca­ni­trot. El rey, al igual que sus dos acom­pa­ñan­tes más pró­xi­mos —el pre­si­den­te del Go­bierno, An­to­nio Maura, y el al­cal­de Francisco Pi­ñei­ro— y to­do el gen­tío que aba­rro­ta­ba la pla­za del Hos­pi­tal, le­van­tó la mi­ra­da. Y allí, en­ca­ra­ma­da en la pun­ta del pa­ra­rra­yos que co­ro­na la To­rre del Re­loj, di­vi­só una di­mi­nu­ta fi­gu­ra hu­ma­na que agi­ta­ba una ban­de­ra y rea­li­za­ba ca­brio­las, mo­li­ne­tes e in­ve­ro­sí­mi­les equi­li­brios. Aún hoy pro­du­ce gri­ma y vér­ti­go ob­ser­var la fo­to­gra­fía que, ha­ce más de un si­glo, ofre­ció El Eco de Ga­li­cia a sus lec­to­res.

El ca­bil­do le ha­bía prohi­bi­do a José Puer­to­llano la as­cen­sión, pe­ro el es­ca­la­to­rres gra­na­dino, po­co res­pe­tuo­so con las le­yes de la gra­ve­dad y las tra­bas bu­ro­crá­ti­cas, tre­pó de ma­dru­ga­da a la cús­pi­de de la Berenguela. Se ató al pa­ra­rra­yos, se cu­brió con un per­cal, dur­mió a pier­na suel­ta y col­gan­te, des­per­tó en­tre una es­pe­sa bru­ma y, des­pués de echar­se al gaz­na­te un tra­go de vino, aguar­dó pa­cien­te­men­te la lle­ga­da de la co­mi­ti­va real.

NO ERA UN ANAR­QUIS­TA

Ho­ras des­pués, a eso de las ocho de la tar­de pa­ra ser más pre­ci­sos, cuan­do Al­fon­so XIII aban­do­na­ba los pa­be­llo­nes de la Ex­po­si­ción Re­gio­nal que ve­nía de inau­gu­rar, al­guien pal­meó su es­pal­da con irre­ve­ren­te cam­pe­cha­nía. Maura, rá­pi­do de re­fle­jos, su­je­tó al osa­do in­di­vi­duo por un bra­zo y los es­col­tas del mo­nar­ca se aba­lan­za­ron so­bre él. La mu­che­dum­bre, to­mán­do­lo por anar­quis­ta, co­men­zó a gol­pear­lo y lo hu­bie­ra lin­cha­do de no ha­ber­se in­ter­pues­to el pe­rio­dis­ta An­to­nio Fer­nán­dez Ta­fall a voz en gri­to: «¡Ma­jes­tad: es el es­ca­la­to­rres!».

Efec­ti­va­men­te, era José Puer­to­llano, quien pre­ten­día en­tre­gar al rey un memorial y so­li­ci­tar su au­to­ri­za­ción pa­ra es­ca­lar, sin cor­ta­pi­sas ni ca­bil­deos, to­das las to­rres de Es­pa­ña. La his­to­ria, sal­vo por las ma­gu­lla­du­ras del hom­bre-ara­ña, tu­vo fi­nal fe­liz. Lo con­ta­ba así La Voz de Ga­li­cia: «La có­le­ra tro­co­se en car­ca­ja­das. A Puer­to­llano, mal­tre­cho, le es­tre­chó la mano el rey».

Puer­to­llano lo­gró su ob­je­ti­vo: el de ga­nar­se la vi­da con sus as­cen­sio­nes. El ca­bil­do com­pos­te­lano, que a su lle­ga­da lo ha­bía des­pa­cha­do a ca­jas des­tem­pla­das, le en­car­ga­ba aho­ra pin­tar las es­fe­ras de las to­rres, en­de­re­zar los pa­ra­rra­yos y co­lo­car ban­de­ras «jun­to a las cas­qui­va­nas ve­le­tas». A par­tir de en­ton­ces le llo­vie­ron con­tra­tos en Ga­li­cia y aquí per­ma­ne­ció el es­ca­la­to­rres du­ran­te sie­te u ocho años. Vi­vía con su am­plia familia —vi­ve­ro de acró­ba­tas— en un ca­rro­ma­to gi­tano, fu­ma­ba pu­ros, be­bía vino de su bo­ta y es­cu­cha­ba ma­la­gue­ñas, tien­tos y se­vi­lla­nas en un gra­mó­fono. Pru­den­cio Ca­ni­trot, que char­ló con él, cer­ti­fi­ca que so­lo una vez tu­vo mie­do el in­tré­pi­do es­ca­la­to­rres, y no fue a las al­tu­ras, sino a mo­ri­se de ham­bre.

Puer­to­llano reali­zó ex­hi­bi­cio­nes y re­pa­ra­cio­nes en el cie­lo de to­das las ciu­da­des y nu­me­ro­sas vi­llas de Ga­li­cia. Don­de no era via­ble la ins­ta­la­ción de un an­da­mio, por su cos­te dis­pa­ra­ta­do o por las ca­rac­te­rís­ti­cas de la to­rre, ha­bía un hue­co la­bo­ral y un es­ce­na­rio pa­ra el in­só­li­to es­pec­tácu­lo. La pren­sa y el pú­bli­co si­guie­ron, con ex­pec­ta­ción y el alma en vi­lo, ca­da uno de sus tra­ba­jos. La co­lo­ca­ción de la pe­sa­da cruz de pie­dra que co­ro­na la to­rre de la igle­sia de Aba­des, en Si­lle­da, a 35 me­tros de al­tu­ra. La as­cen­sión a las to­rres de las ba­sí­li­cas de Mon­do­ñe­do, Ou­ren­se y Lu­go. En es­ta úl­ti­ma, du­ran­te el San Froi­lán de 1910, se­gún El Re­gio­nal, «hi­zo to­do gé­ne­ro de lo­cu­ras: po­ner­se la cha­que­ta, fu­mar un ci­ga­rro, ha­cer equi­li­brios, co­lo­car­se ca­be­za aba­jo sos­te­ni­dos los pies en la ve­le­ta...». En Vi­go y A Co­ru­ña re­pa­ró las chi­me­neas in­dus­tria­les más al­tas de am­bas ciu­da­des: las de Elec­tra Po­pu­lar, Coo­pe­ra­ti­va Eléc­tri­ca o re­fi­ne­ría de pe­tró­leo de A Gai­tei­ra. Vol­vió tam­bién a su­bir a la ca­te­dral com­pos­te­la­na pa­ra sa­lu­dar, de pie en la cruz de la Berenguela, pa­ñue­lo en mano, al avia­dor Pou­met que rea­li­za­ba acro­ba­cias aé­reas so­bre la ba­sí­li­ca.

EL RAS­TRO DEL ES­CA­LA­TO­RRES

En Ga­li­cia bau­ti­zó a al­gu­nos de sus hi­jos, dos de los cua­les —Mi­guel y la her­mo­sa Glo­ria— si­guie­ron sus pa­sos y se con­vir­tie­ron en afa­ma­dos es­ca­la­to­rres. En Ga­li­cia com­pa­ti­bi­li­zó la trou­pe fa­mi­liar las acro­ba­cias con las pro­yec­cio­nes de ci­ne al ai­re li­bre —el ci­ne­ma­tó­gra­fo aún es­ta­ba en man­ti­llas por en­ton­ces— en va­rias vi­llas. Y en Ga­li­cia, en Noia con­cre­ta­men­te, fa­lle­ció la es­po­sa del hom­bre-ara­ña en mar­zo de 1912, su com­pa­ñe­ra de acro­ba­cias en el cir­co de Fei­joo don­de am­bos ha­bían ve­la­do las pri­me­ras ar­mas de su arries­ga­do ofi­cio.

Puer­to­llano aban­do­na Ga­li­cia ha­cia el año 1918, no sin an­tes efec­tuar ex­hi­bi­cio­nes en Por­tu­gal, de don­de fue ex­pul­sa­do tras ser acu­sa­do de es­pio­na­je. Su ha­za­ña en Santiago, la que asom­bra­ra a Al­fon­so XIII, la re­pi­tió el ale­mán Herman Bec­ker en 1931. Al ha­cer­se eco de es­te he­cho, Vi­da Ga­lle­ga ad­ver­tía de que Puer­to­llano «aca­bó por ma­tar­se en una aven­tu­ra se­me­jan­te». La noticia era fal­sa. Dos años des­pués, Mi­guel Puer­to­llano, el Mi­gue­li­to que con ape­nas tres me­ses de edad es­ca­ló su pri­me­ra to­rre en bra­zos del pro­ge­ni­tor, la des­men­tía en una en­tre­vis­ta: Mi pa­dre, di­jo, «tie­ne ya cin­cuen­ta y ocho años y no le per­mi­to que tra­ba­je».

IMA­XE TO­MA­DA DO LI­BRO «SANTIAGO, 1909» (AL­VA­RE­LLOS EDI­TO­RA / CON­SOR­CIO DE SANTIAGO) |

Puer­to­llano, en el pa­ra­rra­yos de la To­rre del Re­loj de la ca­te­dral de Santiago

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.