Sos­te­ni­bi­li­dad, pa­la­bra cla­ve

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - HISTORIAS DE GALICIA - Juan Car­los Mar­tí­nez

Hay pa­la­bras que aca­ban do­mi­nan­do el idio­ma pú­bli­co. En tiem­pos re­cien­tes es­ta era pri­ma de ries­go, co­mo an­tes fue­ron cam­bio o con­sen­so. La pa­la­bra que ya se usa hoy co­mo se­llo de ca­li­dad de cual­quier dis­cur­so es sos­te­ni­bi­li­dad, pa­ra des­gra­cia de los oradores con ten­den­cia a que se les tra­be la len­gua.

Ten­drán que re­sig­nar­se y apli­car­se de­lan­te del es­pe­jo, por­que las po­lí­ti­cas que de aquí en ade­lan­te no ten­gan la ga­ran­tía de sos­te­ni­bi­li­dad es­ta­rán con­de­na­das al fra­ca­so y al abu­cheo.

La Cum­bre del Cli­ma de Pa­rís ha si­do el pa­so de­fi­ni­ti­vo pa­ra asen­tar la sos­te­ni­bi­li­dad en el decálogo de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca. El pro­ce­so em­pe­zó con asun­tos tan pro­fa­nos co­mo la ga­so­li­na y las sar­di­nas. Bien sa­ben los pes­ca­do­res de cer­co que, des­de ha­ce mu­chos años, su ofi­cio es­tá su­je­to a la sos­te­ni­bi­li­dad de las pes­que­rías. Hoy ya no pro­tes­tan por­que quie­ran pes­car has­ta aca­bar con to­do bi­cho vi­vien­te, sino por­que el re­par­to de las cuo­tas que per­mi­ten la con­ti­nui­dad de ban­cos de pe­ces se re­par­ten co­mo si es­to fue­ra una Co­mi­sión Eu­ro­pea de ami­gue­tes. Con el pe­tró­leo tam­bién se vio, des­de la cri­sis de 1973, que aquel com­bus­ti­ble no era inago­ta­ble, co­mo se­ña­la Paul Ro­berts en El fin del pe­tró­leo de Paul Ro­berts, y se desa­rro­lla­ron las for­mas re­no­va­bles de ob­te­ner ener­gía. Has­ta que cho­ca­ron con el oli­go­po­lio que las con­tro­la y se fre­nó el avan­ce por ese ca­mino.

Si el acuer­do de Pa­rís tu­vie­ra éxi­to, em­pe­za­ría­mos a tra­tar al pla­ne­ta co­mo el as­tro­nau­ta de Mar­te, la pe­lí­cu­la: se re­ci­cla el agua, se cul­ti­va en to­das par­tes pa­ra abas­te­cer­se, se apro­ve­cha la ener­gía so­lar. Pe­ro fal­ta mu­cho pa­ra que pen­se­mos co­mo as­tro­nau­tas. Al­gu­nos paí­ses po­de­ro­sos pe­ro atra­sa­dos quie­ren que los más avan­za­dos va­yan lim­pian­do mien­tras ellos se po­nen al mis­mo ni­vel de gua­rre­ría que el en­vi­dia­do Pri­mer Mun­do. Y en es­te triun­fan to­da­vía, más que as­tro­nau­tas, mar­cia­nos co­mo el mi­llo­na­rio y can­di­da­to Trump, que du­da del cam­bio cli­má­ti­co y se­gui­rá du­dan­do mien­tras le su­pon­ga pér­di­das. Lo cual es ver­da­de­ra­men­te in­sos­te­ni­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.