LA CON­TA­MI­NA­CIÓN DEL RI­CO O LA CA­LI­DAD AM­BIEN­TAL DEL PO­BRE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Al­bino Prada

La Cum­bre del Cli­ma ce­le­bra­da en Pa­rís de­ja tras de sí nu­me­ro­sas re­fle­xio­nes, co­mo la for­mu­la­da, en es­te ca­so, por el doc­tor en Eco­no­mía Al­bino Prada so­bre la re­la­ción en­tre el ni­vel de ri­que­za de un país y su ca­li­dad am­bien­tal. Al­gu­nos re­sul­ta­dos no de­jan de ser sor­pren­den­tes por­que más ri­co no su­po­ne ser más eco­ló­gi­co.

La re­cien­te Cum­bre Cli­má­ti­ca de Pa­rís ha pues­to so­bre la me­sa la ne­ce­si­dad de que los paí­ses desa­rro­lla­dos apo­yen fi­nan­cie­ra­men­te a los me­nos ri­cos pa­ra evi­tar que, al imi­tar su mo­de­lo de cre­ci­mien­to y con­su­mo, da­ñen la ca­li­dad me­diaoam­bien­tal glo­bal.

Des­de ha­ce dé­ca­das se vie­ne dis­cu­tien­do si a un ma­yor ni­vel de ri­que­za na­cio­nal se aso­cia ne­ce­sa­ria­men­te un me­jor ni­vel de ca­li­dad am­bien­tal o, di­cho al re­vés, si con­for­me au­men­ta el ni­vel de ri­que­za me­dio de los paí­ses los im­pac­tos am­bien­ta­les en ellos re­gis­tra­dos se ha­cen me­no­res. En es­ta se­gun­da for­mu­la­ción es­ta idea se co­no­ce co­mo CKM (cur­va de Kuz­nets am­bien­tal) en re­fe­ren­cia a una hi­pó­te­sis se­me­jan­te que re­la­cio­na ni­vel de ri­que­za y de de­sigual­dad so­cial.

Los aná­li­sis dis­po­ni­bles su­gie­ren que la re­la­ción en­tre ni­vel de ri­que­za e im­pac­tos am­bien­ta­les po­dría ser in­ver­sa pa­ra al­gu­nos de ellos (por ejem­plo residuos o de­fo­res­ta­ción), pe­ro cre­cien­te y di­rec­ta pa­ra otros (por ejem­plo, las emi­sio­nes de C02 aso­cia­das con el cam­bio cli­má­ti­co). Así las co­sas no po­dría­mos con­cluir con una afir­ma­ción glo­bal en uno u otro sen­ti­do.

Afor­tu­na­da­men­te dis­po­ne­mos de ín­di­ces sin­té­ti­cos pa­ra la ca­li­dad am­bien­tal que re­co­gen di­ver­sas di­men­sio­nes de di­cha ca­li­dad con va­rios in­di­ca­do­res pa­ra ca­da una de ellas. Uno de los más co­no­ci­dos es la hue­lla eco­ló­gi­ca. Cuan­do se ana­li­za pa­ra el con­jun­to de los paí­ses del mun­do la re­la­ción en­tre su ni­vel de ri­que­za por ha­bi­tan­te y su hue­lla eco­ló­gi­ca me­dia por per­so­na nos en­con­tra­mos con que a ma­yor ni­vel de ri­que­za se ano­ta una ma­yor hue­lla eco­ló­gi­ca. Es­ta­rían acoplados. No ten­dría­mos la bue­na noticia de que con­for­me los paí­ses se ha­cen más ri­cos, su ni­vel de sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal sea me­jor. Es es­ta una pé­si­ma noticia que obli­ga a rea­li­zar in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas pa­ra co­rre­gir di­cha ten­den­cia. La re­cien­te cum­bre del cli­ma de Pa­rís es bue­na prue­ba de ello.

Otro ín­di­ce sin­té­ti­co de ca­li­dad am­bien­tal es el EPI (En­vi­ron­men­tal Per­for­man­ce In­dex) ela­bo­ra­do bi­a­nual­men­te por el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial y la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia que en su en­tre­ga del año 2014 uti­li­za da­tos pa­ra 178 paí­ses re­fe­ri­dos al 2012. Dis­tin­gue dos di­men­sio­nes: la sa­lud am­bien­tal y la vi­ta­li­dad de los eco­sis­te­mas. A la pri­me­ra se le da un pe­so del 40 % y a la se­gun­da del 60 %. Den­tro de la sa­lud am­bien­tal, se pon­de­ran los im­pac­tos en la sa­lud, la ca­li­dad del ai­re y la ges­tión y ca­li­dad del agua. Den­tro de la vi­ta­li­dad de los eco­sis­te­mas se pon­de­ran asun­tos co­mo la agri­cul­tu­ra, los bos­ques, las pes­que­rías, la bio­di­ver­si­dad, el cli­ma, la ener­gía o los re­cur­sos acuí­co­las. Se ma­ne­jan en to­tal 19 in­di­ca­do­res pa­ra ca­da país.

Con esa ca­si vein­te­na de in­di­ca­do­res se es­ti­ma un ín­di­ce sin­té­ti­co EPI que per­mi­te or­de­nar a to­dos los paí­ses del mun­do de una me­jor a una peor po­si­ción. El Joint Re­search Scien­ce de la Co­mi­sión Eu­ro­pea ha rea­li­za­do un in­for­me de eva­lua­ción del EPI y re­cal­cu­la­do la po­si­ción me­dia­na de ca­da país se­gún di­fe­ren­tes hi­pó­te­sis.

Un pri­mer grá­fi­co re­co­ge pa­ra el año 2012 la dis­tri­bu­ción de los paí­ses del mun­do se­gún una do­ble es­ca­la. Por un la­do, su po­si­ción en el rán­king mun­dial de in­gre­sos me­dios por ha­bi­tan­te (INB se­gún da­tos de Na­cio­nes Uni­das y el Ban­co Mun­dial en el eje ho­ri­zon­tal) y por otra su po­si­ción en el rán­king mun­dial de desem­pe­ño am­bien­tal (EPI en el eje ver­ti­cal).

La dis­tri­bu­ción de los pun­tos de los ca­si dos­cien­tos paí­ses su­gie­re una bue­na noticia. Los paí­ses más ri­cos (al fon­do a la iz­quier­da del grá­fi­co) son tam­bién los paí­ses con me­jor desem­pe­ño am­bien­tal. Los me­nos ri­cos (par­te su­pe­rior de­re­cha) son tam­bién los que tie­nen una peor po­si­ción mun­dial de ca­li­dad am­bien­tal. Pon­ga­mos dos ejem­plos ex­tre­mos. Noruega que es­tá en la 5ª po­si­ción en ni­vel de ri­que­za a es­ca­la mun­dial ocu­pa la 9ª po­si­ción en ca­li­dad am­bien­tal, mien­tras que Ma­li que ocu­pa la po­si­ción 178ª en in­gre­sos tie­ne la po­si­ción 175ª en ca­li­dad am­bien­tal.

A una más alta po­si­ción en ni­vel de ri­que­za se aso­cia­ría una muy se­me­jan­te y bue­na po­si­ción en ca­li­dad am­bien­tal. ¿Su­ce­de es­to siem­pre?, ¿exis­ten ma­ti­ces preo­cu­pan­tes? La res­pues­ta a la pri­me­ra pre­gun­ta es ne­ga­ti­va y a la se­gun­da es po­si­ti­va.

Si ob­ser­va­mos la ho­ri­zon­tal del grá­fi­co en torno al ni­vel 40º de ca­li­dad am­bien­tal, ve­mos pun­tos de va­rios paí­ses: en un ex­tre­mo Ku­wait que en in­gre­sos es el 3º país del mun­do y en el otro Ton­ga que en ri­que­za ocu­pa la po­si­ción 121ª. En am­bos ca­sos la ca­li­dad am­bien­tal es­tá muy de­sa­co­pla­da del de su ni­vel de ri­que­za, en Ku­wait pa­ra mal, en Ton­ga vir­tuo­sa­men­te. Ser ri­co no es con­di­ción su­fi­cien­te pa­ra un buen desem­pe­ño, ni ser po­bre lo es pa­ra un mal desem­pe­ño. A una se­me­jan­te ca­li­dad am­bien­tal se pue­de lle­gar des­de ni­ve­les de ri­que­za muy dis­tan­tes co­mo de­mues­tra el ca­so de Ku­wait y Ton­ga.

Lo mis­mo su­ce­de si ob­ser­va­mos el grá­fi­co en ver­ti­cal en torno a la po­si­ción 120ª de ri­que­za que ocu­pa­ba Ton­ga (con una mu­cho me­jor po­si­ción am­bien­tal, 42ª). En esa ver­ti­cal, en­con­tra­mos en la par­te su­pe­rior a An­go­la que con una po­si­ción de ri­que­za muy se­me­jan­te a Ton­ga (la 113ª) es­tá en la po­si­ción am­bien­tal 158ª. Dos paí­ses muy se­me­jan­tes en ri­que­za pe­ro con una muy dis­tan­te ca­li­dad am­bien­tal.

Es por ello que re­co­ge­mos en un re­cua­dro los paí­ses más vir­tuo­sos (co­mo Ton­ga) y los más desas­tro­sos (co­mo Ku­wait o An­go­la) del mun­do en la trans­for­ma­ción de ri­que­za en ca­li­dad am­bien­tal.

En los desas­tro­sos en­ca­be­za la lis­ta Gui­nea Ecua­to­rial que des­cien­de 88 po­si­cio­nes en el ran­king mun­dial res­pec­to a la que ocu­pa en in­gre­sos (la 39ª), por­que en ca­li­dad am­bien­tal ocu­pa la 127ª. Se igua­la así a un país co­mo la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na que es­tá en la po­si­ción am­bien­tal 131ª pe­ro par­tien­do de un ni­vel de ri­que­za muy in­fe­rior. Mien­tras en Gui­nea el in­gre­so me­dio es de 21.700 dó­la­res en la Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na es de só­lo 722 dó­la­res. Ma­yor ri­que­za no es ga­ran­tía de ma­yor ca­li­dad am­bien­tal. Aña­dir que en es­te gru­po so­lo en­con­tra­mos dos paí­ses desa­rro­lla­dos: Ar­gen­ti­na y EE.UU.

En los vir­tuo­sos Zim­bab­we lo es en má­xi­ma me­di­da ya que de es­tar en la co­la en ni­vel de ri­que­za (186ª) pa­sa a ocu­par una muy su­pe­rior po­si­ción en el ran­king am­bien­tal mun­dial (90ª). Es así que lle­ga a si­tuar­se en ca­li­dad am­bien­tal muy cer­ca de Ar­gen­ti­na. Pe­ro lo ha­ce con unos in­gre­sos me­dios por ha­bi­tan­te de 424 dó­la­res fren­te a los 15.347 de Ar­gen­ti­na. Con­clui­mos de nue­vo que una ma­yor ri­que­za no es ga­ran­tía de me­jor ca­li­dad am­bien­tal.

Es es­te se­gun­do gru­po de paí­ses más vir­tuo­sos y en de­sa­rro­llo que de­bie­ra apo­yar­se co­mo bue­nos ejem­plos y trac­to­res de una me­jor ca­li­dad am­bien­tal glo­bal por par­te de los paí­ses más ri­cos del mun­do. Por ejem­plo en las po­lí­ti­cas apro­ba­das en Pa­rís pa­ra evi­tar, o al me­nos re­du­cir, el cam­bio cli­má­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.